viernes, 24 de mayo de 2013

Protectores de Animales... ¡la maaanga qué!



Por qué podemos caminar por un jardín aplastando con singular alegría a cientos de insectos y no sentimos ninguna culpa. Por qué podemos sentarnos a comer un rico desayuno con huevos, tocino y leche y no sentimos ninguna culpa. Por qué podemos meter nuestros hediondos pies en unos finos zapatos Gucci o depositar nuestros voluminosos traseros en los asientos de piel de nuestras camionetas y no sentimos ninguna culpa. Bueno, quizás porque “ojos que no ven corazón que no siente”, o también, por qué no, quizás porque todos tenemos una doble moral y una manera de ver la vida a nuestra conveniencia justificando lo que haya que justificarse.

Muchos de esos autonombrados “Defensores de Animales” no son en nada congruentes con lo que predican y solo buscan expiar sus culpas con la Vida a través de un discurso meramente mediático. Otros “Defensores de Animales” adoptan esta postura solo porque está de moda, creen que eso de ser defensor de los derechos de los animales es de gente nice, de gente bien. Pero cuántos de estos realmente lo harán por plena convicción, por un verdadero compromiso con la Vida, pero con toda, no solo con esa que está más a la vista de todos y que es la que les puede dar una buena imagen ante ciertos círculos sociales. Cuántos de todos esos molestos “gritones” y “pancheros” realmente estarán dispuestos a cambiar su estilo de vida y a renunciar a muchos de sus lujos y comodidades para realmente predicar con el ejemplo… la verdad es que yo creo que muy pocos.  

A esos gritones que se paran afuera de la Plaza de Toros o afuera del Circo Atayde o del Ringling Brothers and Barnum & Bailey para insultar y agredir a la gente que asiste a esos lugares, a ellos realmente les tiene sin cuidado lo que pasa en las azoteas de al lado de sus casas (o en las suyas propias) en donde viven perros en total abandono, a ellos les importa un pito lo que pase en las grajas de pollos mientras que puedan desayunarse sus huevos motuleños en el Vips o comerse su receta secreta en KFC, a ellos no les interesa en lo más mínimo las condiciones en la que vivió el ganado vacuno con el que se confeccionaron sus tenis Nike o sus chamarritas de piel con las que ellos pretenden adoptar un look intelectual, a ellos les importa madres si son o no felices los peces del acuario de sus hijos viviendo en una diminuta pecera de agua puerca o los pajaritos cantantes de sus mamacitas y abuelitas atrapados en esas mini jaulas, a ellos nada de eso les importa; a ellos lo que realmente les importa es hacerse ver afuera de esos espectáculos populares y masivos y no verdaderamente trabajar a favor de los animales en esa clandestinidad o anonimato que les pueden dar otras causas menos mediáticas pero sí más plausibles y dignas de encomio… como el lavar la trinche pecera de sus hijos o el liberar a los pobres pajaritos de sus mamacitas y abuelitas.






Pero afortunadamente no todos los defensores de los derechos de los animales son como estos. Hay personas que verdaderamente están involucrados con este movimiento y sí predican con el ejemplo; se convierten en vegetarianos, usas materiales sintéticos, y están al pendiente de todos los seres vivos y no solo de aquellos que son más populares y mediáticos. A este tipo de personas yo las respeto mucho e incluso las admiro aunque no comparta del todo su manera de pensar.

Y para aquellos que se creen defensores de animales solo por el hecho de que un fin de semana se organizan para hacer un “pancho” afuera de la Plaza México o de un circo, o que creen que lo son solo porque en twitter o facebook atacan espectáculos como estos, yo me permito recomendarles que comiencen dejando de tragar Big Macs, Whoppers, tacos al pastor, barbacoa, carnitas, cecina, mixotes, chicharrón, etc.; que dejen de ponerle leche a sus Zucaritas y queso a sus pizzas; que dejen de vestir artículos de piel tales como: bolsas, cinturones, zapatos, carteras, portafolios, etc,; que no vuelvan a comprar medicamentos o artículos de belleza de los laboratorios que experimentan en animales; y ya entrados en gastos, que dejen de comer frutas y verduras porque en la mayoría de los casos los campos donde se sembraron estos productos fueron arados por unos pobres bueyes a los cuales se les infringieron terribles castigos para que trabajaran. Ustedes me dirán que no es cierto, que la vida de estos animales es más feliz que la de los pobres toros de lidia o la de los elefantes en los circos… pues con la pena les digo que no es cierto. Tan fácil, los que no me crean chéquense los videos hechos por organismos internacionales serios que se dedican a proteger los derechos de los animales, ejemplo: PETA, y ahí verán en qué condiciones “viven” (entre comillas) la mayoría de los animales destinados al consumo humano: pollos, gallinas ponedoras, conejos, puercos, vacas lecheras, y por supuesto, las reses de engorda. ¡Ah! y no vayan a intentar justificar eso diciendo que son animales que se tienen que sacrificar para el consumo, porque en todo caso, los toros de lidia luego de morir en el ruedo también se destinan al consumo.

Yo no digo que una cosa esté bien y otra esté mal, o que una cosa justifique a la otra, yo solo digo que uno debe de ser congruente con lo que dice y piensa y no vivir tratando de aparentar lo que en el fondo sabe uno que no es. En el mundo animal no hay animales de primera y de segunda, tan respetable debe de ser la vida de un “carismático” oso panda o delfín, como la de un insignificante gusano de maguey o una langosta, ambas cocinadas vivas para el deleite de los tragones defensores de animales. Si van a asumir el compromiso de volverse defensores de los animales, háganlo pero de tiempo completo y no solo desde la comodidad del teclado de sus ordenadores. Vayan a hacer panchos no solo a la Plaza México o al Circo Atayde donde bien saben que los van a ver, que se van a hacer notar; no, vayan mejor a las pequeñas granjas avícolas, a los establos, a las ganaderías, a los rastros, a los laboratorios en las universidades, a las colonias populares en donde hay miles de perros en situación de calle, a todos esos lados en donde bien saben que no tendrán el foco de los medios pero si la legítima satisfacción de haber ayudado a esos indefensos animales. Luego de hacer eso, entonces sí podrán vanagloriarse de ser verdaderos Defensores de Animales; vía de mientras, con la pena, solo son unos trinches y  patéticos “pancheros” abortos de ambientalistas.


Otro día con más calmita… nos leemos.



domingo, 19 de mayo de 2013

El Matrimonio, ¿eso con qué se come?




Pues yo todavía no acabo de entender de qué se trata eso del matrimonio. ¿Se trata de llevar la fiesta en paz? ¿Se trata de amanecer todos los días con un bulto a lado? ¿Se trata de aprender a vivir entre la indiferencia y el desprecio? ¿Se trata de sustituir el maravilloso acto de hacer el amor por una simple y vulgar masturbación con el cuerpo del otro? ¿Se trata de la convivencia de dos soledades? ¿Se trata de vivir en una permanente mentira usando como pretexto a los hijos? De qué se trata, ¿alguien lo sabe?

Durante muchos años fui víctima de la “cariñosa” burla y escarnio de mis amigos y familiares quienes vivían más preocupados que yo por el hecho de que no me casaba. Ellos me ponían de ejemplo sus felices y ejemplares vidas a lado de sus parejas pensando que la mía era un infierno tan solo porque no tenía un papel expedido por el Registro Civil que justificara mi felicidad. Mis amigos y familiares se preocupaban por mi futuro, se preguntaban qué iba a ser de mí cuando estuviera viejo, quién iba a cuidar de mí cuando me enfermara, cómo iba a ser mi vida viviendo solo. Ellos todo el tiempo me alentaban para que buscara una persona con la cual pudiera compartir mi vida, la que fuera, no importaba cual, lo importante era que yo me casara para que no estuviera solo. Afortunadamente nunca les hice caso.

Hoy el tiempo ha pasado y la vida ha seguido su curso. Hoy me tocaría a mí burlarme de ellos al verlos a unos tristemente divorciados y a otros viviendo infelices a lado de una persona a la cual ya no quieren, no solo eso, a la cual han llegado incluso a odiar y aborrecer. Pero no, a mí la infelicidad de los otros no me hace más feliz. A mí me hacen feliz ver que no estoy solo, que aunque no me une a nadie un “contrato” tengo mucha gente a mi lado que me quiere, incluso que me ama. Me hace feliz el haber entendido que lo malo no es estar solo, que lo realmente malo es sentirse solo, solo aunque se viva con alguien.

Miro a mis amigos divorciados y en verdad que me da pena que sus relaciones no hayan funcionado. Y todavía me da más pena aun ver a aquellos que no han tenido todavía el valor de ponerle fin a una relación que ya se encuentra en avanzado estado de putrefacción, una relación que ya tiene mucho tiempo muerta y a la cual se aferran tan solo por miedo o comodidad. Debe de ser horrible el vivir día a día a lado de alguien al que con el tiempo le han llegado a dar la categoría de un simple mueble más en su casa.

Yo confieso abiertamente que soy una persona que sí cree en la familia como núcleo fundamental de la sociedad, no soy una persona que anda por la vida promoviendo la soltería, todo lo contrario. Sin embargo, no puedo dejar de sentir lástima por esos infiernos disfrazados de familia en los que viven algunos de mis amigos o familiares. Siento mucha tristeza cuando escucho de sus bocas aquello de que el matrimonio es sagrado y es hasta que la muerte los separe… qué no se darán cuenta que la muerte en vida ya se encargó de separarlos. Por otro lado, el usar a los hijos como pretexto para no darse la oportunidad de volver a rehacer sus vidas, de volver a ser felices, es verdaderamente penoso y triste.

Yo no digo que todos los matrimonios están condenados al fracaso, tampoco digo que sea fácil el camino en pareja hacia la felicidad, sé que hay casos extraordinarios en los que el amor ahí está igual que desde el primer día. Yo solo digo que después de todo el vivir solo no es tan malo cuando uno sabe que cuenta con el cariño y amor de tanta gente, cariño y amor incondicional, no cariño y amor por contrato.

Mientras tanto yo sigo soltero, y así seguiré hasta que la vida me sorprenda, no es algo que me tenga preocupado; que se preocupen mis amigos que tienen que lidiar con sus divorcios o con sus insoportables vidas en pareja, esas vidas de soledades acompañadas… digo.


Otro día con más calmita… nos leemos. 

jueves, 16 de mayo de 2013

Seguramente nunca lo dijeron... pero lo pensaron





Esta es una colección de frases que algunas personas nunca dijeron pero que bien las podrían haber dicho, o por lo menos... pensado.


“Depilación por laser, ¿eso qué es?”
- Frida Kahlo –

“Como que me cayó mal la comida kosher”.
- Adolf Hitler –

“Destápate unos Coolers”.
- Fabiruchis –

“Como q estoy engordando, me voy a poner a dieta”.
- Mahatma Gandhi –

“Algún día escribiré mis memorias”.
- Alois Alzheimer –

“El sordo no oye pero bien que compone”.
- Ludwig van Beethoven –

“@#$&*    %&    #&^@    *@&$+°#”.
- - Polo Polo –

“Por qué no me habrá llegado el recibo de la luz”.
- - Steve Wonder –

“Señorita por favor no se mueva o me va a quedar chueca su pintura”.
- - Pablo Picasso –

"♫♪ Rata de dos patas, te estoy hablando a ti...♫♪ ".
- Minnie Mouse -

“¿Quién trae cerillos?”.
- - Nerón –

"Aquí, donde las arañas hacen su nido".
- Mary Jane Watson -

“¡Ah chingá! ¿Alguien sabe cómo hacer una llamada con esta madre?”.
- - Steve Jobs –

“                                                            “.
- Marcel Marceau –

“A ver, te escucho, soy todo oídos”.
- Carlos Salinas de Gortari -

“El Trabajo Los Hará Libres… y nosotros jabón”.
- Auschwitz-Birkenau –

“¿Cómo dicen que murió Pedro Infante, Blanca Estela Pavón y Fanny Cano?”.
- Jenni Rivera –

“¿Pero me prometes que lo vas a borrar?”.
- Michelle Vieth –

“Espejito, espejito, ¿Quién es la más…? ¡Chín! Se volvió a romper”.
- Elba Esther Gordillo –

"Chin Pum Pan Tortillas Papas... ¿O cómo era?".
- Harry Potter -

“Siento como que estoy perdiendo el oído”.
- Vincent Van Gogh –

“¡Qué huevotes los míos!”.
- El Conejo de Pascua –

“Cuando algo se me mete a la cabeza no hay quien me lo saque”.
- Luis Donaldo Colosio –

“Hijo, la verdad es que tu naciste de un palito”.
- Geppetto –

“Doctor, la cola me huele como a pescado… ¿estaré enferma?”
- Ariel –

“¡Pichichis para la bandaaa!”
- Hugo Sánchez –

“Me choca tomar el sol, especialmente en Las Estacas”
- Conde Drácula –

“Mamá andan diciendo que tú te sientes mucho”.
- Tarzan –

“Esta noche voy a cortar a mi novia para siempre”.
- Freddy Krueger –

“Hijo, te veo muy amarillo, ¿no tendrás hepatitis?”.
- Marge Simpson –

“Tengo sed”.
- Aquaman –

“No gracias, soy alérgico a las manzanas -.
- Adán –

“Me gustaría comerte a besos”.
- Hannibal Lecter –

“El padre de mi hijo siempre se ha hecho el loco”.
- Verónica Castro –

“Nomás me echo un sueñito y nos vamos.”
- Gustavo Cerati -

“Daiana, ¿te molesto con tu IFE?”.
- Kalimba –

“¡Chin!, se me olvidaron los dinosaurios”.
- Noe –

“Creo que me voy a enfermar, amanecí como con el cuerpo cortado”.
- María Antonieta –

“A caballo regalado no se le ve colmillo”.
- Helena de Troya –

“Dice el doctor que mi estrés es porque siempre ando muy acelerado”.
- Flash -

“Para mi todos los días es Día del Niño”.
- Marcial Maciel –

“Mi vida marcha sobre ruedas”.
- Stephen Hawking –

“Me choca andar a las carreras.”
- Sergio “Checo” Pérez –

“A las estatuas de marfil, el que se mueva baila el Twis…”.
- Michael J. Fox –

“¡Chin! Lánzate en friega por un cerrajero que otra vez se me quedaron las llaves adentro”.
- San Pedro –

“Ni pedo, te me vas en friega a la Col. Doctores a buscar esta pieza porque ya se me acabaron los 6 millones de dólares”.
- Oscar Goldman –

“¡Mi casa está hecha un chiquero!”
- Porcky Pig –

“Ese wuey me tiró muy mala honda”.
- Goliat -

“Me le da una recortadita a mis patillas”.
- Oscar Pistorius –

“Chiale como que me duele aquí… ¿Será indigestión?”.
- Napoleón –

“¿No tendrán un tecito de tila?”.
- Bruce Banner –

“A ver Chuchito, ¿te quedas con tu oro, incienso y mirra o pasas a la catafixia?”.
- Javier López –

“¿Cuánto a que le doy?”.
- Lee Harvey Oswald –

“No te creas yo en el pasado me las llegué a ver muy negras”.
- Michael Jackson –


Otro día con más calmita... nos leemos.

lunes, 13 de mayo de 2013

Frases Jotitas 42


“Cuando yo voy a dormir no voy en busca de un sueño, yo ya llevo el mío puesto”.

- said - 

domingo, 5 de mayo de 2013

Frases Jotitas 41


"No hay mejor desecante que el tiempo, lo mismo seca lágrimas que corazones."

- said -