sábado, 30 de abril de 2011

A la rorro niño...

¿Verdad que todos los bebes son bonitos, que no hay uno solo feo?… pues ¡mentira!

No hay nada que me choque más en esta trinche vida que ir a visitar a una amiga recién parida. Tener que pasar por toda la monserga esa del ¿quieres conocer al bebe?... ¡como para qué! Todos los bebes son iguales, hinchados como si hubieran sufrido una sobredosis de cortisona, rojos cual salchichas hervidas y generalmente llenos de pelos por todos lados. Yo he visto niños tan feos que de plano no sabes si darles un dulce o un plátano. Niños que ni el mismísimo padre Marcial Maciel o Succar Kuri se hubieran animado a hacerles una caricia. Niños que si a mí me hubieran dado a escoger en el hospital, hubiera preferido quedarme con la placenta que con el bebe. Sí, ya sé, son comentarios muy crueles, pero es la verdad, lo siento, con la pena, pero todos los bebes son feos por lo menos hasta los tres meses (sin excepción).




Cada vez que recibo una llamada o alguien me da la nueva de que ya nació el bebe de “fulanita”, comienzo a padecer la feliz noticia. Y es que sé, que de un momento a otro, se espera que yo haga acto de presencia para darle la formal bienvenida al mocoso.

Para esto se acostumbra a no llegar con las manos vacías, hay que llegar con una buena cuelga para el recién nacido. ¿Qué se le puede regalar a un niño?... ¿Una caja de arena? ¿Una correa para que lo saquen a pasear? ¿Una esfera de plástico para que camine por la sala? No verdad, hay que comprarle: que el móvil para la cuna, que el monitor, que el moisés, que el kit completo de baño, que la sillita para el coche, que el bambineto, que la carriola, que el esterilizador, etc. Todo eso cuesta una lana y pues como yo ni participe en el bonito acto de la concepción (apareamiento), no veo realmente porque yo tenga que erogar una fuerte suma en ese ente producto de la lujuria de sus padres. Pero ni modo, uno no se escapa del regalito, por lo que hay que ir a Liverpool o al Palacio a buscar lo más barato. Generalmente uno comienza con el clásico cobertor Baby Mink o un mameluco, pero luego de ver los precios, uno opta por algo todavía más barato. Y así sigue uno en busca de la mejor oferta hasta terminar comprando una trinche mordedera, un babero o una sonaja de 200 pesos, ¡ah pero eso sí! pedimos que nos lo envuelvan para regalo para que se note que lo compramos en Liverpool o el Palacio y no en el puesto de algún tianguis rascuache. Por cierto, tener una tía viejita a la cual le guste eso de la tejida ¡es harto útil!, porque no falta que tenga por ahí una chambrita que nos venda o incluso nos regale para salir del apuro en friega.

Ya con regalo en mano hacemos acto de presencia en el hospital. Si tenemos suerte, el orgulloso padre nos llevará hasta el área de cuneros a conocer al vástago. Ahí, entre muchos recién nacidos, nos señalará el suyo. Es inevitable pensar en sugerirle al padre de la criatura que le ofrezca una lana a la enfermera para que se lo cambie por uno menos feo, pero la prudencia siempre nos obliga a callarnos la bocota. Además, no tiene caso, porque todos los niños del cunero parece que hubieran alcanzado el doceavo round con el campeón Manny Pacquiao, porque todos están completamente hinchados y con los ojos cerrados. Sin embargo, hay algo todavía peor que ir a conocer al niño a los cuneros, y es el conocer al bebe en el cuarto del hospital, sobre todo si al llegar nos encontramos con que la parida está amamantando al angelito. Y es que hay damitas que conservan un poco de pudor y se cubren con algún trapito sus senos, pero hay otras más desinhibidas que orgullosas muestran a todo mundo sus lactosas y descolocadas mamas. Cuando un caballero como yo se topa con una estampa como esta, no sabe pa’ donde carajos voltear, si para la ventana, la tele o el suero que cuelga del pedestal. Y todavía para acabarla de amolar, no falta el papá poco sutil que insiste para que volteemos a ver al baby diciendo: “míralo, ¿no está precioso mi hijo?”. La verdad a mí me causa mucho escozor esa imagen de la madre amamantando a su hijo, sí, ya sé que es un acto que encierra mucho amor, pero nel, la verdad, yo paso. Y es que, inevitablemente después de ver eso, le agarro una especie de aversión a las boobies de las mujeres y paso días sin desear siquiera tocar alguna, como que siento que son terrenos en los que no me debo de meter, terrenos que le corresponden a otra personita; dicho en pocas palabras, mi libido es asesinado cruelmente por esa imagen que queda grabada en mi mente por mucho tiempo.

Pero basta de hablar de mamadas (mamada: acción de succionar y extraer la leche de los pechos). Les decía que hay padres que insisten en que caigamos en contemplación ante sus hijos. ¡Digo!, basta con echarles una miradita, no es necesario hacer contacto visual con ellos por mucho tiempo. Sin embargo, los padres insisten: “pero mira, no es un amor”. Luego de verlos unos minutos, la verdad resulta sumamente aburrido seguir viéndolos, a esa edad son más aburridos que un tren parado, no hacen nada más que dormir o comer (¡ah! y descomer también). Y luego viene la clásica pregunta tonta de alguno de los padres: “a ver, dinos, ¿a quién se parece?”… ¡qué onda! ¡Cómo esperan que uno le encuentre parecido a uno de ellos!, de echo a esa edad no parecen ni siquiera seres humanos, menos se podría afirmar que se parecen a alguno de los padres o los abuelos. En fin, uno les da un rato coba como decía mi abuela y espera paciente a que termine el martirio, para finalmente poder hacer mutis del hospital.




Lo mejor es conocer a estos engendros una vez que ya se encuentran madre y crío en casa. Para esto ya pasaron algunos días y los niños han comenzado a tomar un poco de forma humana, por lo que ya no es tan fuerte el shock al verlos por primera vez. En los primeros días lo niños crecen a un ritmo indiscriminado (o sea cabrón). Además, muchos de esos bebes, parece que ya se hubieran comido la famosa torta que traen todos bajo el brazo, bueno la torta y varias pizzas más, porque engordan tanto que ya luego ni los ojos se les ven de tanto cachete. Luego, todo ese pelo-pelusa que tenían al nacer, se les cae y quedan más pelones y pelonas que el buen Kojak. Lo chistoso es que las mamás siempre hacen hasta lo imposible por ponerles algo en la cabeza, sobre todo sin son niñas, así que les pegan, aunque sea con “masquin”, algún adornito coquetón en sus calvas, cosa que las hace verse sumamente ridículas.

A los pocos días los orgullosos padres comienzan a encontrar grandes habilidades en sus hijos, creen que están llenos de talento para hacer “monería y media”. Y ahí lo tienen a uno media horata esperando a que el trinche escuincle haga ojitos, o mande un beso, o haga cara de enojado. Esto generalmente nunca pasa, ¡ah! pero la gracia que no les falla a los neonatos, es cuando ensuciar su pañal de algo sumamente asqueroso, algo casi radioactivo, algo que se podría considerar incluso “una arma química de destrucción masiva”. Las mamás con un poco de educación se disculpan y van a otra habitación a cambiar al niño, pero otras más quitadas de la pena, conchudotas, realizan este escalofriante acto de cambio de pañal, casi en la cara de uno, dejando de nuevo una imagen (ahora escatológica) que difícilmente olvidaremos por un buen rato.

Pero el tiempo pasa y algo increíble sucede, de pronto, la metamorfosis tiene lugar y todos esos engendros amorfos llamados bebes se transforman en adorables niños, en angelitos prestados por Dios para darle sentido a nuestras vidas. Los niños nos dan la fuerza para seguir y son la esperanza de un futuro mejor. Los niños, sin querer, nos muestran el ejemplo de una vida sencilla, de una vida basada únicamente en la búsqueda constante de lo que debería de ser nuestra misión en esta vida… la felicidad. Vivamos pues como niños, instalémonos ahí aunque sea de corazón para poder llegar a viejos siendo felices, siendo niños con el empaque gastado, pero al fin y al cabo... siendo niños.


Otro día con más calmita… nos leemos.





lunes, 25 de abril de 2011

Mis amigos del Facebook en estado larvario


Un regalo para mis fieles amigos del Facebook, todos ellos niños eternos...



video



Otro día con más calmita... nos leemos.

viernes, 22 de abril de 2011

Carlos Monden


CARLOS MONDEN
1937 - 2011

"Estudiar debe la mujer, amor, porque el hombre es pícaro, y es sátiro, polígamo, pérfido y cínico..." Así cantaba Carlos Monden en la zarzuela "Las Leandras" que alguna vez se montó en México con la recordada Iran Eory. Actor se cine, teatro y televisión, el gran Carlos Monden tristemente falleció hoy pero será recordado con mucho cariño por todos aquellos que disfrutamos su trabajo... Carlitos ¡se te quiere y se te recordará por siempre!


Otro día con más calmita... nos leemos.

lunes, 18 de abril de 2011

Frase Cele bral 19



Si el Universo está en constante expansión, entonces... ¡por qué carajos mi abdomen no puede hacer lo mismo!

- said -

Frase Cele bral 18



Cuando me quedo sin ropa interior limpia y tengo que usar boxers, siento que traigo a todo el Cirque du Solei en mi entrepierna haciendo verdaderos actos circenses.

- said -

Frase Cele bral 17



Antes debajo de mi cama guardaba mis revistas pornográficas, hoy tristemente solo hay algunas radiografías y mi testamento. El tiempo… el implacable.

- said -

Frase Cele bral 16



Con el calor se dilatan los metales... y la ideas.

- said -

Frase Cele bral 15



Ahora que le estoy agarrando el verdadero sabor a la vida… ¿me podrían servir otra ración?

- said -

Frase Cele bral 14



No hay quinto malo... pero sí insatisfecho.

- said -

Frase Cele bral 13



¿Se han fijado que fea y grosera es la costumbre esa de morirse en vida?…

- said -

Frace Cele bral 12



Para que entre bien la llamada hay que acariciar y besar por un buen rato el auricular… un poco de lubricante en las teclas también ayuda.

- said -

Frase Cele bral 11



Pedro Infante no ha muerto ¡vive en el recuerdo de todos!... aunque mi madre y su Alzheimer se están encargando de darde el puntillazo final.

- said -

Frase Cele bral 10



No hay nadie mejor para levantarme el ánimo cuando estoy deprimido que  mis amigos de la infancia… y es que al verlos pelones y gordos me hacen sentir joven y bello.  

- said -

jueves, 14 de abril de 2011

Papá Oso, Mamá Oso y Bebe Oso...



Tantos años y dinero invertidos en mi hija, en los mejores colegios, con las mejores institutrices, rodeándola siempre de cultura y gente nice, y todo ¿para qué?... ¡para que me salga con esto!

Resulta que mi hija ahora se siente la Spielberg de Tlachichilco y cuando me dice que va a hacer tarea a casa de un compañerito, en realidad lo que hace, es producir humor barato, ya saben, nivel Jaitovich… ¿A quién habrá salido? Nomás chequen el video que hizo en sus ratos de ocio, justo cuando se supone debería de estar estudiando o haciendo su tarea.


video


¡No te creas amor!, estoy orgulloso de ti, en una de esas y te conviertes en la Jaitovich del futuro y ganas mucho, pero mucho dinero como él (chiste local). Es broma Princesa, eres TE-MEN-DA… ¡como el iguales!


Otro día con más calmita… nos leemos.

miércoles, 13 de abril de 2011

Libertad para decidir... ¡pero que método anticonceptivo usar!




Hoy, hace exactamente un año, escuché en un programa de radio a una mujer que estúpidamente se congratulaba cuando daba la cifra oficial de los abortos que se habían practicado luego de cumplirse tres años de la despenalización del aborto en la Ciudad de México. La cifra a mí me pareció sencillamente aterradora ¡39 mil 177 interrupciones legales del embarazo! (abortos pues). Esta mujer, funcionaria del gobierno de la Ciudad de México y cuyo nombre no recuerdo, se sentía verdaderamente feliz de haber alcanzado esa cifra, como si se hubiera tratado de romper un record o algo parecido.

Por su puesto que yo no estoy de acuerdo en meter a la cárcel a las personas que por su ignorancia y falta de información se embarazaron y luego decidieron que para ellas lo mejor era interrumpir su embarazo, pero de eso a festejar y celebrar que casi 40 mil mujeres (cifra de hace un año) decidieron abortar a sus hijos, pues creo que hay una gran diferencia.

Para mí esta cifra tan elevada de casi 40 mil abortos (repito que es la cifra de hace un año) no representa en lo más mínimo un éxito, por el contrario, para mí representa un gran fracaso para nosotros como sociedad. Y es que a pesar de toda la información y el fácil acceso a métodos anticonceptivos (incluso a la maravillosa “pastilla del día siguiente”), no me puedo explicar como es que estas mujeres se puedan embarazar tan irresponsablemente. Quizás si fueran mujeres de alguna comunidad indigena aislada de Chiapas o Oaxaca a donde no llega la información necesaria y en donde los "usos y costumbres" están tan arraigados lo entendería, pero no, son mujeres que en su gran mayoría tuvo acceso a suficiente información y educación, pero que gracias a su irresponsabilidad (de ellas y de su pareja) resultaron embarazadas. Ellas que orgullosamente defienden su derecho a decidir sobre su cuerpo, hubieran usado ese derecho para decidir un buen método anticonceptivo y así no hubiera habido la necesidad de pasar por ese acto tan inhumano y traumático.


Derecho a decidir sobre su cuerpo, ¡no sobre el de otro!

El día en que a pesar de estar despenalizado el aborto no haya necesidad de realizarse uno solo porque nos volvamos responsables de nuestra sexualidad, ese día sí estaré feliz y orgulloso de que en mi “Ciudad de Vanguardia” se puedan practicar abortos sin ninguna consecuencia jurídica ni penal. Mientras eso no pase, francamente NO puedo sentir felicidad de que hoy algunas personas salgan a las calles a presumir la nueva cifra de abortos practicados. Seguramente la cifra, ahora que se cumplen ya cuatro años de la despenalización del aborto, estará por ahí de los 60 mil, ya que la cifra de la que les hablaba solo incluye los abortos practicados en la red de hospitales y clínicas del gobierno de la ciudad y no a los hospitales y clínicas privadas.

Sin duda es mejor que los abortos se den en clínicas y hospitales que en los lugares clandestinos en donde se realizaban antes, pero lo mejor sería que cada vez menos mujeres resultaran con embarazos no deseados. Antes el método más común para interrumpir un embarazo era el legrado, ahora el 83% de los abortos son provocados con medicamento (por envenenamiento) y solo el 17% se sigue haciendo por el método de raspado. De cualquier forma, el resultado es el mismo, un vida inocente menos.





No quiero sonar como miembro de “Provida”, porque no lo soy, les repito que estoy a favor de la despenalización del aborto, pero no creo que debamos de festejar aun nada, y es que mientras sigan practicándose abortos, es señal inequivoca de que estamos fallando como sociedad y como padres de familia. Eduquemos a nuestras hijas e hijos y enseñémosles que se puede tener una vida sexual plena… pero con responsabilidad.


Otro día con más calmita… nos leemos.

* En este tema todos tenemos nuestro punto de vista muy particular, este es el mío. Espero no se molesten si es que no compartimos la misma opinión acerca del aborto. Tolerancia y respeto ante todo.

martes, 12 de abril de 2011

Allá en la fuente había un naquito, se hacía grandote se hacía chituito...




Lo que iba a ser una de las más bonitas fuentes de esta nuestra querida “Ciudad de Vanguardia”, se ha convertido en algo parecido a un balneario de esos que hay en “Cuaucla” llenos de pelados… ni hablar, aquí nos toco vivir.














Otro día con más calmita... nos leemos.

lunes, 11 de abril de 2011

Ocean Star Cruises: Acapulco-Xochimilco... ¡sin pasaporte ni visa!




Flamante crucero mexicano anuncia su próxima salida por las playas del Pacifico. Así es damitas y maics, la oportunidad de hacer un bonito crucero por las mejores playas de México al fin está a nuestro alcance.

La prestigiada línea de cruceros Ocean Star Cruises nos brinda la oportunidad de viajar en su nuevo barcotote sin necesidad de tener pasaporte o visa, y además ¡a precios increíbles! No podemos dejar de aprovechar esta oportunidad única de sentirnos gente nice, gente bien, gente del jet set, viajando a bordo de este impresionante crucero. Desde aquellos tiempos en los que yo acostumbraba codearme con la crema y nata de la socialité en Acapulco a bordo de los lujosísimos yates Fiesta, Bonanza y Aca-Tiki, no había vuelto a tener la oportunidad de embarcarme en tan emocionantes aventura marítima.

Por eso gentiles amigos lectores, quiero compartir con ustedes esta información con la esperanza de que se animen y me acompañen en esta inolvidable travesía. Les platico como va a estar la cosa nomás para que le vayan midiendo el agua a los tamales y se les antoje.

Primeramente tienen que saber, que por tratarse del primer viaje de este crucero, nadie se va a sentir experto, no habrá desplantes de este tipo por parte de ningun miembro de la tripulación. Todos tendremos la oportunidad de aprender como carajos se maneja una lanchota de ese tamaño, esto hará que el viaje este cargado de emoción y de divertidos accidentillos producto de la inexperiencia del Capitán y su selecta tripulación.

Al abordar el crucero, inmediatamente serán recibidos por unas hermosas edecanes reclutadas directamente en la calle de San Pablo, ahí en el merito corazón de la Merced, mismas que los haran sentir como en casa. Dichas edecanes les ofrecerán un delicioso cóctel de bienvenida, a escoger: un Tepachito bien frió en una práctica y coqueta bolsa de plástico con popote, o un Tlachicoton de buena hechura que les permitirá hacer el tradicional alacrán en el suelo del barco (cual debe de), o un Curadito de guayaba o avena con mosca, o un Mosquito de Toluca servido en un jarrito en forma de gaviotita copetona, o ya para los diatiro muy fresotas una Mimosa hecha con refrescante Sidra de Huejotzingo.

Al registrarse les recomiendo que pidan cabina exterior, de preferencia con terraza, para poder practicar ese bonito deporte tan nuestro, tan mexicano, tan autoctono, que es el de escupirle al menso de abajo. Si por alguna razón no consiguen una cabina de estas, no se apuren, prueben con una cabina interna, seguro les encantará. Probablemente algunas personas pensarán que las cabinas de los barcos son muy pequeñas y podrían causarle claustrofobia a la mayoría de nosotros, lo que no saben estas personas, es que los departamentos de interés social en los que vivimos la mayoría de los mexicanos ¡son aun más pequeños! Sin embargo, los camarotes de este impresionante barcote cuentan con todas las comodidades, incluso baño propio, que aunque son muy pequeños, tanto que en lugar de ponerles papel del baño les ponen serpentinas, pues como quiera no hay que sacara al chamaco a altas e inoportunas horas de la noche a hacer de la chis por la borda. Además amigo lector, si usted se anima en ser de los primeros en estrenar estas simpáticas cabinas, tendrá la oportunidad única, de ser el primero en grafitear sus paredes y dejar su sello propio en el barco. Lo mismo podrá hacer a lo largo de todos sus pasillos… ¡vamos!, ¡démosle un toque alegre a ese navío!

Para los amantes de los deportes y las actividades al aire libre, habrá la oportunidad a lo largo del viaje, de practicar esos juegos que tanto nos gustan a los mexicanos: rayuela, tacón, resorte, coladeras, bote pateado, burro castigado, tamañadas, etc. Ahora bien, si lo que les gusta son los deportes acuáticos, pues ¡buenas noticias amigos! Pare ser que el Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard, instalará una de sus famosas playas en la cubierta principal de este bonito barco.

Junto a la recepción del barco se encuentra el área de tiendas, lugar en donde las señoras se podrán dar vuelo haciendo sus compras, ya saben: que pa' la comadre, que pa' la maestra del niño que va mal, que pa' vender en la Secretaria, etc. Todas las tiendas a bordo del barco son libres de impuestos, es lo que se conoce como el “duty free”. Ahí encontraran todo tipo de tiendas, tiendas de lo más prestigiadas, tiendas tales como: Waldo´s, OXXO, Perfumes Fraiche, Almacenes Súper Bella, El Taconazo Popis… entre otras muchas.

Mientras los niños chacotean en la alberca y las damitas hacen sus compras, los caballeros podremos acudir a alguno de los bares temáticos del barco. Estos bares están ambientados al estilo de “El Ratón”, “El Bombay” o “El Colonial”, legendarios “centros de salud” ubicados en el Eje Central y en la zona de Garibaldi. Ahí seremos atendidos por damitas expertas en el arte del escort. Cabe señalar, que como el barco es all inclusive, ¡la ficha ya va incluida! El barco también cuenta con un exclusivo y discreto SPA para los caballeros, en donde se ofrecen masajes con calambre y final feliz (francés incluido).

Una vez a la semana, sobre la cubierta principal, se pone un impresionante mercadito sobre ruedas (tianguis) en donde se podrán adquirir productos de moda y deliciosos antojitos mexicanos. Este día podremos aprovecharlo para comprar lo último en películas piratas mientras disfrutamos de un delicioso esquimo o unas patitas de pollo cocidas con salsa Valentina.

Lo mejor del crucero será sin duda “La Cena del Capitán”. En esta noche, el Capitán del barco nos invitará a pasar una velada inolvidable mientras cenamos con él. Para tal ocasión habrá que vestir impecablemente, ya que se trata de una cena de etiqueta. Si por alguna razón se nos olvidó empacar nuestro bonito smoking azul plúmbago, el mismo que usamos en la fiesta de XV Años de nuestra hija, ¡no importa! ya que “Casa Marcelo” (el Duende que lo vestirá de fiesta) abrirá una sucursal en el área de tiendas del barco. Durante la cena brindaremos con el Capitán con rica charanda de Michoacán. Para esa noche, el Chef del barco nos deleitara con verdaderas creaciones de la alta cocina mexicana: gorditas de chicharrón, tlayudas, pambazos, quekas, sopecitos, tlacoyos de fríjol y habas, taquitos de suadero y machitos, pozolito y frijolitos de la olla con tortillas recién echaditas al comal. Todo esto acompañado de ricas bebidas refrescantes (soft drinks): refrescos Titán, Trébol, Jarritos, Lulú, Pato Pascual, Chaparritas, Yoli, Red Cola, etc., aguas frescas de horchata, jamaica, tamarindo o sandia, además claro está… ¡cheves bien frías! Durante la cena podremos disfrutar la suave música de algún trovador salido del bar “El Barón Rojo” del Wings del aeropuerto. El gran show de la noche estará a cargo de la súper banda “Los Joao”, quienes estarán encargados de dar el feliz cerrojazo a la noche.

Después de tantos días cargados de emoción y lujo, la fiesta tristemente terminará y tendremos que desembarcar al llegar felizmente a puerto. Esto sucederá en el alegre embarcadero de Nativitas en Xochimilco, lugar en donde finalizará el crucero.

En fin queridos amigos, no vayan a dejar pasar esta bonita oportunidad de vivir una experiencia única, increíble, una experiencia que la mayoría de nosotros jamás soñamos realizar y jamás podremos olvidar. Los espero pues en unos días más, para zarpar a bordo del Ocean Star Cruises, en lo que sin duda será… ¡la aventura de nuestras vidas!


Nota 1: No olviden llevar sus “flotis” porque parece ser que el barco está escasito de lanchas y chalecos salvavidas.

Nota 2: Cuando escribí este mamotreto, el bonito barco aun no habia hecho su primer viaje, pero ahora que lo publico, me entero que ya zarpó... ¡y sin nosotros! Ni hablar, ya que, ahí pa' la otra será.


Otro día con más calmita… nos leemos.



miércoles, 6 de abril de 2011

El sentido del humor de Israel Jaitovich





Hay gente tan pobre, pero tan pobre, pero tan tan pobre, que lo único que tiene... es dinero.




Como podran ver, el "gran" comediante de México, el señor Israel Jaitovich, es un hombre tan rico que bien puede comprarse su propia autoestima con todo y risas. Con la pena, pero el caballero no me hace reir por más que salga en el prestigiado "Canal de las Estrellas". En fin, ¡quién me manda ser pobre verdad!


Otro día con más calmita... nos leemos.

lunes, 4 de abril de 2011

"Condominio de Quejas"... 4





Estoy harto o como diría Said: ¡hasta la madre!, de que siempre se me tache de malinchista, apátrida, ingrato, o simplemente kool aid cada vez que critico algo que no me gusta de mi país. En mi calidad de mexicano, creo que yo más que nadie, tengo el derecho de criticar lo que no me gusta de mi México. Creo que a nosotros los mexicanos nos urge un poco (o más bien un mucho) de capacidad de autocrítica. Digamos NO a los patrioteros que todo lo ven bien y que les gusta pensar que mientras nadie lo diga, entonces, todo esta bien. Yo quiero mucho a mi hija, a mi madre, a mi hermano y sobre todo a mi mismo, y no por eso dejo de ver todos los errores y defectos que tenemos. No es cuestión de querencias, es cuestión de ser realistas.


-------------------O--------------------


México se está convirtiendo en el país del “me rindo”. Como es imposible controlar los abortos clandestinos y educar a las personas para que no tengan hijos no deseados ¡pues entonces, despenalicemos el aborto! Como es imposible luchar contra el narcotráfico y educar a las personas para alejarlos de las drogas ¡pues entonces, legalicemos las drogas! Como es imposible educar a las personas y enseñarlos a hablar correctamente ¡pues entonces, cambiemos el nombre de la Pepsi por Pecsi! Sí, aunque no lo crean, ayer vi un espectacular en donde la Pepsi Cola se rinde ante la ignorancia de sus consumidores y acepta que de ahora en adelante se le llame “Pecsi” a su producto. Por cierto, para encabezar esta campaña, quien mejor que un futbolista del nivel cultural del “Cuau”. Bien ¡eh!… México va muy bien.


-------------------O--------------------


Definitivamente debería de haber algún organismo serio en nuestro país que se dedicara expresamente a expedir permisos para que las personas puedan portar uniformes deportivos de equipos de fútbol. Resulta que el otro día, el domingo para ser preciso, estuve viendo que ya cualquier pelado se pone uno de estos uniformes (short y camiseta) sin el menor empacho posible. No puede ser que viejos gordos, panzones, prietos, alcoholizados, sudados, hediondos, fétidos, macuarros, con los pelos parados, atenten de manera tan grosera en contra del paisaje urbano sin que sean merecedores de poco menos que la pena de muerte. Es verdaderamente necesario que para poder portar este tipo de prendas deportivas se haga previamente un casting, así como la prueba del antidoping antes de autorizarles el uso del uniforme. Neta… ¡no les va!


-------------------O--------------------


El domingo mientras cambiaba de un canal a otro como loquito (deporte que practico con regularidad), me topé con el nuevo programa de Televisa llamado “Pequeños Gigantes”. Neta, no podía dar crédito a lo que vi. Ahí estaba sentada, como en un trono, nada más y nada menos que Gloria Trevi… ¡rodeada de niños! ¿Pues que ella no perteneció al clan Trevi-Andrade, famoso por abusar de menores? Solo en mi México querido se ven estas cosas; afortunadamente el Padre Maciel ya no vive, sino seguro ya le hubieran hecho un lugarcito a la diestra de la Trevi… ¡bien por el Canal de la Estrellas! Por último, yo solo les preguntaría a los ejecutivos de Televisa: “Y ustedes ¿tienen el valor o les vale?”.


-------------------O--------------------


Otro día con más calmita… nos leemos.