sábado, 28 de enero de 2012

In Memoriam... Kodak


La noticia fue muy triste, Kodak se declaró en banca rota, en quiebra, y así, de esa manera, toda una época llegó a su fin. Durante muchos años pude sentir la emoción de cargar mi cámara con película Kodak, de apretar el disparador, de llevar a revelar la película, y de esperar, pacientemente, el resultado de toda esa magia llamada fotografía. Los resultados siempre fueron inolvidables, no importaba la calidad de la fotografía, lo verdaderamente importante era el recuerdo que, inmediatamente venía a mi mente al ver cada una de las fotografías. 


Estas fotos son solo una muestra del resultado de la complicidad entre Kodak y yo, ojalá les gusten.


Alex con paleta, Ciudad de México.

Mi sobrina y el Tren de Chapultepec, Ciudad de México.

Valeria con bat, Monterrey.

Niña bajo la lluvia, Ciudad de México.

Cilindreros en Centro Historico, Ciudad de México.

MUNAL, Ciudad de México.

San Juan de Ulua, Veracruz.

San Juan de Ulua, Veracruz.

Torre Eiffel, Paris.

Televisa en el Terremoto del 85, Ciudad de México.

Av. Juárez en el Terremoto del 85, Ciudad de México.

Ayrton Senna en McClaren, Ciudad de México.

Jean Alesi en Ferrari, Ciudad de México.

Michel Jourdain Jr. en el Autódromo Hermanos Rodríguez, Ciudad de México.

Poniendo banderillas en La México, Ciudad de México.

Eclipse total de Sol de 1991, Ciudad de México.

Itzel jugando con botes de película Kodak, Ciudad de México.

Desde un Boing 747, algún lugar sobre el Atlántico.

Amanecer desde el tren, cerca de Guadalajara.

Rio Sena y la Conciergerie, Paris.

Fuente en la Piazza Navona, Roma.

Pavo Real en Chapultepec, Cuernavaca.

Ciervos en el Zoológico Zacango, Edo. de México.

Fumarola del Pococatepetl, Paso de Cortes.

Gongolieri, Venezia.

Bandera en el Zócalo, Ciudad de México.


Sin película Kodak esto no habría sido posible. Claro que el fotógrafo, en este caso yo, contribuyó en algo a la realización de estas fotos, pero siempre estuvo ahí a mi lado Kodak, para compartir conmigo, la milagrosa transformación de un instante… en un recuerdo entrañable.


Otro día con más calmita… nos leemos.

jueves, 26 de enero de 2012

Algo mejor que el socorrido plagio




Cuando el intelecto, el pensamiento y la creatividad tocan fondo, no hay nada como acudir puntualmente al bonito y socorrido plagio. Pero peor aun, cuando la fiaca, la pereza y la reverenda hueva también tocan fondo, el buscar a quien plagiar resulta una verdadera monserga. Por eso, en este momento en que todos esos factores no solo tacaron fondo sino que han decidido quedarse ahí hundidos en sus miasmas, no se me ocurre nada mejor que el “autoplagio”.

Así que en esta ocasión procederé a autoplagiarme, sabiendo de antemano que, en ningún momento, corro el más mínimo riesgo de ser autodemandado, y esto lo puedo afirmar, porque tengo la absoluta convicción de que soy un ser generoso y, sobre todo, a toda madre… bueno, ¡qué quieren!, así soy.   

Estos son algunos de los tweets más recientes que he publicado en mi cuenta, los pongo a su siempre amable consideración, con la única esperanza, de que… de lo que sea, total, ahí tan pal que quiera leerlos. Recuerden que la regla en twitter es un máximo de 140 caracteres, por eso las odiosas abreviaturas y demás aberraciones ortográficas (como si yo tuviera tan buena ortográfica jeje). Bueno, estos son los tweets:


¿Por q en mis tiempos no existía el termino "niño hiperquinético"?, a mí me decían "escuincle cabrón latoso y jodón".. y eso si bien me iba.

Me acabo de echar el mañanero, el primero del día, estaba calientísimo... no sé que haría sin mi café. ;)

Esto de la erupción solar creo que se quita con penicilina,.bueno, a mí me resultó para otra más canija en salva sea la parte...

Ahora que le están apareciendo hijos a Peña Nieto por todos lados, voy a reclamar su paternidad... ¡ya me estoy dejando crecer el copete!

El Gobierno dará 33 mil millones de pesos para la sequía, ¿a cuántas chelas equivale eso? ¡No olviden la botana!

Q no se apure Demián Bichir si no gana.Premio d consolación:1 premio TvNovelas,Bolsa d Dulces del Osito Montes y estrella en Plaza Galerías!

Chiale!como hacen escándalo con eso d la sequía en el norte,total, si no hay agua q tomen cerveza y no den lata. Atte.Club d los Optimistas.

Estoy convencido, el mejor vino blanco... es el tinto.

En China, Año del Dragón (Año Nuevo). En México, Año de la Rata (Año de Elecciones).

CHECKLIST: Nana, Buche, Cuerito, Costilla, Cachete, Chamorro, Maciza, Nalga (la mía), chelas... done! Todo listo para los #49ers en la #NFL

Disfrutando de mi primer día sin FB. Esto es solo el principio, mi tirada es un mes sin FB y sin ¡celular! (Niños, no lo intenten en casa)

Ojalá todos los sismos me agarraran crudo,así no los sentiría y cualquier dolor d cabeza sería culpa d la resaca y no d una viga o ladrillo.

En viernes x la noche y yo lavando mi Cookie Monster d peluche, ya no sé q soy: viejo, puto, niñote, loser, excéntrico, loco, o todo junto.

#FrasesQueArruinanUnaPrimeraCita A ver, jálame este dedo...

#FrasesQueArruinanUnaPrimeraCita Son 400 y lo del cuarto, ¡ah no!, perdón, la costumbre....

#FrasesQueArruinanUnaPrimeraCita ¿No traerás algo de Arjona en el coche?... es que neta me gusta un buen.

#FrasesQueArruinanUnaPrimeraCita ¿Te molesta si invitamos a mi mamá?

#PERMUTA: Cambio riñón meón en buen estado por boleto para concierto de Paul McCartney en Chichen Itza.

El otro día escuché decir a un proctólogo: "ayer en la fiesta me divertí como en-ano"... mmm

#unbuenbeatlemaniaco canta ♫♪ chilos yu yayaya, chilos yu yayaya, güid a lob laic dat, yu nol yu chur biglas...♫♪, aunque no sepa ingles.

#unbuenbeatlemaniaco No es "Totalmente Palacio", es "Totalmente Liverpool"!

#FrasesDePapas Carajo tú nomás estiras la mano, ¡qué crees que a mí el dinero me lo regalan!

#FrasesDePapas ¡Carajo! ya sabes que tu única obligación es estudiar.

#FrasesDePapas ¡Bájale!... ¿estás sordo o qué?

#FrasesDePapas Apaga ya esa computadora, ¡te vas a quedar ciego!

#FrasesDePapas ¡Mira nomás como vienes!

#FrasesDePapas Pendejo, no le juegues al vivo, cuando tu vas yo ya vengo.

#FrasesDePapas Siganle eh, al primero que lloré lo agarro a chingadazos.

Como se me ha hecho "largo" este día... lástima que no tengo novia, seguro hubiera quedado muy "satisfecha".

En los TT me encontré el hashtag #GoldenGlobes, me pregunto si se refieren a las tetas de Paulina Rubio.

Mañana voy a donar sangre y me siento algo nervioso e inquieto... ¿será el famoso Síndrome Premenstrual?

Yo no voy a quitar mi árbol de navidad porque quiero cooperar solidariamente en contra de la deforestación de la especie Naviplastic!

#peoplechoiceaward Lea Michelle le ganó a sus demás compañeras tan solo... ¡por una nariz!

#UnUsoparalaEsteladeLuz para romper el record de los Voladores de Papantla más "mareados" del mundo!

#PalabrasQueDuelen ¿Tendrás vaselina?

#PalabrasQueDuelen "Nomás la puntita, te lo prometo"

¡Ya lo decreté!... no vuelvo a decretar nada, eso es una jalada.

#DeReyesQuiero solo el oro, el incienso y la mirra por mí que se la den a cualquier trinche brujo del Mercado de Sonora.

#DeReyesQuiero el Certificado de Defunción de Ricardo Arjona engrapado al de Israel Jaitovich... si, aunque me condene.

Cuando alguien dice: “los mirones son de palo”, ¿será que está acusando indirectamente a Pinocho de ser voyerista?


Bueno, hasta aquí, tampoco se trata de torturarlos con tanta necedad, seguro que ya habrá otra oportunidad para compartir más de mis oligofrénicos tweets con ustedes.


Otro día con más calmita… nos leemos, ya sea en twitter o aquí.

domingo, 22 de enero de 2012

Frase Cele bral 21



Cuando eres joven, las erecciones involuntarias son inevitables. Cuando tienes mi edad, los recuerdos involuntarios también lo son. Y hoy ando… cachondamente nostálgico.

- said - 

Frases Jotitas 27

Es tan fácil traerte a mí todas las noches. Lo difícil, lo realmente difícil, es dejarte ir para poder despertar.

- said - 

miércoles, 18 de enero de 2012

No sean "sangrones" y donen sangre




A nadie se le niega un vaso de agua, y mucho menos, 480 ml. de sangre, claro, a menos que se trate de un vampirito puberto metrosexual de esos que me caen en la puntita de la “estaca” (para mayor información favor de remitirse a la película “Crepúsculo”).

Pues bien, resulta que hace apenas un par de días, motivado por mi espíritu altruista y sangrón, me dirigí en compañía de mi hermano al banco de sangre para hacer un generoso y colorado deposito en especie. Pues bien amigos lectores, si ustedes me lo permiten, me voy a tomar la libertad de compartir con ustedes esta bonita y satisfactoria experiencia.

La recomendación antes de donar fue que, un día antes, había que dormir bien, mínimo unas ocho horas. Por su puesto que esto no pasó, esa incomodidad y nerviosismo propia del solo hecho de saber que a uno le van a exprimir un bueno chorro de “jugo” A positivo, aunado al pavor que le tengo a las trinches agujas, ocasionaron que no pudiera cerrar el ojo y dormir como generalmente lo hago, a nalga suelta. Es cierto que no es la primera vez que comparto mi maravilloso y codiciado liquido hemático azul con otro buen samaritano, pero la verdad es que ya tenía mucho que no lo hacía y, como quiera, a mi avanzada y putrefacta edad, pues como que a uno se le arruga más el valor. Mi hermano, que era la primera vez que acudía a donar sangre, ya se imaginarán que iba el doble de nervioso que yo.

Nuestro primer acercamiento con la institución receptora de nuestra sangre, fue a través de una señorita (damita) muy amable la cual nos hizo llegar un elaborado cuestionario. En dicho cuestionario venían preguntas obvias relacionadas con la salud y los posibles contagios que pudieran poner en riesgo la salud o la vida de la persona que iba a recibir la sangre. Hasta este punto no tuvimos ninguna bronca mi hermano y yo.

Una vez resuelto el cuestionario, la señorita del mostrador nos mandó a “Signos Vitales” para poder seguir con el proceso. Ya adentro, una enfermera de digamos “vetusta edad”, me subió a su bascula (cual res en el rastro) para pesarme y medirme. Cuando vi la cantidad de kilos que apuntó en mi hojita, inmediatamente insistí en sobornarla para que me hiciera una rebajita, a lo cual ella celosamente se negó. Ni hablar, eso pasa cuando uno tiene más de cuatro años de no pesarse, o sea, cuatro años de que le valga a uno madres el peso.

De la báscula me invito a tomar asiento, para instantes después, proceder a tomarme la presión y la temperatura. Aquí si salí bien, o sea que mis llantas estaban infladas a la presión correcta y mi temperatura estaba como siempre… “cachonda”. Por otro lado, mi hermano, hombre siempre preocupado por su salud, esclavo de las dietas y el ejercicio, igual se llevó tremenda sorpresa al salir de la báscula, ni hablar, “nos estamos poniendo viejos Don Susanito”.

Salimos del cubículo llamado “Signos Vitales” para pasar al mostrador de “Registro”. En esta ocasión fuimos atendidos por un mozuelo que, igual, de manera muy amable, siguió con más cuestionamientos personales. Para este momento ya comenzaba a incomodarme toda esa información que estaban recabando de mi persona, de haber sido yo el “Chapo”, creo que los hubiera tenido que invitar a abandonar esta vida, porque definitivamente, ya “sabían demasiado”. Y por si eso fuera poco, el mozuelo en cuestión me pidió que diera un paso atrás para tomarme una foto y que pusiera mi dedo índice en su aparatejo computarizado para registra mi huella dactilar. Listo, ahora si ya había quedado literalmente “fichado”, tan solo faltó que me pidieran una muestra de semen nomás para completar mis datos personales.

Me dieron una etiqueta con código de barras para que le la pusiera a la altura de la bolsa de la camisa, en ese momento me sentí como si fuera una rica pieza de jamón del departamento de Carnisalchichoneria de la Comer antes de ser escaneada en la caja 8. Instantes después, de “Registro” me mandaron a “Toma de Muestra”. Ahí fue cuando ya comencé a sentir pasos y lo que se conoce científicamente como “ñañaras”, y es que sabía que el encuentro con la trinche aguja ya era inevitable.

Afortunadamente para mí, la mujer enfundada en impecable bata blanca que me recibió en “Toma de Muestra”, estaba bastante apta para el consumo humano, estaba como para el hijo de mi apá (y no precisamente mi hermano). Esta simpática y atractiva mujer me invitó a sentarme en algo parecido a un cómodo reposet al tiempo que me amarraba los brazos con unas ligas. Yo que soy un sucio, cochino y libinopútrido, por un momento pensé que íbamos a jugar al “Bondage” tal y como lo he visto en esas educativas peliculillas XXX que suelo ver con fines didácticos… pero no, la verdad es que solo quería que se me saltaran las venas para dejar caer su estoque sobre mi frágil y desnudo bracito. La doctora sádica, luego de hacer la cruz, se tiró a matar en la bonita suerte del “volapié” y consiguió meter todo el estoque hasta tocar pelo y en todo lo alto. La verdad es que no me dolió tanto, nomás tantito. Así que yo estoico, aguanté como machín que soy, hasta que la doctora terminó de sacar las pequeñas muestras de sangre para llevarlas a analizar. He de decirles que al terminar, ni un trinche besito me dio, ¡vaya!, ni una paletita siquiera por haberme portando bien y no haber llorado, así que me fui de ahí indignado y con ganas de no volverla a ver.  

Llegué con mi brazo agujerado a otro mostrador en donde me indicaron a cual consultorio iba a pasar. A mi hermano le toco el 2 y a mí el 3. Y ahí estábamos los dos, ambos con ojos Remi y con ganas de llorar mientras sosteníamos el algodoncito que impedía que literalmente nos “vaciáramos”. Mi hermano pasó primero con un doctor y unos minutos después a mí me llamó una doctora.

Ya adentro del consultorio la doctora me hizo abrir la boca para meterme un Paleta Mágnum de Almendras, pero sin paleta ni almendras, o sea solo el puro trinche palito. Me revisó minuciosamente la boca como si yo fuera un vulgar caballo en venta. Luego con su frío estetoscopio escuchó el chuntata de mi corazón el cual no desafinó. Afortunadamente no me hizo desnudarme detrás del biombo porque la verdad es que yo soy harto penoso, además de que como en ese día no encontré calzones limpios tuve que usar mi “tarzanera” de leopardo que guardo solo para ciertas ocasiones especiales. Cuando terminó de auscultarme, siguió, ¿con qué creen?... ¡con más preguntas! Ni modo, a contestar todo. Me hizo preguntas creo que para ver que tan buena memoria tenía, porque me preguntó que cuando había sido la última vez que había tenido relaciones sexuales, y yo, haciendo alarde de mi estupenda memoria, ¡respondí! Por su puesto que la doctora no daba crédito, seguro pensó que la engañaba, es que, ¡cómo es posible que este pedazo de hombre haya estado desperdiciado tanto tiempo sin untarle manteca a la galleta!, pero ni hablar, así es y que le vamos a hacer.

De pronto me hizo una pregunta que si medio me incomodó; me preguntó si yo había tenido relaciones de alto riesgo, como las relaciones homosexuales. La verdad es que no sé que opine mi querida comunidad gay al respecto, pero a mí me pareció medio discriminatoria y prejuiciosa la pregunta. Es que dan por hecho que los homosexuales son más propensos a contraer enfermedades de transmisión sexual, seguramente, por las relaciones anales. Pero que no sabrán que las relaciones anales también se pueden dar entre parejas heterosexuales. En ningún momento me preguntó por relaciones anales, sin embargo sí por relaciones homosexuales. También me preguntó si últimamente había tenido sexo con prostitutas, como si el hecho de que una damita te cobre una lana por aflojar el puerquecito las convierta en automático en personas de alto riesgo. Es más, yo tengo unas amigas que no cobran y son más facilitas que la tabla de uno, promiscuas hasta decir ¡yeah! Pero en fin, yo seguí respondiéndole con toda educación y respeto, incluso cuando insinuó que yo le metía a la “mostaza” tan solo porque me vio los ojos bien rojotes, claro, por no haber dormido bien la noche anterior y no por andarle quemando las patas al diablo.

Bueno, al terminar la entrevista, creo que la doctora ya tenía la suficiente información para escribir “La Biografía No Autorizada de Said”… ánimas que no lo haga, y si lo hace, pues que se moche con las regalías.

Finalmente la doctora me mandó al área de “Sangrado”... ¡gulp! Antes me dijo que tenía que pasar a la cafetería a tomar algo de jugo o café. Cuando llegué a la cafetería mi hermano ya había pasado a “Sangrado”. El encargado me mostró el contenedor de café y el de jugo, yo pregunté por el de “valor”, y es que un tercer contenedor con tequilita añejo pa’ darse valor no hubiera estado mal. Total, me tomé un par de vasos de jugo de naranja (trinche Tang) y me encaminé al área de “Sangrado”. De por si uno ya va nervioso y luego le ponen a ese lugar ese nombre, ¡pues más pior!, digo, que les hubiera costeado ponerle al área de "Sangrado" otro nombre, por ejemplo: “Ordeña” o “Chorreado”.

Al entrar a “Sangrado”, me percaté (como dicen los polis), que mi hermano de sangre sangraba, sangraba sangre en una cómoda sillota reclinable al igual que unos ocho “sangrones” más. Otra mujer en bata blanca, llamémosle doctora, me recibió y me asignó la sillota número 7. Una vez ya recostado dirigí mi vista hacia el techo, no querría, por ningún motivo, ver ese horrible liquido rojo que tanto miedo me da y que hace que el santuario de mariposas monarcas que vive en mi estomago revolotee a todo lo que da. De pronto se acercó a mí un hombre en bata blanca, en este caso llamémosle doctor, y luego de hacer el ritual de la ligota, procedió a pincharme con su maldita aguja. Así, poco a poco, paciente, sumiso, estuve tendido en la sillota mientras comenzaron a ordeñarme los malditos vampiros esos. De vez en vez y de reojo, volteaba hacia donde se encontraba mi hermano para ver si él ya había terminado. Lo mismo hacía con el monito que tenía a mi derecha, era una especie de competencia para ver quien terminaba primero, algo parecido a cuando uno va a hacer de la chis en un antro, “el último en salir de los mingitorios es vieja… y además tiene problemas de próstata”. En eso estaba cuando, un trinche “bip” llamó mi atención y la del hombre de blanco. El buen galeno se acercó a mí y al aparatejo succionador posicionador y mimetizador de sangre ¡muaja! e inmediatamente le pregunté - ¿Cómo voy doctor? -, a lo que él contestó – muy bien, ya terminamos -. ¡Qué!, no lo podía creer, les gané a mi hermano y a todos los “sangrones” del lugar.

Una vez que me desenchufaron la tripa y que poco a poco me reincorporé a mi vertical posición Homo erectus, procedí a hacer mutis del lugar no sin antes acercarme a mi hermano para ver como iba. El mio fratello me dijo que ya casi terminaba, así que yo le dije que lo esperaba en la cafetería en donde aguardaba por mí un sustancioso y obligatorio desayuno. Ya en la cafetería entregué mi vale el cual catafixié por mi lonchibon, tal y como si hubiera ido de acarreado a un “mitin” del Peje. La charolita que me entregaron contenía los siguientes manjares: un “changüis” de jamón de tres pisos con queso y jalapeños a discreción, una jugosa manzana modelo Blancanieves, una vibrante “jaletina” de limón verdota y un refrescante Boing de medio litro para evitar la desvielada. Tomé mi charolita, me senté a lado de otros comensales, y luego de saludarlos, comencé a jambar con singular alegría.

En eso estaba, cuando veo venir a lo lejos a mi hermano. Luego de que le hice la obligada burla por la tardanza, el aguantando vara, se sentó junto a mí, y se dispuso también a ingerir sus sagrados alimentos. De pronto, mi adorado hermanito comenzó a mostrar sus hasta ahora desconocidazas habilidades camaleónicas de X-Men, comenzó por cambiar el tono de su cara a color amarillo Simpson, para luego seguir por toda una gama de tonalidades pálidas hasta acabar en un impresionante blanco Gasparín. Instantes después, me dijo – Said, consígueme un algodón con alcohol porque me estoy sintiendo mal -. Neta que nunca he entendido porque carajos cuando alguien se marea le dan a oler alcohol, según mi basta experiencia de dipsómano decente, el alcohol como el mar… ¡marea! Pero bueno, intente calmarlo para que no se pusiera más nervioso de lo que ya estaba, le dije que se tomara el jugo rápido para ver si así se sentía mejor, pero como vi que estaba a punto de dar el perrazo, pues no me quedó de otra más que gritar como vieja histérica ¡heeelp!

El primero en acudir a mi llamado de auxilio fue el caballero encargado de dar las charolitas que, pa’ pronto, acercó una camilla y, entre él y yo, acostamos a mi hermano antes de que pasara a visitar el suelo en graciosa caída libre. Una mujer que platicaba con él, salió como “pedo por ventana” (parafraseando a mi pelada abuela) en busca de un doctor, labor sencilla considerando que estábamos en un hospital. En lo que llegaba una doctora, el buen hombre ya le había levantado los pies y lo estaba haciendo respirar lentamente. Al llegar la doctora, rápido checó su corazón y le dijo que hiciera lo mismo que le había indicado Mr. Changüis. Poco a poco “El Camaleón” regresó a su color original y recobró el sentido. Y ahí estuvimos, charlando un buen rato con Mr. Changüis en lo que mi hermano terminaba de reponerse. ¡Gracias Mr. Changüis!

Finalmente pasamos por nuestras constancias de donación y salimos del nosocomio, ambos satisfechos y ambos asustadotes por el camaleonazo. Saben, ya fuera de broma, es padre donar sangre, es una manera muy sencilla de donar vida. Cuando tengan la bonita oportunidad de hacerlo, por favor, no lo duden ni tantito, dense ese lujo. Les garantizo que si siguen las instrucciones no les va a pasar lo que le pasó a mi hermano “El Camaleón”, eso solo pasa cuando uno no duerme ni come bien. Yo, como les digo, ya lo he hecho en varias ocasiones y la verdad que es muy satisfactorio. Además, cada vez que salgo de ahí luego de donar mi sangre, pues me siento menos “sangrón” y por lo tanto, más simpático.


Otro día con más calmita… nos leemos.



sábado, 14 de enero de 2012

El Deslumbrón de la Estela de Luz




Finalmente y luego de una “pequeñísima” demora de casi un año cuatro meses, nuestro flamante y espurio Preciso inauguró en importante avenida de la Ciudad de México la Estela de Luz. Este imponente “menumento” erigido para conmemorar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, como todos sabemos, tuvo ciertos problemillas a la hora de las sumas. El costo presupuestado para este proyecto, digamos que se tuvo que “reajustar”, claro, como siempre ocurre en estos casos, hacia arriba y no hacia abajo. Lo que originalmente iba a costar “un chingo”, al final resultó costando más de “dos chingos”, o sea, más del doble. Y como lo que al parecer le sobra a este país es billete, pues nadie tuvo mayor bronca en pagar lo que se dejaron pedir los encargados de terminar el proyecto con tal de verlo terminado.

La inauguración de la “Estelita de Lucha” estuvo harto lustrosa. La fecha se tuvo que adelantar un día para evitar que la bola de pelados que no estaban de acuerdo con el monumento hicieran acto de presencia para protestar al más puro estilo de la prole, cosa que obvio, hubiera podido deslucir el evento. Por ello se les citó a todos los involucrados a un ensaño general vistiendo sus mejores garritas, sin que estos supieran, que finalmente no se trataba de un ensaño general sino de la inauguración oficial a cargo del Presidente de la República. La llegada de Felipillo sorprendió a la mayoría de los ahí presentes. Finalmente, así fue como se dio este guapachoso evento, a escondiditas, ¡ah, pero eso sí!, con harta música, luz y cuete.

Las criticas no se hicieron esperar, la mayoría de los mexicanos se indignaron (yo me incluyo). Criticaron no solo la corrupción involucrada en la construcción de la “Estelita de Lucha”, sino también, el resultado final de esta. Para algunos arquitectos doctos en el asunto, este monumento no era la mejor opción de todas las presentadas, aseguran que se puedo haber optado por algo mejor. Muchos insisten en que construir monumentos para conmemorar algo ya está definitivamente “demodé”, lo de hoy es construir cosas que tengan algún uso importante y más práctico para la sociedad, por ejemplo: una biblioteca, un parque, un hospital, un puente, etc.

En fin, que las criticas a la “Estelita de Lucha” fueron, y siguen siendo, muchas. Pero yo que no tengo nada mejor que hacer que andar elucubrando tarugada y media en mi cerebro, estaba pensando que al fin de cuentas la Estela de Luz nos refleja perfectamente como sociedad que somos. En este país todos somos impuntuales e informales, nomás échenle un poco de memoria y piensen en cuantos entuertos y muinas han hecho cuando alguien les queda mal con la hora o la fecha: el mecánico, el sastre, el albañil, el carpintero, o incluso el arquitecto, el abogado, el diputado, el senador, etc. ¿Cuántas veces nos citan con hasta una hora de anticipación a la misa de una boda o unos XV años porque la gente ya da por hecho que nadie va a llegar a la hora señalada? Yo mismo me he tenido que disculpar e incomodar por llegar a tiempo a una reunión porque el anfitrión apenas se iba a meter a bañar. Entonces, ¿por qué nos sorprende que no haya estado a tiempo la tripa iluminada esa? Además y por otro lado, ¿cuántas personas conocemos que traen el último modelo de iPhone pero no tienen ni en que caerse muertos? De nuevo, entonces ¿qué nos sorprende que haya un dispendio tan a lo tarugo si así somos la mayoría de los mexicanos? Claro, una cosa es lo que hagamos con nuestro dinero y otra muy diferente lo que se hace con el dinero de nuestros impuestos.

Yo pienso que la “Estelita de Lucha” será recordada como el monumento a la corrupción por los siglos de los siglos, Amén. Pero también pienso que se va a convertir en el punto de encuentro del popolo cuando haya que festejar algo. Segurito que allí van a converger todos los que ávidos de chorcha busquen festejar, por ejemplo, la llegada del Año Nuevo. Pronostico que poco a poco el noble y olvidadizo pueblo mexicano ira adoptando este monumento como suyo y más tarde que temprano terminará por encariñarse con el, sino… al tiempo.

En fin, el gasto ya se hizo y no nos queda más que disfrutar de la “Estelita de Lucha”. Seguramente seguirá habiendo muchas carencias en nuestra ciudad y en nuestro país, pero ahora, y gracias a la Estela, podremos verlas con mayor claridad gracias a toda esa lucesota que produce el bonito monumento. Ya lo dice el viejo y conocido refrán: “Estela de Luz de la calle… oscuridad de tu casa”.


Otro día con más calmita… nos leemos.

miércoles, 11 de enero de 2012

Todos sobre el troglodita Miguel Sacal


El Troglodita Miguel Sacal Smeke.


Bueno, ya todos vimos y nos indignamos con el video del troglodita de Polanco, el tal Miguel Sacal Smeke que golpeó salvajemente al valet parking Hugo Vega Flores al más puro estilo de Pacquiao. Pues bien, ahora nos toca ponernos las pilas, no basta con haber hecho tremenda muina y entuerto, debemos reaccionar como sociedad que se supone que somos.

Ok, las leyes en México son muy laxas, las autoridades corruptas y los jueces sucumben con facilidad a las influencias y el billete, pero eso no quita que nosotros podamos hacer lo que no hace el sistema, o sea, joder al que jode.

Por todo ello, me permito conminarlos, o sea, invitarlos a joder al tal Miguel Sacal en donde más le duela, el bolsillo. Para ello les voy a pedir que NADIE COMPRE NADA EN ESTOS LUGARES:

- Vértigo Boutique
- Grupo Industrial Nino
- Nino Collection
- Sacalli
- Nino Sacalli

Estos changarros están ubicados en Presidente Masaryk, Perisur y Centro Comercial Santa Fe. Ahí les encargo, corran la voz, ya saben: “hoy por ti, mañana por mí”.


Otro día con más calmita… nos leemos.

martes, 10 de enero de 2012

Frases Jotitas 26


“Te amo, siempre te he amado… siempre te amaré”. Cuando esto sale de mi boca es porque realmente lo digo, pero cuando sale de mis ojos, es porque realmente lo siento. ¿Puedes verlo?, mis ojos lo gritan todo el tiempo.

- said -

viernes, 6 de enero de 2012

La cartita a los Reyes Magos de mi hija


Ayer la labregona de mi hija me pidió que le comprara un lindo globo para mandar su cartita a los Reyes Magos, yo que soy un puñadito de virtudes y un facilito, cedí inmediatamente a los deseos de mi puberta hija y gustoso me aboqué a conseguirle su globote para su carta. Luego de recorrer varios sitios y de padecer la consabida monserga del tráfico, finalmente, en un parque, encontré al trinche globero al cual le compré un esférico y rechonchete globo rosa de 20 pesotes.

Una vez que el orgullo de mi nepotismo tuvo en sus manos su globo, su inquietud y desesperación, como por arte de magia, desapareció, o sea, dejó de joder. Instantes después, nos pasamos a retirar del lugar y me dirigí hacia la Domus Saidiana a donde nos esperaba una bonita película y palomitas a granel listas para pasar la tarde-noche en la siempre agradable compañía de ambos.

Todo iba muy bien hasta que, al bajar de mi hermoso y fiel Corcel Negro, el globo que yo tenía en mis manos rozó accidentalmente el techo de la cochera y ¡tómala barbón!.. hizo ¡pun! Luego del susto y de cerciorarme que mis calzones aun estaban limpios y en buenas condiciones, procedí a disculparme con mi hija que, en automático, puso su carota de puchero. Su mirada inquisidora se clavó fijamente en mí y, sin el menor miramiento, buscó hacerme sentir culpable de aquel desafortunado accidente. Lo más correcto hubiera sido regresar al dichoso parque por otro globo, pero, tanto la “fiaca” de mi hija como la mía propia, pudieron más y tomamos la sabia decisión de dejar en el olvido la idea de mandarle la cartita a los Reyes Magos vía globo, después de todo, en mis tiempos las cartas se ponían dentro del zapato y listo, así les llegaban a sus majestades sin mayor bronca. La tarde-noche siguió su curso y nosotros disfrutamos de nuestra “fiaca” viendo una peli y comiendo palomitas, hasta que ya entrada la noche, la fui a dejar a su casa y me despedí de ella con un cariñoso beso-apapacho.





El globo segundos antes de estallar.




Hoy me enteré muy temprano que mi hija finalmente no se quedó con las ganas de hacer su carta a los Reyes Magos, solo que en lugar de usar un bonito papel couche blanco para hacerla, la muy endina hizo uso del pachoncito y redactó su epistolar misiva en vil papel del baño. No sé si pretendía mandarla vía drenaje profundo o que, pero la verdad es que lo que me encantó fue el contenido de la misma. Yo que soy un partidario del “compartir”, pues aquí está la carta de mi hija a los Reyes Magos escrita en un hermoso y original pergamino marca “Charmin”… ¡ánimas que les guste!








Ven porque me cae tan bien mi hija, después de todo, es la buena onda, claro, esto se los dice su servidor… Papá Cuervo.


Otro día con más calmita… nos leemos.

jueves, 5 de enero de 2012

Y tú ¿qué le pediste a los Reyes?




Antes los niños pedían juguetes, pedíamos, hoy en cambio, piden lo último en “gadgets”. Son otros tiempos, lo acepto, lo entiendo, y la verdad no quiero sonar como el típico viejito cascarrabias que dice: “los tiempos pasados fueron mejores”, pero es que sí… ¡los tiempos pasados fueron mejores!

En mis cartas a los Reyes Magos se hablaba de juguetes: muñecos Madelman, bicicletas Vagabundo, castillos Exin, patines de baleros, Avalanchas, o incluso, simples pelotas, canicas, matatenas, etc. Hoy los niños ya no piensan en juguetes, quieren lo mismo que los grandes, y de preferencia, de mejor calidad y marca. En sus cartas a los Reyes Magos los mocosos se dejan pedir: que el celular, que la tableta, que el iPod, que la computadora, que el video juego de moda con su respectiva pantalla LCD de mínimo 40 pulgadas, etc.

Por su puesto que en esta "boyante" economía en la que se encuentra nuestro país, seguramente los Reyes Magos estarán pariendo chayotes esta noche buscando satisfacer los exigentes deseos de los bien portados escuincles. Como sea, la magia se realiza, ¡ah!, porque de que hay magia en esto, ¡hay magia! Y es que, por más sencillo que sea el regalito que reciba el crío, el simple hecho de saber que esa pelota o muñeca apareció prácticamente de la nada, hace que esto se convierta en la cosa más maravillosa e increíble del mundo.

Lo cierto es que ningún niño se debe de quedar sin recibir por lo menos unos dulces el día de Reyes. Si en nuestras manos está el poder hacer feliz a un niño en la mañana del 6 de enero, pues no debemos de dejar pasar esa bonita oportunidad. Esa mirada tan especial que aparece en el rostro de un niño al descubrir que junto a su zapato hay un regalo producto de tres seres mágicos, sencillamente, no tiene precio.  

Bueno amigos lectores, ahí les encargo, si tienen la fortuna y el privilegio de poder provocar esa mirada en un niño… háganlo, creanme, la satisfacción es mucha. Feliz día de Reyes a todos y… ¡a dormirse temprano para que lleguen los Reyes Magos!


Otro día con más calmita… nos leemos.