viernes, 23 de octubre de 2015

Los Perros envenenados del Parque México




No solo la Condesa sino todo el DF está invadido por perros. De pronto se puso de moda tener perros, no uno, no dos, sino hasta tres perros o más por persona. Por si fuera poca la sobrepoblación de seres bípedos irresponsables en esta ciudad ahora hay que lidiar con la sobrepoblación de perritos. Muchas calles están prácticamente “minadas” con las heces fecales de los canes propiedad de pelados que no tienen la bonita atención de limpiar lo que van dejando sus mascotas. Los parques en los que juegan nuestros hijos ahora están siendo ocupados por cientos de perros que van y vienen libremente sin correa poniendo en riesgo la integridad de los niños que ahí juegan.

Hay personas que están viendo esta modita como un negocio, son esos lo que tienen varios perros porque su intención es que se reproduzcan para poder venderlos y obtener un dinero fácil. Cuando los cachorritos no corren con la suerte de ser adquiridos, estos, en el mejor de los casos, se suman a la jauría del comerciante o bien terminan tristemente en situación de calle.

Por eso hay mucha gente muy molesta, como yo, que ya está harta de ver tanto perro en las calles y en los parques. Una de esas personas tuvo la estúpida idea de comenzar a envenenar a los perros como fue el caso del Parque México. Por supuesto que yo por más entuertos y muinas que haga con tanto perro repruebo y condeno esa estupidez de envenenar perros, porque después de todo qué culpa tienen los animales, en todo caso los zapes se los deberían de llevar los irresponsables dueños de los perros y no sus mascotas.


En la colonia Condesa se está viviendo una psicosis porque los dueños de perros tienen miedo de que sus mascotas terminen envenenadas como esos más de 20 perros que ya murieron. Creo que por lo pronto lo que deberían de hacer es ser más RESPONSABLES paseando a sus perros con correas y estando muy atentos de lo que comen. Tener una mascota debe de ser un acto responsable y no una simple modita. El día que la gente entienda esto podremos vivir en armonía perros y seres humanos, mientras esto no pase yo seguiré haciendo corajes y algunos más loquitos que yo se darán vuelo envenenando perros en los parques y en las calles del DF. Qué triste que estemos llegando a esto por culpa de algunos nacos pelados irresponsables.


Otro día con más calmita... nos leemos.

miércoles, 14 de octubre de 2015

"The Martian" de Ridley Scott




A mí no solo me gustan, me chiflan, ¡me encantan! las películas que tienen que ver con el espacio. Podría decir que en general me gustan todas las películas relacionadas con viajes y misiones espaciales pero principalmente aquellas que tienen un alto contenido de realidad científica y tan solo un poco de ciencia ficción. Sí, ok, está bien ver de vez en cuando a un Alien persiguiendo a Sigourney Weaver a lo largo y ancho de una nave o bien las aventuras de un orejón proveniente del planeta Vulcano, pero películas como “2001: A Space Odyssey”, “The Right Stuff”, “Apolo 13” y todas las de ese tipo, definitivamente son de mis favoritas.

Por eso en cuanto vi los cortos, o como le dicen ahora el trailer de “The Martian” (Misión Rescate) pa’ pronto me apunté para verla en una buena sala y en pantalla grande cual debe de. La historia por supuesto que tiene una buena dosis de ciencia ficción pero por lo menos no aparecen hombrecitos verdes con antenitas tratando de hacer travesuras a nuestros paisanos terrícolas.

La película como ya todos saben va de un grupo de astronautas que se encuentran en una misión en el planeta Marte. De pronto una furiosa y arenosa tormenta estilo Chalco se desata en el planeta rojo obligando a los astronautas a salir por piernas de aquel lugar. Cuando aquel grupo de astronautas intenta llegar a la nave que los sacará del planeta uno de ellos queda atrás y lo dan por muerto. Cuando la tormenta termina descubrimos que Jason Bourne vive, perdón el astronauta Mark Watney vive. Luego de quitarse la arena de los calzones el astronauta se da cuenta que está solo en el planeta y que tendrán que pasar muchos días, incluso años, para que alguien lo rescate, por lo que tiene que solucionar problemas como el alimento, el oxígeno, el agua, y demás inconvenientes.

La película tienes su dosis de humor, su dosis sentimental y sus dosis de acción y suspenso. Decían algunos críticos pomposos que la película es un poco larga, bueno es larga si el estúpido que te toca a lado se la pasa mandando mensajes en WhatsApp o la estúpida del otro lado pidiendo crepas, palomitas, nachos, sushi y demás tragadera, porque la película en sí a mí no se me hizo larga. Uno de los mejores momentos de la película es cuando en la banda sonora podemos escuchar al maestro David Bowie cantando “Starman”, la rola entra justo en el momento indicado “like a glove”, me cae que hasta se me erizó la piel de la emoción, bueno qué quieren… joterías mías.

Los viejitos como yo deben de verla en una cómoda sala arropados con una frazada, los de espíritu más puberto seguro la van a disfrutar en IMAX 3D o incluso en las salas X4D. La recomiendo ampliamente, sin ser una obra de arte es una película bastante entretenida y bien hecha (lleva el sello de garantía de Ridley Scott, nomás).

Por último aquí les dejo al maestro Bowie cantando "Starman" ahí nomás para que se den un ligero quemón y se terminen de animar a ver "The Martian". 






Otro día con más calmita... nos leemos.