lunes, 24 de abril de 2017

El Aborto en la Ciudad de México.




Se cumplen 10 años en nuestra “vanguardista” Ciudad de México de que entró en vigor la despenalización del aborto o como le dicen elegantemente algunos “la interrupción voluntaria del embarazo”. A lo largo de estos 10 años se han realizado en esta ciudad la friolera de 176,355 abortos (y contando). A raíz de esto he estado escuchando a varias mujeres enorgullecerse y vanagloriarse de estas cifras como si fuera algo de lo que nos deberíamos sentir satisfechos como sociedad. Yo de una vez les digo que estoy completamente en contra del aborto, pero aclaro que también estoy en contra de penalizar a quien lo hace.

El argumento de las feministas o de las personas que están a favor del aborto es que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su propio cuerpo, cosa con la que estoy de acuerdo. Por eso yo estoy muy a favor de eso que llaman eutanasia, porque todos somos libres de decidir de qué, cómo y cuándo nos queremos morir. Sin embargo creo que ese principio no aplica para un aborto porque la mujer no solo decide sobre su propio cuerpo sino también sobre el del que se está desarrollando en su vientre.

Cada aborto que se realiza en nuestros días a mí me parece un fracaso de nosotros como sociedad porque en estos tiempos en donde la información está al alcance de prácticamente todos, hablando sobre todo de ciudades como en la que vivimos, es lamentable que todavía existan los embarazos no deseados. Lo entendería quizás si se tratara de una comunidad indígena perdida en la sierra pero no en la Ciudad de México en donde lo que sobra es información.

Es claro que hoy los embarazos no deseados son producto no de la falta de información sino de la falta de responsabilidad. Existen tantos medios de control natal que es imperdonable que alguien decida tener sexo de manera irresponsable. Además, y como “bonus track”, existe la famosa “pastilla del día siguiente” para aquellos a los que su hormona le ganó a su neurona. Todo esto debiera de ser suficiente para que no existiera un solo embarazo no deseado, por lo menos en ciudades como en la que vivimos.


Con tantos métodos para prevenir el embarazo no hay excusa.


De los 176,355 abortos que se han realizado en las 13 Clínicas de Salud Sexual y Reproductiva de la Secretaría de Salud, el 5.6% se hicieron a niñas menores de edad. Estas niñas empezaron a tener relaciones sexuales en un estado evidente de inmadurez mental, emocional y a veces hasta físico. Repito, esto sería comprensible si se tratara de una niña que vive aislada y marginada en una comunidad dada su lejanía o miseria pero no tratándose de una niña hija de la Ciudad de México.


Se han realizado casi 10 mil abortos a menores de edad.
   

Por todo ello cada vez que escucho a las mujeres pro-aborto regocijarse de sus cada vez más creciente cifras se me retuerce el hígado. Ojalá aspiráramos todos como sociedad a que en México estuviera despenalizado el aborto y que aun así no hubiera necesidad de realizar ninguno porque la gente ha tomado conciencia de la importancia de prevenir los embarazos no deseados. Cifras a la baja, eso SÍ sería motivo de festejo y de autocongratulación.

Sé que el tema del aborto enardece a muchas personas, las que están a favor y las que están en contra, pero también sé que esta comunidad saidiana cuenta con puras personas inteligentes que saben respetar la diversidad de opinión. Así que no se me enojen si no están de acuerdo con lo que digo, ya saben, es solo una opinión.

Gente, vamos a aparearnos los unos a los otros con singular alegría y harta enjundia, pero siempre, invariablemente, de una manera consciente y responsable… entonces sí tendremos motivos para sentirnos orgullosos.


Otro día con más calmita… nos leemos.

Nota: Estuve tentado a poner algunas imágenes “gráficas” de abortos pero creo que es de mal gusto además de que insulta la inteligencia de la gente que me lee, por eso no lo hice. 

No hay comentarios: