lunes, 27 de febrero de 2017

OSCARS 2017, la minireseña.




Consummatum est… o como diría mi ídolo Cantinflas: “¿Consomé de qué?”. Así es, ayer finalmente y luego de una larga y emocionante espera, al menos para mí, se repartieron los premios Oscar, y como diría una comadrita: “El que alcanzó, alcanzó, y el que no… pus no”.

Bueno pues déjenme contarles que ayer estuve aplastado más de seis horas frente al televisor a riesgo de sufrir una tremenda embolia en las nalgas, pero yo, estoico, me aguanté como los machos.

Es evidente que solo los caballeros con un alto grado de “escandalasisidad” disfrutamos de lo que viene siendo la Red Carpet (Alfombra Roja) del Oscar, y es que a mí me chifla ver desfilar a todas las celebridades luciendo sus garritas y sus abalorios a todo lo que dan. Que si el vestido de Chalenel, que si el traje de Macazaga, que si las perlas de la virgen, todos muy guapos y prendidos para el evento cinematográfico del año. Tan solo ver desfilar por la alfombra roja a mi novia Scarlett Johansson hizo que valiera la pena el riesgo de perder una nalga víctima de la gangrena por aplastamiento.

La ceremonia me pareció muy buena, desde Billy Crystal no había visto un conductor que me hiciera pasarla tan bien como lo hizo ayer Jimmy Kimmel, creo que ni Ernesto Laguardia lo hubiera hecho tan bien (sarcasmo a domicilio). Ver toda la noche a Jimmy Kimmel aplicándole un bonito bullying a Jason Bourne (Matt Demon) me divirtió mucho.


Jimmy Kimmel condujo la ceremonia estupendamente.


La ocurrencia de los dulces cayendo de las alturas me pareció “buena puntada”, como diría mi madre. Más “buena puntada” lo que hicieron con los turistas al hacerlos desfilar por el Dolby Theatre. Sí, ya sé, para muchos eso estaba más que preparado pero aunque fuera así me pareció una genial idea, y si me permiten a mí me gusta pensar que en verdad eran turistas a los cuales les cumplieron el sueño de su vida. Sí, todavía creo en Santa Claus… ¡¿yyy?!

Me encantó ver a Shirley MacLaine en el escenario, tengan en cuenta que yo soy un profundo adorador del cine de Hollywood y ella indudablemente es una pieza fundamental de ese cine. Además una de mis películas favoritas pa’ chillar a gusto es “Terms of Endearment” (La Fuerza del Cariño), ¿se acuerdan? Esta película de 1983 MacLaine la estelarizó a lado del gran Jack Nicholson al cual por cierto se le extraña mucho en las ceremonias del Oscar.

Y hablando de extrañar, cada vez resulta más difícil ver la sala llena de estrellas de Hollywood. Hoy en día son puras caras nuevas, irreconocibles para aquellos que no vean cine actual. Dónde carajos quedaron actores como: Tom Hanks, Al Pacino, Robert De Niro, Dustin Hoffman, Tom Cruise, John Travolta, Anthony Hopkins, Sean Penn (que aunque me cague es un gran actor)… O actrices como: Julia Roberts, Kate Winslet, Jodie Foster, Cate Blanchett, Sharon Stone, Uma Thurman, Michelle Pfeiffer, Glen Close, Demi Moore, Lucia Méndez (just kidding)… Si, ok, es cierto que no todos estos actores son buenos actores pero sí son estrellas de Hollywood, de esas que vestían la ceremonia y que todo mundo quería ver sentadas ahí aunque fuera como objetos decorativos. También hacen falta los grandes directores, los de siempre: Martin Scorsese, Robert Zemeckis, James Cameron, Ridley Scott, Steven Spielberg, Quentin Tarantino, Eugenio Derbez (de nuevo, just kidding). En fin, estas caras ya no se suelen ver por allí y en verdad se les echa de menos.

Regresando a lo que vimos ayer y entrando en materia, creo que la ceremonia estuvo llena de sorpresas, y si no me creen nomás pregúntenle a los de “La La Land”. Creo que mis predicciones no estuvieron tan equivocadas. Dije que la Mejor Fotografía sería para Linus Sandgren de “La La Land”, y sí. Dije que el premio a Mejor Director sería para Damien Chazelle por “La La Land”, y sí. Dije que el Oscar a Mejor Actriz de Reparto sería para Viola Davis, y sí. Dije que el premio a Mejor Actriz sería para Emma Stone, y sí. Dije que el Oscar para Mejor Actor sería para Casey Affleck, y sí. Donde sí la pasé a cajetear fue con el premio a Mejor Actor de Reparto ya que yo apostaba por Michael Shannon de “Nocturnal Animals” (película que a mí juicio fue la menos valorada) y el premio finalmente se lo llevó Mahershala Ali por su trabajo en “Moonlight”. Y donde sí la regué olímpicamente fue con el premio a Mejor Película ya que dije que sería para “La La Land” aunque mi deseo era que se lo dieran a “Manchester By The Sea”, pero ¡niguas!, ni una ni otra, se lo dieron a “Moonlight” luego de tremendo oso.


Mi actor favorito de este años, Casey Affleck, se llevo el Oscar a
Mejor Actor.

Viola Davis es la mejor actriz de color hoy por hoy, se llevó el Oscar a
Mejor Actriz de Reparto. Su discurso fue harto emotivo.

El Oscar más "cantado" fue para Emma Stone y creo que sí se lo merecía.

Damien Chazelle se convirtió en el director más joven en ganar un Oscar,
lo hizo por "La La Land". Creo que también fue bien merecido.

Estos son los actores que se llevaron su Oscar: Mahershala Ali, Emma
Stone, Viola Davis y Casey Affleck. Muy buenos todos.


Como seguramente ya todos se enteraron hubo un grave error a la hora de entregar el sobre donde venía el nombre de la película ganadora lo que hizo que la producción de “La La Land" subiera por su premio para luego decirles “que dice mi mamá que siempre no”. Así, al estilo Miss Universo me batearon a los chicuelos del musical para darle el premio a los morenazos de “Moonlight”. Esto pasará a la historia como una manchadez… hasta yo que no quería que ganara “La La Land” sentí gacho por ellos.


Warren Beatty tratando de explicar que no fue su culpa, que a él le
entregaron el sobre equivocado. ¡Gran oso!


En fin, la entrega me encantó y espero que Jimmy Kimmel vuelva a conducir los Oscars porque creo que lo hizo muy bien. Ojalá pronto regresen las caras conocidas, más les vale que se pongan a chambear duro porque las nuevas generaciones de atores y directores me los están desplazando cañón. Ánimas también que pronto volvamos a ver por allí a los directores y actores mexicanos, estoy convencido que sí porque talento hay, y bien.

Bueno pues estos fueron los Oscars 2017, ahora solo me resta decir que… ¡ya falta menos para los 2018! A esperar señores.


Otro día con más calmita… nos leemos. 

domingo, 26 de febrero de 2017

"FENCES", la minireseña.




Antes que nada les recuerdo que yo no soy un experto en cine ni pretendo serlo o aparentarlo, cero, nada que ver, yo solo opino de lo que me gusta o no de las películas que veo. Hago esta advertencia porque quizás muchos de los que vieron esta película no van a estar de acuerdo conmigo pero yo solo digo lo que pienso que para eso es este espacio.

Bueno para mí esto no es una película, es más bien una obra de teatro filmada, o al menos eso es lo que me pareció cuando me senté a verla. Primero les voy a decir en pocas palabras de qué va esta película. Todo gira en torno a un hombre mayor de raza negra, Troy Maxton, que tiene que criar y cuidar de su familia dándolo todo. Es un trabajador al cual la vida no le ha sido fácil, aun así, con los pocos recursos que tiene y con los errores que comete cualquier ser humano, intenta ser el mejor esposo y el mejor padre para sus hijos. Y todo esto ocurre en la década de los años 50’s.

La película parece que fue hecha para el lucimiento personal de Denzel Whashington, tanto que él mismo la dirige. Esto me parece que es un gran error porque a menos que seas alguien como Woody Allen lo mejor es que separes esas dos facetas de tu vida, la de director y la de actor. Yo noto a Whashington muy sobreactuado, repito, como si fuera un actor de teatro que pretende que la persona que está en la última fila se entere de su actuación. Quizás mi opinión no sea lo suficientemente objetiva, de hecho nunca lo es, y esto lo digo porque la verdad él me cae bastante mal desde que supe cómo era como persona. Pero bueno, tampoco creo que esto sea un factor determinante para que no me haya gustado su trabajo porque lo he visto en otras películas en donde sí me ha gustado su actuación. Por eso digo que quizás el problema fue el dirigirse a sí mismo.

El resto de los actores, que entran y salen de escena, son personajes como de obra de teatro, insisto, todos con personalidades muy marcadas y no sutiles y complejas como a mí me gustan. Ejemplo de esto es el personaje que interpreta Mykelti Williamson quien hace al hermano con problemas mentales de Troy. Francamente el personaje a mí me pareció un cliché con patas, completamente absurdo y caricaturizado. Quizás de nuevo el problema estuvo en la dirección de Denzel Whashigton.

Pero no todo es malo en esta película, hay algo que salva la película, que hace que haya valido la pena pagar el boleto, y eso es el IMPRESIONANTE trabajo actoral de Viola Davis. Y es que cuando tienes el talento que tiene esa mujer no hay mala dirección que pueda echar a perder tu actuación. Viola hace el papel de Rose, la esposa de Troy, y tiene lo que les digo que no tienen los demás, una naturalidad tremenda. Viola no intenta en ningún momento probarle a nadie que es una gran actriz, se mide, se guarda, se reserva, y explota su talento (explotar de explosión) justo cuando tiene que hacerlo. Creo que Viola debería de ganar su primer Oscar por este trabajo, es su tercera nominación y creo que como dicen: “la tercera es la vencida”. Afortunadamente la nominación de Viola llegó como Mejor Actriz de Reparto porque si la hubieran puesto como Mejor Actriz seguramente el Oscar no hubiera llegado a sus manos por culpa de “La La Land”. Quizás por esa razón la colocaron en esta categoría donde tiene mucho más posibilidades de ganar. Yo le daría a ella el Oscar sin pensarlo dos veces.

“Fences” obtuvo un total de cuatro nominaciones: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actriz de Reparto y Mejor Guión Adaptado. Creo que de las cuatro nominaciones le sobran tres, yo me quedaría únicamente con la nominación de Viola Davis quien, repito, a mi juicio debiera de ganar.

Me atrevería a recomendarles esta película solo para que vieran el impecable trabajo de Viola Davis, porque de ahí  en fuera creo que esta película es bastante malita. Pero esa es solo mi opinión, la buena, la que vale, esa es la de ustedes. Así que véanla y me cuentan qué les pareció, me dicen si estoy o no en lo cierto.


Denzel Whashington nominado al Oscar como Mejor Actor.

Viola Davis dominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto.

Troy y Rose, los personajes de Denzel y Viola.

Parte del elenco, de izquierda a derecha: Stephen Henderson, Jovan Adepo,
Viola Davis, Denzel Whashington y Russell Hornsby.

  

Otro día con más calmita… nos leemos.


viernes, 24 de febrero de 2017

"MANCHESTER BY THE SEA", la minireseña.




Hay temporada de caza, temporada de chiles en nogada, temporada de NFL, temporada de apareamiento… y temporada de buen cine. Y por eso amo esta temporada, la temporada de buen cine, porque nos permite a los que amamos el cine ver las mejores películas del año. Ya luego vendrán los churros de verano que tanto le chiflan a los pubertos deseosos de explosiones y efectos especiales. Pero hoy es el momento de ir a las salas a ver grandes películas y grandes actuaciones, así que chin chin el que no vaya.

De todas las películas que están nominadas al Oscar como Mejor Película sin duda alguna esta es para mí mi favorita. Me llevé una increíble sorpresa porque honestamente no me entusiasmaba mucho esta película, bueno hasta huevita me daba verla. Ahora agradezco que mis nalguitas se hayan levantado del sofá para ir al cine porque hubiera sido una pena habérmela perdido.

Para no contarles mucho de qué va esta película solo les diré que es la historia de un hombre que se tiene que hacer cargo de su sobrino adolescente cuando muere su hermano. Así, no les cuento más, tienen que confiar ciegamente en mí y con esto les tiene que bastar para que corran a ver esta película, neta que no se van a arrepentir.

Todo está perfecto, todo está bien aceitado, esta película es redonda, pero lo que inmediatamente resalta en esta cinta es la IMPECABLE actuación de Casey Affleck, el actor que interpreta a Lee Chandler. El personaje de Affleck es sumamente complejo, es una persona completamente reprimida, que no deja salir sus sentimientos, inexpresivo, casi muerto en vida, y la razón de que él sea así es que… bueno eso lo van a descubrir a lo largo de la película. Un personaje así parecería muy fácil de actuar pero es todo lo contrario. Siempre será más fácil para un actor hacer un personaje de esos que tienen mucha “carnita” de donde sacarle, como un lisiado o un enfermo mental, ejemplo: Tom Cruise en “Born on the Fourth of July” (Nacido el Cuatro de Julio) o Daniel Day-Lewis en “My Left Foot: The Story of Christy Brown” (Mi pie izquierdo) o Jack Nicholson en “One Flew Over the Cuckoo's Nest” (Atrapado sin Salida). Pero un personaje como Lee es un verdadero reto actoral y Casey Affleck lo hizo estupendamente bien.

Déjenme les digo que originalmente el papel que hace Casey iba a ser para Matt Damon quien además iba a dirigir la película, afortunadamente por problemas de agenda no lo pudo hacer y en su lugar quedó Casey, que por cierto, para los que no lo saben, es hermano del conocido actor Ben Affleck. Matt Damon finalmente quedó solo como productor de la película. Y cuando digo que afortunadamente Matt Damon no pudo hacer la película no estoy queriendo decir que él no lo hubiera hecho bien, claro que no. Damon es muy buen actor, eso nadie lo puede discutir, pero el que lo haya hecho un actor al que honestamente pocos ubican hizo que su actuación fuera aun más natural y creíble.

Definitivamente el Oscar para Mejor Actor debe de ser para Casey Affleck o de lo contrario terminaré haciendo tremendo berrinche en el suelo con pataleta y toda la cosa. Ánimas que así sea, por el bien del prestigio de la Academia y por el bien de mi hígado que no resistiría un coraje más.

Pero no solo Casey Affleck hizo un trabajo actoral digno de encomio, nel pastel, también Lucas Hedges, quien hace a Patrick el sobrino adolescente de Lee, está muy bien. Este joven actor ya trabajó antes en dos grandes películas: “Moonrise Kingdom” (Un Reino Bajo la Luna) y en la encantadora “The Grand Budapest Hotel” (El Gran Hotel Budapest). Lugas Hedges está nominado como Mejor Actor de Reparto aunque creo que tiene muy pocas posibilidades de llevarse su estatuilla a casa.

Hay otra nominación más en esta película en lo que respecta al trabajo actoral y es para Michelle Williams como Mejor Actriz de Reparto. El personaje de Williams es el de Randi Chandler, la esposa de Lee. Si ustedes fueron pubertos tetos como yo, seguramente recordaran a esta hermosa actriz trabajando en la serie de televisión “Dawson’s Creek” en donde hacía a la güerosca Jen Lindler. Desgraciadamente para Michelle Williams está nominada a lado de grandes actrices así que sus posibilidades son muy pocas.

La dirección de “Manchester By The Sea” estuvo a cargo de Kenneth Lonergan. Para ser apenas la tercera película de este director la verdad es que lo hizo muy bien, tanto que está nominado al Oscar como Mejor Director. Tampoco le veo muchas posibilidades a Lonergan para llevarse el Oscar.

Otra cosa que me encanto de esta película es la música, creo que cada tema musical que escogieron le va como anillo al dedo. La fotografía también es muy buena.

En fin, “Manchester by The Sea” obtuvo un total de seis nominaciones al Oscar: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto,  Mejor Dirección y Mejor Guión Original, guión que por cierto es de Lonergan el director de la película. Francamente no me importa si pierde en todas las categorías en las que está nominada pero la de Mejor Actor, repito, esa sí tiene que ser para Affleck.

Háganme caso y corran a ver está película si es que les gusta el buen cine y aprecian lo que es una buena actuación, no se van a arrepentir, recuerden que no todo en esta vida son películas de super héroes con harta trompada, explosión y efectos especiales. Es temporada de buen cine y hay que aprovechar.


Casey Affleck, el actor que este año de debe ganar el Oscar a Mejor Actor.

El joven actor Lucas Hedges nominado al Oscar como Mejor Actor de
Reparto, aquí a lado de Affleck.

Michelle Williams también nominada al Oscar como Mejor Actriz
de Reparto.

Aquí Affleck y Williams a lado del productor de la pelicula, el buen
Matt Damon.



Otro día con más calmita… nos leemos.



martes, 21 de febrero de 2017

"LION", la minireseña.




Si eras niño y te pensabas extraviar allá por los 80’s lo mejor era hacerlo en la Ciudad de México y no en la India, por lo menos aquí te iban a llevar a la tele para que aparecieras en “Canal 5: Un servicio más a la comunidad”, y hasta en una de esas y conocías a Tío Gamboín y a Rogelio Moreno. Desgraciadamente Saroo, el personaje principal de esta película, no corrió con esa suerte y pasó a extraviarse en un país en donde la pobreza, la miseria y la marginación jugaron en su contra. Pues sí, resulta que Saroo, un encantador niño indio de apenas 5 años, se extravía y termina muy lejos de casa en algo parecido a un orfanato. Saroo tiene la suerte de ser adoptado por una pareja de australianos con varo que le dan harto amor y una buena educación. Saroo crece feliz a lado de ellos pero un buen día le entra lo que se conoce como “el jamaicazo”, o sea la nostalgia, y comienza a echar de menos a su madre y sus hermanos. Usando lo poco que recuerda de su vida en la India y apoyado en Google Earth comienza a buscar el hogar que dejó atrás. Básicamente de eso va esta película.

La cinta es encantadora. Está basada, como muchas de las películas nominadas de este año, en un hecho real. El maldito mocoso que hace a Saroo es un niño con mucho ángel, seguramente luego de verlo actuar muchos harían cola para adoptarlo. Creo que Garth Davis, el director de esta película, merecía una nominación al Oscar como Mejor Director porque la buena actuación de un niño de esta edad es el 99% de las veces gracias a una gran dirección. Pero ¡níguas!, nomás no lo nominaron… ¿será acaso que Mel Gibson le quitó injustamente la nominación? Sabe.

Al que sí nominaron fue a Dev Patel quien hace a Saroo de adulto. La nominación para el Oscar de Patel es como Mejor Actor de Reparto. Aquí abro un paréntesis para decir que la verdad es que no entiendo bien cómo es que funciona esto de las nominaciones porque según yo él debió estar nominado como Mejor Actor y no como Mejor Actor de Reparto. Repito, no sé cómo funciona esto.

Si le echan memoria seguramente recordaran a Dev Patel trabajando en otra multipremiada película cuya historia también se desarrolla en la India, me refiero a “Slumdog Millionaire” en donde interpretaba a Jamal.

Otra de las nominaciones al Oscar que obtuvo esta película fue para el todavía “pollote” Nicole Kidman que, independientemente de los litros de colágeno y bótox que lleva encima, aun conserva ese “no sé qué” que hace que cuando la veo se me mueva la patita. La nominación de Kidman es como Mejor Actriz de Reparto y creo que es una nominación bien ganada. Nicole interpreta a Sue Brierley, la mamá adoptiva de Saroo.

La fotografía a cargo de Greig Fraser también obtuvo una nominación pero creo que al igual que nuestro paisano Rodrigo Prieto se la va pasar a pelar y todo por culpa de ya saben quién (“La La Land”, para los despistados que no saben quién).

En total “Lion” obtuvo cinco nominaciones al Oscar: Mejor Película, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Fotografía, Mejor Guión Adaptado y Mejor Música Original. Creo que de las cinco se va a llevar un total de cero, pero no importa porque la película es buena y es muy recomendable (amargaditos absténganse). No olviden llevar su buen paquetito de Kleenex para que no se vean en la penosa necesidad de sorber los mocos o usar la manga de la camisa para limpiarlos.


Sunny Pawar, el encantador niño que hace a Saroo.

Dev Patel quien hace a Saroo adulto.

Nicole Kidman (Sue Brierley) sacrificando el glamour por una
buena actuación.

Sue Brierley, la madre australiana que adopta a Saroo.

En esta foto aparece a la derecha Saroo Brierley quien es la persona en la
cual está inspirada la película. Lo acompañan los dos actores que lo
interpretaron en la película.



Otro día con más calmita… nos leemos.


domingo, 19 de febrero de 2017

"MOONLIGHT", la minireseña.




Crecer en un barrio difícil no es fácil, crecer en un barrio difícil de negros es menos fácil, pero crecer en un barrio difícil de negros siendo un negro homosexual… eso está del carajo. Y de eso va esta película, eso es con lo que tiene que luchar Chiron, el personaje principal de la película, en su proceso por encontrarse consigo mismo. El bullying de sus compañeros y el maltrato y abandono que sufre de parte de su madre adicta a las drogas es en parte aliviado por su nuevo amigo Juan (Mahershala Ali), un traficante que le brinda el camino a seguir para aceptarse y crecer de manera menos dolorosa. Juan y su novia Teresa (Janelle Monáe) desde el primer momento sienten gran simpatía por Chiron por lo que ofrecen su casa como si fuera un “santuario” a donde Chiron acude a refugiarse cuando se ve abrumado por todo lo que le pasa.

La película muestra a Chiron en tres etapas de su vida, preadolescente, adolescente y adulto joven. Los actores que hacen a Chiron en las tres etapas de su vida están muy bien, esto es el resultado de un muy buen casting y claro de una muy buena dirección a cargo de Barry Jenkins. Dos de los actores de esta película están nominados al Oscar: Mahershala Ali como Mejor Actor de Reparto y Naomie Harris (la madre de Chiron) como Mejor Actriz de Reparto. A Janelle Monáe (Teresa) la vimos ya en otra de las cintas nominadas este año a Mejor Película, “Hidden Figures” (Talentos Ocultos), eso quiere decir que esta guapísima morenaza sabe escoger muy bien sus proyectos de trabajo.

La historia es buena, de hecho está nominada como Mejor Guion Adaptado. Sin embargo creo que la manera en que está contada la historia es lo que hace de esta una buena película, y eso es culpa, repito, de una muy buena dirección. Por eso el joven director de color Barry Jenkins también obtuvo una nominación como Mejor Director. En total suman ocho nominaciones: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guion Adaptado, Mejor Fotografía, Mejor Edición y Mejor Música Original. Y hablando de música, pongan atención porque en una parte de la película podrán escuchar el "Cucurrucucuú" de Tomás Méndez cantada por Caetano Veloso, canción que por cierto ya había sido usada en una de mis películas favoritas de Almodóvar, "Hable con ella". En resumen “Moonlight” (Luz de Luna) es una buena película, bien cuidada en todos los aspectos y creo que es bastante recomendable.

Luego del super berrinche que hicieron todos los morenazos de la vecina República de la Hamburguesa cuando se sintieron segregados del Oscar, al parecer este año tienen un papel predominante dentro de los premios de la Academia. Solo espero que “La La Land” no les vaya a echar a perder su fiesta porque eso los pondría literalmente “negros” de coraje… aunque claro, bajo la luz de la Luna todos somos azules.


Chiron en su preadolescencia. 

Chiron adolescente.

Chiron ya de adulto.

Mahershala Ali (Juan), nominado al Oscar como Mejor Actor de Reparto.

Naomie Harris (Paula), nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto.

Barry Jenkins, nominado al Oscar como Mejor Director.



Otro día con más calmita… nos leemos. 


jueves, 16 de febrero de 2017

"LA LA LAND", la reseña.




Quién carajos soy yo para decir si una película es buena o es mala, eso se lo dejo a los expertos en cine. Lo mío no es más que un gusto por ir al cine a ver películas. Lo que es cierto es que a lo largo de mi vida ya he visto muchas películas lo que me permite, eso sí, tener muy claro cuando una película me gusta y cuando no. Y es que así es el cine, cuestión de gustos. Dicho lo anterior aquí está mi opinión (muy personal) de “La La Land”.

Para estas alturas del kilométrico preestreno de “La La Land” seguramente ya medio mundo vio la película. Unos han opinado que es una obra de arte y otros más que es una película sobrevalorada bastante aburrida y “X”. Y eso está bien porque como les digo es cuestión de gustos. Yo como nunca me he dejado influenciar por opiniones, por más que las respete, siempre he preferido ver las películas antes de decidir qué opinión comparto y cuál no. Y si me permiten darles un consejo hagan ustedes lo mismo, véanla y opinen por ustedes mismos, no se dejen llevar por ninguna crítica o reseña.

Yo soy un gran amante de los musicales, de los clásicos, de los de antes, y también de los recientes. No sé si es mi espíritu jotito el que hace que me chifle este género o es que yo crecí viendo musicales en casa. Mi madre tuvo la suerte de ver todos los grandes musicales en los cines, al tiempo que se estrenaban, así que ella influyó mucho para que yo los conociera y me enamorara de ellos. Gracias a ella conocí a Fred Astaire y Ginger Rogers, a Gene Kelly y Donald O’Connor, a Esther Williams, Shirley Temple, Judy Garland, Leslie Caron, Jane Powell, Cid Charisse, Vera-Ellen y Debbie Reynolds, y también a las grandes Liza Minnelli, Barbra Streisand y Julie Andrews. Lo mismo me encantó “Siete Novias Para Siete Hermanos” que “Chicago”, o “Mi Bella Dama” que “El Show de Terror de Rocky”, o “Amor Sin Barreras” que “Xanadú”, o “Un Americano En Paris” que “Mamma Mia!”, o “El Mago de Oz” que “Vaselina”, o “Cantando Bajo La Lluvia” que “Cabaret”, o “Sombrero de Copa” que “Hair”, o “Mary Poppins” que “La Novicia Rebelde”, o “Hello Dolly” que “Moulin Rouge”… En fin, que si es musical yo la veo porque de seguro algo, por lo menos algo, va a ser rescatable y seguro me va a gustar. Por eso yo sabía que “La La Land” no me iba a fallar, mi instinto me lo decía, y como siempre ocurre con mi instinto… tenía razón.

Si eres amante de los musicales como yo lo primero que vas encontrar en “La La Land” son muchos “guiños” que sutilmente te remiten a esas grandes películas de las que he hablado. Por supuesto que no se trata de un musical clásico como aquellos que se hicieron en las décadas de los cuarentas o cincuentas, no. “La La Land” es un musical contemporáneo pero con la esencia y el encanto de aquellos. Tiene los dos elementos fundamentales de un buen musical: una gran historia de amor y claro, música, mucha y muy bella música.  Las coreografías obvio que no son ni pretenden ser como las de Fred Astaire y Ginger Rogers, sin embargo están muy bien logradas. Parte del encanto de la película es que uno sabe que los protagonistas son dos grandes actores cuya especialidad no son los musicales, luego entonces el esfuerzo y el profesionalismo se agradecen. Creo que por esa misma razón mi película favorita de Woody Allen es “Everyone Says I Love You” (1996), y es que ver cantar y bailar Edward Norton me parece sensacional, solo por dar un ejemplo. Ojo, dije que era la película de Woody Allen que más me gusta, no la mejor.

El muy joven director de esta película ya no le tiene que demostrar a nadie que tiene talento porque ya lo hizo hace dos años cuando dirigió “Whiplash”, película que ganó tres de sus cinco nominaciones al Oscar. Parece que el director Damien Chazelle es un amante de la música porque ambas películas giran en torno a ella, espero que  no se aparte de esta línea porque al menos yo disfruté mucho ambas cintas.

Los protagonistas de “La La Land” están estupendos. El talento de Emma Stone y Ryan Gosling no están en tela de juicio pero creo que la dirección sacó lo mejor de ambos, especialmente de Emma Stone que está sublime. Creo que Emma Stone con el tiempo será  el digno relevo de Meryl Streep y Cate Blanchett. Sé que suena muy aventurado decirlo pero me arriesgo.

La película está nominada nada más a ¡14 Oscars! Creo que son todas las posibles nominaciones para una película, bueno casi. Entre las nominaciones al Oscar más importantes están: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Director, Mejor Guion Original, Mejor Fotografía y otras ocho nominaciones más. Yo no podría dar mi opinión de cuáles categorías va a ganar porque no he visto aun el total de las películas nominadas pero como están las cosas segurito que aquí también va a arrasar con las estatuillas. Francamente a mí me daría gusto que se llevara el premio a Mejor Película porque, aunque repito que no he visto aun todas las películas, el hecho de que "La La Land" ganara sería un aliciente para que se sigan haciendo musicales o por lo menos para que los productores se salgan de la comodidad de las fórmulas ya probadas, o sea de los grandes dramones, de esos con harto llanto, lagrimeo y moco de burbuja. Solo espero que los miembros de la Academia no se vayan por lo políticamente correcto solo por quedar bien, sobre todo ahora que hay mucha película de "morenazos".

En fin, gane o no gane estatuillas, esta película a mí ya me encantó y ya lo demás es lo de menos. Por cierto, cuando fui a verla al cine, delante de mí había un par de estúpidos que se la pasaron viendo su teléfono, al parecer para ellos estaba más interesante su “face” que la película. Afortunadamente Dios en su infinita grandeza y majestuosidad creó para ellos a Omar Chaparro, Eugenio Derbez y a Luis Gerardo Méndez, para que vieran su cine de “altura” y no se aburrieran. Entonces yo me pregunto ¡¿Por qué carajos esos peladazos no se van mejor a ver sus películas “retedivertidas” y dejan en paz a los que sí queremos ver este tipo de cine?! Digo, nomás es una duda.

Bueno queridos lectores disculpen que me haya extendido tanto con este aborto de reseña pero es que como les dije a mí me chiflan los musicales, es más si pudiera yo viviría dentro de un musical. Yo creo que es por la jotita cantadora y bailadora que llevo dentro… ¡Qué escándalaaa!

Por último, si aun no la han visto háganme el favor de ir a verla a la voz de ¡ya! No dejen que otros los desanimen, no vayan predispuestos, vayan, siéntense y déjense llevar por la música y la bonita historia de amors. Y no olviden contarme qué les pareció. 


Ryan Gosling nominado al Oscar como Mejor Actor.

Emma Stone nominada al Oscar como Mejor Actriz.

Ryan y Emma hicieron una gran pareja.

John Legend y Ryan Gosling haciendo música en la película.

Las coreografías están muy bien logradas.

Este es uno de esos "guiños" a los que me refiero que nos remiten a
otros grandes musicales como "Singin' in the Rain". 




Otro día con más calmita… nos leemos. 


lunes, 13 de febrero de 2017

"HACKSAW RIDGE", la reseña.




Mambrú se fue a la guerra y yo me fui a ver “Hacksaw Ridge”… ¡qué dolor, qué dolor, qué pena!

Pues nada que los que me conocen saben que me chiflan las películas de guerra, en especial las de la Segunda Guerra Mundial, así que de ninguna manera iba a dejar pasar de largo esta cinta del morbo-sanguinario Mel Gibson.

Lo primero que pasó a no gustarme fue que en la película no aparecen mis villanos favoritos, los nazis. Y no aparecen porque la historia se desarrolla en una isla del Pacifico de nombre Okinawa. Ahí merito, gringos y taka takas (japoneses), se dieron hasta con la escoba. Fue una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial, se dice que murieron más de un cuarto de millón de personas entre civiles y soldados. Esto ocurrió ya en la parte final de la guerra, allá por los meses de abril a junio de 1945.

Bueno pues es en ese bonito marco de balazo y chinanpina donde se desarrolla la historia de la película. La historia gira en torno a un soldado que por sus creencias religiosas se niega a usar un arma, es decir que no está dispuesto a matar a nadie. Desmond T. Doss es enviado en calidad de doctor a la batalla pero sin portar siquiera una trinche pistola de fulminantes. El chiste, y para no contar nada de la historia, es que este soldado resultó ser el primero en recibir la Medalla de Honor sin haber hecho ni un disparo. Si ven la película sabrán por qué.

Conociendo a mi querido Mel Gibson, y con el antecedente de su película “The Passion of the Christ” (La Pasión de Cristo), no me esperaba menos que una masacre harto sangrienta en donde volaran tripas y cachos de cerebro por todos lados. De hecho por eso no quise entrar a ver la película a una sala 4X, no quería que se salpicara de sangre mi corbata nueva. En ese aspecto mis expectativas fueron más que bien cubiertas por la sanguinaria visión de Mr. Mad Max. Las escenas de esta película me refirieron de inmediato a las del desembarco en las playas de Normandía que magistralmente filmó Steven Spielberg en su película “Saving Private Ryan” (Salvando al Soldado Ryan). Francamente hay todavía un abismo entre la dirección de Spielberg y la de Gibson, sin embargo creo que pinta para buen director. Hay que recordar que así empezó Clint Eastwood y ahora ya ven, por lo menos en mi opinión es un muy buen director. Total que mi querido Mel Gibson consiguió con esta película que lo nominaran al Oscar como Mejor Director, dudo que se lo den, es más apuesto a que no se lo van a dar.

El actor que hace al soldado Doss desde que lo vi aparecer en escena no me convenció nadita. Francamente toda la película estuve pensando en varios actores que hubieran estado mejor en ese papel. El actor es Adnrew Garfield y está nominado al Oscar como Mejor Actor, Oscar que no tendrá ni de chiste. La verdad no lo hace mal es solo que me cae muy gordo, y no sabía por qué me caía gordo hasta que recordé la razón. Resulta que este actor vino a estropear una de las franquicias que yo mas disfrutaba, la de El Hombre Araña. La estropeó porque vino a ocupar el lugar de Tobey Maguire, mi “sosprendente” Hombre Araña favorito. En fin, Garfield está bien pero no deja de caerme gordo. Lo rescatable dentro del elenco de esta película es sin duda Hugo Weaving que interpreta a Tom Doss, el problemático y traumado padre de Desmond. Por último, si ponen atención, por ahí aparece en la película Milo Gibson, el orgullo del nepotismo de Mel. 

Lo que más les puede gustar a los que no son expertos en cine como yo, son por supuesto los trancazos. Por ahí, si se ponen muy fijados, hay uno que otro efecto digital que chaféa un poco pero en general están muy bien realizadas las secuencias de combate. El sonido, si van a una buena sala, es muy bueno, de ahí que tenga otras dos nominaciones por Mezcla de Sonido y Edición de Sonido.

La fotografía no es nada del otro mundo, ni pex no todos pueden tener a nuestro “Chivo” Lubezki a su servicio. La edición de la película también está nominada. En total tiene seis nominaciones al Oscar incluyendo la de Mejor Película.

En resumen y en mi personal y ya muy desacreditada opinión les diré que es una película “entretenida”, principalmente para los que disfruten de la sangre en grandes cantidades (atención lectores del diario Metro, esto les puede interesar). A mí me pareció una película entre buena y chafa, mas tirando a chafa. Sin embargo a los gringos les encantan estas películas en las que no pierden ninguna oportunidad para exaltar su bonito patriotismo y hacerse ver ante los ojos del respetable como los buenos de la película (literal).








Hay clásicos de guerra, por si les interesa, en los que podrían invertir mejor su dinerito y su tiempo, por ejemplo: “Full Metal Jacket” de Kubrick, “Apocalypse Now” de Ford Coppola, “Platoon” de Oliver Stone, “Schindler´s List” de Spielberg, “The Thin Red Line” de Malik, “Inglourious Basterds” de Tarantino, “Der Untergang” de Hirschbiegel; o bien yéndonos más atrás clásicos como “The Bridge on the River Kwai” (1957), “The Guns of Navarone” (1961), “The Dirty Dozen” (1967), o incluso una de las películas más reconocidas en la historia del cine, me refiero a “Bronenosets Potyomkin” (Acorazado Potemkin) (1925) del gran director ruso Sergei M. Eisenstein. Por supuesto que no todas estas películas son de la Segunda Guerra Mundial pero todas y cada una de ellas están muy bien hechas y bien vale la pena sentarse a verlas. Ahí ustedes dirán.


Otro día con más calmita… nos leemos.


martes, 7 de febrero de 2017

El adiós al Zotoluco




Se fue el último de los masters, ahora el futuro de la fiesta en nuestro país queda en manos de las nuevas generaciones, de las nuevas figuras. Tengo ya más de 30 años yendo a la plaza. He tenido la suerte de ver a muchos grandes toreros retirarse. Quizás el único que me faltó fue el que para muchos ha sido el mejor de los últimos tiempos, me refiero a Manolo Martínez. Quitando a Manolo Martínez, al que ya no alcancé a ver torear por mi edad, prácticamente he visto triunfar a los mejores: Eloy Cavazos, Mariano Ramos, David Silveti, Miguel Espinosa “Armillita”, Curro Rivera, Jorge Gutiérrez, Manolo Mejía y claro, al maestro Eulalio López “Zotoluco”.

Siempre es muy emotivo ver a un torero cortarse la coleta así que había que estar allí en la plaza para decirle adiós y gracias al Zotoluco. El cartel fue redondo y bien rematado, un mano a mano entre el valenciano Enrique Ponce y el maestro Zotoluco con toros de Fernando de la Mora. La entrada fue muy buena, los tendidos llenos y una buena parte del general. El ambiente inmejorable. La típica verbena que se hace en las afueras de la plaza se juntó con los puestos de comida y camisetas del Estadio Azul que al mismo tiempo celebraba un partido de futbol.

Había que abrirse paso entre los puestos de souvenirs y comida. Los olores característicos de la plaza se entremezclaban y hacían sentir a los aficionados taurinos que ya estaban en casa. Los puros, los choripanes y los tacos de achicalada se encargaban de perfumar el ambiente. Los revendedores descaradamente se daban vuelo ofreciendo las barreras a precios absurdos. Vendedores ofrecían el cartel de la tarde a $50 pesos, un inmejorable recuerdo digno de enmarcarse. La gente poco a poco fue entrando a la plaza y ocupando sus lugares mientras la banda de música de la Plaza México entonaba las notas de algunos pasodobles desde su palco.

Justo a las 4 y media de la tarde se abrieron las puertas para dejar entrar al ruedo a un grupo de fotógrafos y reporteros que inmediatamente alistaron sus cámaras para registrar las imágenes del momento. Finalmente apareció Zotoluco de entre una nube de confeti. El matador ocupó su puesto en el ruedo junto con su alternante y sus cuadrillas. Los fotógrafos lo rodearon y rápidamente hicieron su trabajo. El público recibió con una gran ovación al que decía adiós demostrándole todo el cariño que le tiene.


El matador Zotoluco haciendo su aparición entre una nube de confeti.


Luego de retirar del ruedo a los reporteros y camarógrafos se escucharon las primeras notas del pasodoble “Cielo Andaluz” acompañados del gran y estruendoso ¡Olé! de La México. Así fue como partió plaza por última vez el querido Lalo. Luego de intercambiar la seda por el percal él matador se quedó en las tablas, cosa que aprovecharon los maestros de la lente para seguir haciendo sus fotos ahora desde el callejón. Julián López “El Juli” observaba a lo lejos todo el cariño que el respetable le demostraba al torero de Azcapotzalco. El ridículo Hijo del Santo (con todo y máscara) intentaba llamar la atención desde su lugar en los tendidos. Por su parte el maestro Ponce mostraba respeto y grandeza al darle su lugar a su amigo Zotoluco.


Haciendo el paseíllo por última vez.


Una a una fueron desfilando las porras y las peñas taurinas para entregarle reconocimientos al diestro. El público comenzó a pitar porque ya quería ver toros en el ruedo. Una fuerte ovación hizo que el Zotoluco saliera a saludar el tercio. Luego el público pidió a Enrique Ponce quien hizo lo propio. En lo alto sonaron parches y metales anunciando al primero de la tarde.

El toro de nombre “Arete” correspondió al Zotoluco, un toro con una pinta muy particular, un berrendo aparejado que inevitablemente nos refería por su franja blanca en el lomo a un simpático y apestoso zorrillo. Y así apestoso resultó el primero del Zotoluco. Quizás fueron los kilos extras que traía junto con la altura de la Ciudad de México lo que hizo que el toro casi se sofocara. Falto de alegría y raza ,“Arete” se la puso difícil al torero quien sacó la experiencia y la técnica para darle algunos buenos pases. El matador brindó la muerte del toro a todo el respetable quien agradeció con una cerrada ovación. Al ver que el toro reculaba, el matador optó por tirarse a matar señalando un pinchazo. Finalmente el toro dobló y el Zotoluco regresó con palmas al burladero de matadores.

El segundo de la tarde fue para Ponce, un toro cárdeno oscuro vuelto de cornamenta de nombre “Venadito”. Ponce siguió mostrando respeto y admiración al Zotoluco brindándole la muerte de su toro. Ahí en el tercio intercambiaron palabras, palabras seguramente harto emotivas,de esas que se dicen entre dos grandes. Ponce estuvo increíble, le dio varias tandas de grandes muletazos a un toro que cooperó. Derechazos con gran temple como barnizando la arena. De pronto el matador flexionó una de sus piernas para preparar las famosas “poncinas”, suerte patentada por él. La ejecución de las poncinas estuvo impecable y a estas le siguieron más derechazos con la figura erguida desmayando la muleta. El público pedía más y más pero la faena comenzaba a pasársele a Ponce por lo que decidió cambiar el ayudado por la espada de matar. Luego de igualar al toro Ponce se tiró a matar señalando una gran estocada que hizo rápido efecto en el toro. Miles de pañuelos aparecieron en los tendidos por lo que el juez de plaza lo premió con dos orejas.


Emotivo brindis de Enrique Ponce para el Zotoluco.

El maestro Ponce con la figura erguida luego de una tanda de naturales. 

Soberbias las "poncinas" del maestro.


Luego de que Ponce terminó de dar su vuelta al ruedo salió el tercero de la tarde, “Voy y Vuelvo”. Era un toro alto, enmorrillado y con mucha plaza. El matador Zotoluco llamó a sus apoderados Alejandro Silveti y Alfonso Cuevas para brindarles el toro. Se trató de un gran gesto destacando y reconociendo la importancia que tienen los apoderados en las carreras de los toreros. De nuevo el matador estuvo muy por encima del toro que en ningún momento cooperó. La estocada fue buena y el toro dobló rápido.

El cuarto toro de la tarde, segundo para Ponce, fue “Tumba Muros”, un toro cuyo nombre seguramente llevaba una dedicatoria transnacional. Durante el tercio de varas el toro se le escurrió a Ponce arrancando de largo provocándole tremendo tumbo al picador. Se llamaba “Tumba Muros” el toro pero resultó que también tumbaba picadores. Luego de que el burel fue picado y banderillado Ponce caminó hasta el centro del ruedo para brindarle el toro a todo el respetable. De nuevo Ponce estuvo enorme demostrando la figura que es con un toro difícil que en todo momento regateaba las embestidas y que terminó por rajarse. Con todo y eso volvimos a ver grandes derechazos y naturales que el maestro sacó de no sé dónde. Desafortunadamente Ponce falló con la espada señalando varios pinchazos. El juez le mandó dos avisos por lo que se tuvo que apurar con el descabello para que no se le fuera a ir vivo el toro a los corrales. Por increíble que parezca, el público hizo dar la vuelta al ruedo a Ponce con todo y los dos avisos del juez. 


El toro "Tumba Muros" saltando a la arena.


Finalmente el momento esperado llegó, el último toro en la carrera de Zotoluco. “Toda una Historia” era el nombre del toro, nombre que no pudo ser más apropiado para la ocasión. Se trataba de un toro negro, bragado, meano, con mejores hechuras que sus dos antecesores y que parecía prometer. El brindis de este toro fue el más emotivo de la tarde y fue para Leticia, Álvaro y José María (esposa e hijos de Zotoluco).

Cuando el maestro se encontraba dando tremendos derechazos en los medios, allá en lo alto comenzaron a sonar las tradicionales “Golondrinas”. Luego, espontáneamente, todo el público comenzó a encender las luces de sus celulares y así, de esta manera, el respetable por un momento le bajó las estrellas a su torero para darle las gracias por todas esas grandes tardes que nos regaló. El toro fue igual de malo que los dos primero del lote de Zotoluco, un toro quedado, rajado, que de inmediato se refugió en las tablas. El maestro optó por ponerle fin a la faena y se lanzó a matar dejando media estocada en buen sitio que desgraciadamente no fue suficiente para que doblara el toro. Luego de cuatro descabellos por fin el toro se echó.

Zotoluco fue hasta los medios a recoger las palmas y los vítores. El grito de torero-torero retumbó en toda la plaza. De la puerta de cuadrillas comenzaron a salir niños con palomas blancas en las manos, eran los niños ciegos y débiles visuales a los que generosamente apoya la Fundación Zotoluco, A. C.. Con ellos venían sus mamás y un gran mariachi que también entonaba “Las Golondrinas”. El matador se acercó a ellos para besarlos y luego pidió a sus hijos que lo acompañaran en el centro del ruedo. Álvaro y José María llegaron hasta donde estaba el matador quien se hincó para que sus hijos le cortaran el añadido. Luego los tres se fundieron en un gran y emotivo abrazo mientras por toda la plaza volaban las palomas blancas.

El matador muy emocionado comenzó a dar su última vuelta al ruedo en la plaza que tantas veces lo vio triunfar. Atrás de él iban su cuadrilla, los niños de su fundación y el mariachi. Cuando terminó de dar la vuelta al ruedo y luego de agradecer de nuevo las palmas en los medios, mientras se dirigía hacia el burladero de matadores, el maestro Ponce le hizo tremendo homenaje al lanzar a los pies del Zotoluco su montera, gesto torerísimo que Lalo agradeció con una sonrisa.



Zotoluco, un torero serio, de poder, con mucha técnica y experiencia

En los medios recibiendo todo cariño de su afición.

El maestro Ponce mirando el cariño que el público le tiene a su alternante.

Los hijos de Zotoluco, Álvaro y José María, poniendo fin a la exitosa
carrera de uno de los más grandes toreros de México. Atrás los niños
ciegos de la Fundación Zotoluco, A.C.


Pero faltaba un toro, el sexto de la tarde que correspondía al maestro Ponce. El toro de nombre “Aroma de Azahar” era un berrendo en cárdeno muy bonito. Desafortunadamente el burel tenía una embestida muy descompuesta, distraído, desparramaba la vista y carecía de raza, infumable pues. El brindis del toro fue para todo el respetable y aunque el matador intentó sacarle algunos pases no hubo mucho que hacer.

Así terminó la corrida de despedida de un grande, de Eulalio López “El Zotoluco”. Una corrida muy pero muy emotiva, como he visto pocas en La México. Los toreros salieron ambos a hombros siendo el triunfador de la tarde Enrique Ponce. Pero eso no importó, quizás la suerte no estuvo de lado de Zotoluco, pero el cariño, el amor y el respeto del público, de su público, ese sí.


Así salen los grandes de las plazas de toros, en hombros.


Querido maestro Zotoluco, gracias por esos 30 años de matador, gracias por esos 30 años de entrega y pasión. Siempre se le va a recordar… ¡Qué viva el arte!


Otro día con más calmita... nos leemos.