lunes, 31 de marzo de 2014

Festival Vive Latino 2014, el quinceaÑERO




Este fin de semana el Vive Latino cumplió sus XV años, y como buen evento quinceaÑERO aquello estuvo pletórico de nacadas y peladeces. Gracias a las bondades que nos ofrece el internet, la de poder estar no de cuerpo presente pero si virtualmente en algunos lugares, me puse a monitorear ese famoso evento familiar y así pude corroborar lo que ya sospechaba.

Es un hecho que al Vive Latino concurre la crema y nata de la sociedad mexicana. Es muy bonito ver tantos jóvenes reunidos ahí, a esos jóvenes que representan el futuro de este pujante país… es muy esperanzador sin duda.

Según entiendo, y he de decir que mis taras me dejan entender poco, este festival es una plataforma en la que se presentan grupos latinos de rock, y digo que entiendo poco porque la verdad no sé qué puede tener de “latino” una banda como Arcade Fire, o qué pueden tener de “rockeros” gente como Los Tigres del Norte, Cristian Castro y Laura León alias “La Tesorito”. Me quiero suponer que la participación de estos insignes “artistas” es en carácter de invitados, cosa que está bien cuando los artistas están respaldados por su talento y calidad, como sería el caso de Arcade Fire, pero cuando veo que aparecen en el escenario personajes como los Tigres del Norte, La Tesorito o el Pollito Feliz (aka El Saiote), ahí sí como que frunzo el ceño y me veo obligado a expresar a los cuatro vientos un rotundo y sonoro… “chiale”.

Si siguen apareciendo en el escenario del Vive Latino personajes como Los Ángeles Azules, Los Tigres del Norte, La Tesorito, Cristian Castro, etc., no dudo que para el próximo año veamos desfilar en alguno de los escenarios del festival a La Arrolladora Banda Limón, a las Pandora, al Coque Muñiz, a Garibaldi, a Carmela y Rafael, a Juan Torres y su Órgano Melódico, a Ricardo Ceratto o a los Hermanos Zabala, todos presentados por Raúl Velasco (desde el más allá) o Adal Ramones (desde el más acá).

Ya en serio, creo que ese insaciable deseo de OCESA de meterse cada vez mas varo a los bolsillos ha hecho que el festival se extienda a cuatro días, cosa que los ha orillado a rellenar tanto tiempo con bandas y artistas de muy cuestionable talento. Ahora bien, de que el festival es un éxito, eso que ni qué, pero yo francamente no me pararía ahí ni por equivocación, no es algo que yo disfrutaría, eso se los dejo a mis queridos paisanos “todo terreno” que aguantan machines de todo: frio, calor, lluvia, sed, hambre, aventones, jalones, arrimones, olores, cansancio, y claro, el embrutecimiento colectivo producto del abuso de las bebidas espirituosas y el cigarrito vacilador. Ahora sí que, como dijeran los clásicos: “muchachos, sígansela pasando bien y diviertansen mucho”, yo por mi parte, zafo, lo mío lo mío lo mío es la comodidad y el confort, que si le buscan, también se puede encontrar en los conciertos de rock. 

Ya stuvo banda, chido, cuidensen… ¡Y que viva el rock and roooll!











Otro día con más calmita… nos leemos. 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Los Dioses prehispánicos desconocidos



Como todos ustedes saben, bueno como la mayoría de ustedes saben, ok como pocos saben, en fin, de hecho ninguno de ustedes sabe porque no tienen por qué saberlo, uno de mis más grandes deseos reprimidos es el de haber sido un reconocido arqueólogo mexicana. Por múltiples razones esto no pudo ser, razones como: incapacidad intelectual, falta de solvencia económica, irresponsabilidad, indiferencia, y principalmente y sobre todas las otras, por esa aversión que tengo a permanecer a la intemperie bajo los inclementes rayos del sol, en posiciones sumamente incomodas, lleno de tierra, y con la inminente posibilidad de ser horriblemente atacado por arañas, víboras, tepocatas y hormigas chicatanas… en pocas palabras, lo mío lo mío lo mío es el aire acondicionado y el mullido sillón reclinable.

De cualquier modo mi deseo por conocer e investigar zonas arqueológicos y objetos prehispánicos sigue latente en mí; por eso mismo no pierdo nunca la oportunidad de hacer mis propias investigaciones basado siempre en rigurosos controles apoyados en el método científico logrando con esto resultados sencillamente sorprendentes.

A continuación pongo a su consideración los resultados de mis más recientes investigaciones enfocadas a descubrir aquellos Dioses prehispánicos que hasta la fecha han escapado al estudio y al análisis de los arqueólogos del mundo. En este caso mi trabajo como serio aspirante a arqueólogo ha sido el de descubrir el velo del desconocimiento que cubre a estas deidades para darles el justo valor e importancia que tuvieron dentro de la culturas teocráticas y politeistas prehispánicas. Espero que el resultado de mi investigación les resulte interesante (no olviden leer el texto en cada foto).












Sin más por el momento les reitero mi intención de vivir el resto de mis días consagrado al estudio y la investigación arqueológica y antropológica de estos menesteres tan interesantes; los tendré informados de los resultados que vaya arrojando mi trabajo como arqueólogo amateur.


Otro día con más calmita… nos leemos. 

domingo, 16 de marzo de 2014

Frases Jotitas 50

“No es que viva en el pasado, eres tú la que siempre vienes a mi presente”.

- said -

Sublime



Un pensamiento sublime podría ser tú en mis brazos; y como lo sublime queda y perdura, hoy te recordé en mis brazos como aquella vez, y por un momento volviste a nacer en mí, así, sublime.

Sublime, varias veces sublime, siempre sublime... solo tú.

Soñémonos.


martes, 11 de marzo de 2014

Un rapidín a Cuernavaca




En cuestión de paseos a mí me choca improvisar. Cuando salgo me gusta tener todo bajo control, planear con tiempo a dónde voy a ir, a qué hora me voy a ir, con quién voy a ir, qué voy a llevar, etc. Me gusta incluso checar hasta el pronóstico del tiempo para evitar sorpresas. Pero hay un lugar maravilloso en mi México querido que me permite improvisar, ese lugar es Cuauhnahuac, o como lo llamaron los conquistadores ”Cuernavaca”, o como lo rebautizó el barón Alexander von umboldt “La Ciudad de la Eterna Primavera”. Este maravilloso lugar, mi lugar, se encuentra tan cerca de la Ciudad de México y cuanta con un clima tan perfecto que no importa cuándo ni a qué hora decida visitarlo sé perfectamente que lo voy a encontrar como siempre... inmejorable.


Justo ayer decidí improvisar, bueno más bien mis domadoras improvisaron por mí, y como yo no sé negarles nada, ni a ellas ni a mi Cuernavaca, decidí darles gusto y nos fuimos a “La Ciudad de las Bugambilias y los Colibríes” (como la re-rebautizó el jotito de Said). 


Siempre que puedo, y siempre puedo, me voy por la libre y no por la autopistas, esto me permite saludad y convivir un rato con la madre natura, señora harto generosa que siempre complace mis sentidos. Es cierto que la autopista nos permite llegar rápido a Cuernavaca, pero también es cierto que no nos permite disfrutar del camino; ir rápidamente por la autopista equivale a hacer el amor pero saltándose las caricias y los juegos previos, y eso a mí, francamente, no me gusta. Por eso, aunque me tome más tiempo, siempre que voy a Cuernavaca tomo la carretera federal y dedico ese tiempo a escuchar música y a contemplar el paisaje. 


El camino de ida fue musicalizado por The Fab Four y el camino de regreso estuvo a cargo de Ol' Blue Eyes. Por su puesto que la música de ida fue una complacencia para mi hija que es una beatlemaniaca empedernida, y la de regreso fue una complacencia para mi Sacrosanta (madre) que es súper fan de Sinatra… y yo, como soy fan de ambos, pues no opuse resistencia. 


En “Las Mañanitas” de Cuernavaca es cierto que se come bien, muy bien, pero nada supera a unas buenas quesadillas de Tres Marías, así que luego de dar el roll oficial por el Centro de Cuernavaca evocando como siempre mis recuerdos, regresamos a comer a Tres Marías con mi intima amiga “Chabelita”, quien por cierto siempre me atiende como marques. 


Bueno, no dejen de visitar mi ciudad favorita, repito, MI CIUDAD favorita, se las presto, trátenla bien y disfrútenla, no se van a arrepentir. Para los y las que viven lejos y no tienen la suerte de conocer Cuernavaca les traje de regalo unas cuantas fotos de esta visita relámpago… prometo que algún día haré un álbum completo dedicado a Cuernavaca para que vean que chulada de ciudad.


Siempre he encontrado los quioscos sumamente atractivos por alguna
extraña razón, ¿cuál?, no lo sé, pero tienen algo que inmediatamente me
hacen caer en un estado de contemplación placentero. Este en particular
me encanta además de que me trae muchos recuerdos. Como podrán
ver, en la parte de abajo del quiosco, hay varios locales en los cuales se
venden jugos y licuados de todas las combinaciones posibles. Este era
uno de los lugares favoritos de mi papá , así que era obligada la parada para
que él se tomara un jugo de alfalfa con limón (guácala) y yo mi licuadote
de fresa (obvio). A veces en este lugar suele tocar una banda para que
los cebollines y las ciruelitas bailes danzón.

A un lado del quiosco se encuentra el Palacio de Gobierno junto con butimil
puestos en los que se pueden encontrar toda clase de golosinas, garnachas y
artesanías, o simplemente se puede uno sentar a ver pasar la vida y, en una
de esas, hasta ligar. 

Esta es una de las calles que dan al jardín del quiosco, como se puede ver
es bastante concurrida pero guarda su encanto.
Panorámica desde el Palacio de Cortes en donde se puede ver la imponente
Catedral a lo lejos.

Una de las pequeñas iglesias que se encuentran a un costado de la Catedral.


Un delicioso taco de cecina... que asesina de placer.

Las mejores quecas son las que chillan en aceite y no las de comal; estas son
las buenas aunque a mi cardiólogo opine lo contrario.

Las de "Chichi Machucada" (chicharrón prensado) son mis favoritas, repito,
tienen harta grasa así que niños no lo intenten en casa si no tienen un buen
desfibrilador a lado. 

Las quesadillas de "masa encefálica canina" (sesos) son de las favoritas de
Hannibal Lecter y de este su servidor, por lo que no puede faltar por lo menos
una en el menú. 

Mi Sacrosanta no perdona su buen pambazo compuesto, pambazo que nunca
se acaba, por lo que irremediablemente este termina en mi plato para que le de
cristiana sepultura.


Otro día con más calmita... nos leemos.

lunes, 3 de marzo de 2014

La Resaca del Oscar 2014



Como siempre mis predicciones al Oscar cero atinadas, excepto la que nunca me falla, la de que se iban a dar la aburrida de su vida; y de no ser porque en esta ocasión estaban nominados tres mexicanos, pues igual yo me hubiera dado la aburrida de mi vida.

La ceremonia como tal no me gustó nada. Independientemente que soy super fan de Ellen DeGeneres, me pareció una ceremonia completamente austera, desangelada y hasta improvisada (en mal plan). Qué tiempos aquellos en los que se presentaban grandes números musicales durante la ceremonia del Oscar, recuerdo especialmente a Michael Flatley bailando su River Dance o a los chavos de STOMP haciendo sus cosas.


Quizás le faltó a Ellen DeGeneres un guión bien escrito,
como que no le alcanzó con sus "improvisaciones".

¿Pizzas?... Ni habla, muy poca creatividad
 en la ceremonia del Oscar.


También extrañé mucho aquellos musicales con los que abría el anfitrión la ceremonia, aquellos que hacía magníficamente Billy Crystal y más recientemente Hugh Jackman.

Algo que me pareció un verdadero desperdicio fue el homenaje que le hicieron a la película “The Wizard of Oz” (El Mago de Oz) en su 75 aniversario, y es que perdieron una gran oportunidad para haber hecho algo realmente espectacular. Podrían haber hecho un número con toda la música de la película, con efectos especiales, con bailarines y coros, con una gran escenografía, con un vestuario a la altura del evento, y claro, con la presencia en el escenario de la gran Liza Minnelli quien estaba ahí presente. En lugar de eso solo subieron a la cantante Pink para que interpretara “Somewhere over the rainbow”, y aunque no lo hizo mal, ese número pudo haber sido memorable.


Dirán lo que quieran pero con Liza Minnelli hay que ponerse
de pie.
   

Por otro lado ver en el escenario a una de las mujeres más bellas de la historia del cine hecha una reverenda porquería gracias a los cirujanos plásticos y a esa terrible obsesión que tienen algunas personas por no envejecer con dignidad fue algo que me partió el corazón, me refiero por su puesto a la otrora hermosísima Kim Novak.


Moraleja: Hay que envejecer con dignidad y no así.
   

En fin, la ceremonia dejó mucho que desear, más aun que en las ceremonias pasadas recientes, pero todo esto se borró por el gusto que tuvimos los mexicanos (algunos) de ver a nuestros compatriotas siendo reconocidos allá en el gabacho. Muchos amargosos decían que no teníamos por qué alegrarnos debido a que la película “Gravity” no era una película mexicana, y la verdad es que nadie ha dicho eso; pero sí que tenemos que alegrarnos, mostrándonos menos mezquinos que de costumbre, por el éxito obtenido por mexicanos como Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubeski fuera de nuestro país.


Alfonso Cuarón.

Emmanuel Lubeski.


Haré una mención especial para los fans de Leonardo DiCaprio que quedaron tristes y desilusionados porque su gallo no ganó el Oscar a Mejor Actor, les diré a ellos que si quieren que Leonardo alguna vez sea reconocido por los miembros de la Academia como un buen actor, me lo pongan a dieta para que baje 26 kilos, o me lo hagan subir mucho de peso, o bien me lo pongan en un papel de discapacitado u homosexual, porque desgraciadamente, eso, eso es lo que valoran muchas veces los miembros de la Academia y no el talento en si de los actores... ni modo, con la pena pero así de chafa es esto del Oscar.


Leonardo DiCaprio ¿Algún día le darán el Oscar o tiene que
bajar 26 kilos para que lo pelen?


Bueno hasta aquí dejamos el tema del cine por un rato mientras nos preparamos para ver los churros de verano (Blockbusters) que tanto gustan al respetable y que dentro de pronto estarán inundando las salas de cine de nuestro querido México.



Otro día con más calmita… nos leemos.