lunes, 31 de agosto de 2009

¡Un naco suelto en Xochicalco!...


¡Domingo al fin!. Me propongo salir de mi Principado para huir del tráfico de la ciudad, así que luego de analizar posibles alternativas me decido por un lugar “mágico”, Xochicalco en el estado de Morelos. Xochicalco quiere decir “Lugar de la casa de las Flores”, y no me refiero a mis vecinas las hermanitas Flores López, me refiero a una de las ciudades más importantes del periodo Epiclásico, la cual tomó mucha fuerza a la caída de Teotihuacan. Bueno, pues les cuento lo que pasó este domingo pasado:

Una vez que ya tenía el destino, comencé a elaborar la logística para el mismo, o sea, en chinga me puse a preparar lo necesario. Primer tome un rápido baño “taurino” (o sea, de orejas y rabo) para espantarme el sueño y quitarme el “almohadazo”. Una vez ya debidamente acicalado y en ropa de carácter, procedí o me aboque (me encantan las palabras de poli gacho) a empacar en mi “backpack” (backpack: mochila de turista farol), lo imprescindible para una aventura como esta. Por su puesto que lo primero que cargo siempre, es mi equipo fotográfico (así le digo a mi cámara de Mafafamusguito). Es imprescindible registrar todo en imágenes cuando se tiene mi memoria, por cierto, frecuentemente atacada por el terrible “Monstruo de la Laguna Mental”.

Lo siguiente a empacar son las viandas, los bocadillos, los monchis, el snack y demás madrolas para aplacar el hambre cuando esta llegue y haga acto de presencia. Así que voy a mi siempre bien surtida despensa y proceso a empacar en friega lo que voy encontrando: unas galletas Chips Ahoy (mis preferidas), uno cacahuates japoneses (en la secun aprendí a quitarme el hambre con esta botana), unas papas sabritas, dos “changüis” que me hice de pate, y una muy saludable manzana. Además, empaque cuatro botellas de a litro de agua y una coca de dieta (básica en un desayuno sano). Luego de voltear a ver el cielo y reírme de los demás chilangos que seguramente iban a padecer de una inminente lluvia todo el día, me trepé a mi poderoso corcel negro y emprendí la graciosa huida con rumbo a la carretera libre a Cuernavaca. Antes pasé a la gas, donde mientras alimentaban mi vehículo, me metí a comprar a la tiendita un café con sabor a calcetín pero con la suficiente cafeína para terminar de activarme.

Me encanta la carretera libre a Cuernavaca por los paisajes, pero últimamente está llena de pelados en moto que gustan romperse y romperle la madre a los que manejamos por ahí. Afortunadamente pasando “Tres Marías” ya no se encuentran tantos de estos émulos de Pedrito Infante y Antonio Aguilar. Ya que iba por la carretera pensé: “que chingón, huí del tráfico de la ciudad para caer en el tráfico de la carretera”, pero gracias a mi “Dalay” controlé mi carácter explosivo y seguí adelante. Así por un momento disfrute de la bonita vegetación, que gracias a tanta lluvia estaba harto verde. Y mientras disfrutaba del paisaje, escuchaba mis rolas ochenteras de “Foreigner” y “Rod Stewart”, incluso hasta llegue a corear algunas de ellas, cosa que mi alto nivel de ingles aprendido en “jarmon jol”, me permite.

Luego de llegar a Cuernavaca, ya tomé la autopista que me llevó hasta Alpuyeca y de ahí a la Zona Arqueológica de Xochicalco. Sí les voy a recomendar, que no le pisen a la chancla en la autopista, porque acá su servidor casi ocasiono una carambola de tres bandas y de fantasía, luego de darle un enfrenón y cerrón a un autobús, ya que me iba a pasar de la salida a Alpuyeca. Pero bueno, una vez recuperado del susto y la mentada de madre (¡con corneta de autobús!), olvide el percance y llegue sano y salvo a Xochicalco.

No terminaba de bajar de mi unidad ya en el estacionamiento del Museo de Sitio de Xochicalco, cuando comencé a sudar como “tía gorda terminando su segundo plato de pozole en Acapulco”. El sol caía a plomo, por lo que me apresure a terminar de tragarme los “changüis” y las papitas, y corrí a refugiarme al museo. Déjenme decirles amigos lectores, que ese museo es una maravilla, ya que fue construido en su totalidad bajo una premisa ecologista, por lo que todo ahí es gentil y amable con la naturaleza. Yo que soy descendiente directo del ¡Ecoloco!, sí le hubiera puesto aire acondicionado aunque le rompiera la madre a la capa de ozono. Dentro del museo me encontré la agradable sorpresa de que casi no había gente, y yo que soy un “antimultitudes”, agradezco cuando esto pasa. Como no me quería cansar tan pronto, hice un recorrido exprés por el museo.

De ahí salí con rumbo a la zona arqueológica luego de pasar al “antidoping”, ya que mi vejiga pedía a gritos desaguar el café, la coca y el litro de agua que ya traía adentro. Bueno, ya en la entrada de la Zona Arqueológica, me topé con un simpático empleado que me informó que el domingo era entrada libre para el público nacional, pero que tenia que enseñarle alguna identificación para que viera que yo era nacional. Me dio risa, porque así que digamos ¡puta! parezco neocelandés, pues la neta no, más bien parezco “huhuenche hambreado”, y como no tenia ganas de regresar al carro por mi licencia, le propuse al gentil hombre, un duelo de bonitos albures para que comprobara mi “naca” nacionalidad. El cebollín se rió y me dejo pasar sin bronca, cosa que no hizo con una familia de mexicanos que venia atrás de mí… sorry, quien les manda no ser albureros como su servidor.

Luego de caminar unos metros, finalmente me tope con esa maravilla de ciudad amurallada que es Xochicalco. Lo mejor de todo, insisto, es que hasta me sentía como si fuera Luis Miguel y me hubieran mandado cerrar todo el sitio solo para mí. Casi no había seres humanos, así que me di vuelo tomando fotos y fotos y fotos. Cada foto que yo mismo me tomaba, la revisaba para ver si había salido bien y me empozó a gustar el bonito bronceado estilo “Palazuelos” que empezó a tomar mi cara, efecto del sol que brillaba con singular alegría sobre mi cabeza. Pero después de un rato, en las fotos ya no parecía “Palazuelos”, más parecía “salchicha hervida” de lo colorado que me empecé a poner.

Así bajo ese sol recorrí todo el lugar: “La Plaza de los dos Glifos” (nada que ver con Alex Lora y Joaquín Sabina, dije Glifos no Grifos), los tres “Juegos de Pelota”, el “Templo de Quetzalcoatl” con su imponente basamento que luce por sus cuatro lados a la Serpiente Emplumada, “La Acrópolis” majestuosa y por último “El Observatorio Astronómico”, útil para ellos para propósitos agrícolas. En este último lugar, si me la pasé a pelar, porque mis amigos del INAH lo tienen cerrado para su conservación e investigación. Afortunadamente yo ya lo conocía y lo había retratado en otra ocasión que lo visité.

Ya para este momento, me encontraba más cansado que una botarga del Dr. Simi en el Eje Central, por lo que decidí dar por terminado mi recorrido y corrí a refugiarme a mi auto que se encontraba descansando bajo la sombra de un árbol. Abrí la cajuela, saque la hielera, y me dije: “¡si serás pendejo Said!, cómo no echaste unas chelas”. Ni modo, cual vil dromedario tuve que calmar mi sed con los tres litros de agua que aun quedaban en la hielera. Inmediatamente que me subí a mi corcel, cerré las ventanas y puse el aire acondicionado (el “clima” como dice mi amiga de Saltillo) y ¡uts!... que rico. En el camino de regreso, me fui tragando mis galletas Chips Ahoy que por efecto del calor, se le habían derretido las chispas de chocolate que trae, así que hice un atascadero y embarre todo el volante del coche. Por segunda vez en el día, ¡casi me mato!, ya que al ir limpiándome el chocolate de las manos, distraje por un momento la vista del camino, y cuando menos lo esperaba, ya casi tenia un hermoso burel sobre el cofre. No sé si era vaca o toro porque no tuve tiempo de verle “sus partes”, pero eso si les digo, yo si sentí las mías a la altura de mi garganta luego del susto.

Eran como las 6:30 de la tarde cuando llegue a “Tres Marías”, donde decidí estirar un poco las piernas… y mi panza, así que me metí a mi restaurante preferido a comerme las tradicionales “Kekas” del lugar. Luego de saludar a la Doña que ya me conoce de tanto que voy, me pedí “nada mas”: una “keka” de chicharrón prensado, otra de queso, dos tacos de cecina (de Yecapixcla of course) y un pambazo, que termine por pedirlo para llevar porque la neta ya no me cupo. Acompañé todo esto con una Corona bien fría, bueno dos (sorry, mi conductor designado no trabaja los domingos). Salí de ahí como cinco kilos mas pesado de cuando me desperté esa mañana. Ya en el camino, hice una parada en un lugar prohibido (saliendo de una cuerva), y por ¡tercera vez!, estuve a punto de morir en ese día. La razón de ese “stop” en zona prohibida, fue la vista que era impresionante, ya que se estaba metiendo el sol atrás de las montañas, por lo que era de ley hacer una serie de fotos de ese maravilloso “sunset”.

Finalmente llegué a mi Principado en el “defectuoso” y me tiré en la cama. Mis pies me dolían más que las “hemorroides del primo de un amigo”, pero valió la pena mi súper excursión a Xochicalco “El Lugar de la Casa de las Flores”. Si alguna vez quieren realizar una aventura cultural y gastronómica como esta, me invitan y con gusto prestare mis servicios como coordinador y como guía arqueológico. Por último, antes de acostarme me tomé dos pastillas de “Tylenol” para mi dolor de pies y otro par de pastillas de “Senokot” para poder descomer al día siguiente todo lo que tragué. Por cierto, lo único que regresó intacto de los alimentos que llevé, fue la manzana (obvio).


Nota: si quieren ver las maravillosas fotos que tomé, pueden verlas en mi facebook, aquí esta el link: http://www.facebook.com/album.php?aid=104010&id=659372285&l=37cc846a98


Otro día con más calmita… nos leemos.

sábado, 29 de agosto de 2009

Juanito vs. Clara "Brujada"... hagan sus apuestas


Ahora que Rafael Acosta “Juanito” ya es toda un celebridad en la política mexicana después de que López Obrador le giró instrucciones para poder hacerse de la Delegación Iztapalapa con todo y el “baro” que represente eso, tengo para él una serie de consejos y sugerencias, ya que considero que debo de asesorarlo para que tenga una carrera política exitosa. Por el momento estas son mis sugerencias y consejos:

- Que los expertos de Televisa le hagan un nuevo “Diseño de Imagen”, ya que parece como un Evo Morales (región 4) o el hijo no reconocido que tuvieron Maradona y Doña Lencha.
- Que se cambie el nombre de “Juanito” a “Little John” que le dará mayor proyección internacional ahora que quiera lanzarse por la candidatura a la Presidencia de México.
- Que deje de asistir a comer a los puestos de tacos de cabeza y los pambazos del mercado, y en su lugar, deberá de frecuentar como el resto de los políticos del PRD y el PT que defienden al pueblo, los restaurantes más exclusivos de Polanco, Insurgentes, la Condesa, San Angel, etc.
- Que empiece a “tirarse” a Belinda o Galilea Montijo, ya que está de moda que nuestros políticos presidenciables tengan como pareja sentimental a una “suripanta” egresada de las filas de Televisa (ejemplo: Peña Nieto y la Gaviota o Ebrard y Mariagna Prats).
- Que comience a echarle la culpa de todos los males del mundo, al “innombrable” (Carlos Salinas), al “Imperio” (Estados Unidos) o a los “medios” (Televisa y Azteca)… después de todo, seguro que algunas veces tendrá la razón, y sino, pues eso pensará nuestro culto pueblo.
- Que deje de hablar de él mismo en “tercera persona”, ¡eso a nadie le gusta y cae mal!, a menos que comience a usa un acento medio gachupín al estilo Hugo Sánchez… ¿entendiste macho?.
- Que pida el papel de Cristo la próxima Semana Santa en el Vía Crucis de Iztapalapa, que no van a faltar un buen de “adelitas” y seguidores de López Obrador que lo quieran crucificar o de perdida escupir.
- Que haga las gestiones necesarias ante la Asamblea para que se le cambie el nombre a la Delegación, de Iztapalapa a ¡Indiapalapa!… como que le va más.
- Que siga dando “apoyos” al pueblo (actos populistas), como Ebrard que fue a regalarles tinacos a Iztapalapa. Claro que ya es bronca de la gente de Iztapalapa encontrarles un uso alterno a los tinacos, porque llenarlos di agua… ¡di onde!.
- Que le compren un nuevo guardarropa, porque pareciera que es “Totalmente Palacio”... sí, pero ¡Palacio de Lecumberri!.
- Que Juan Osorio le de un papel de “galán joven” en su próxima telenovela alternando con Niurka, o que los Primos Galindo no lo olviden para la siguiente temporada de “Bailando por un Sueño”, para que Andrés Manuel, Marcelo y Enrique se mueran de la envidia.
- Que no haga caso si Clara “Brujada” al alegar que le robaron la elección, intenta tomar la avenida principal de Iztapalapa como lo hizo el “Peje” en Paseo de la Reforma o si ella intenta el 15 de septiembre dar “El Grito alterno” en una esquina de la explanada de la Delegación… total, con un poco de suerte y se le inunda la avenida que tome o se abre la tierra de la explanada de la Delegación y se la traga, recuerden que esto ocurre a cada rato por aquellos rumbos.
- Que le ponga a su banda tricolor que luce en la cabeza, una o varias plumas de Quetzal o en su defecto Chichicuilote, para que pueda lucir un bonito penacho ahora que se convierta en el Tlatoani de Iztapalapa.
- Que como López Obrador mande al carajo a las Instituciones… comenzando por el ¡Instituto Nacional de Psiquiatría!.


Querido Juanito, recuerda que ¡vales mucho y mereces respeto!. No permitas que te “mangonien”, después de todo ¿quién es López Obrador sin ti?, ¿que es el PT sin ti?, ¿quién es Clara “Brujada” sin ti?, al diablo con todos estos, lo de ahora es ¡Juanito para Presidente!.


Otro día con más calmita… nos leemos.

miércoles, 26 de agosto de 2009

¡Fíjate donde dejas tus cosas!...


Hace unos días me encontré a una persona que fue muy importante en mi vida (y sin duda, yo en la suya). Todo el tiempo que estuvimos juntos, solo conocí en ella una gran sonrisa, es más, creo que no tengo un recuerdo de ella en donde no esté presente esa gran sonrisa. De pronto, con el pasar de lo años, seguramente ella extravió la sonrisa que tanto yo procuraba.

Siempre me molestaba con ella, porque era muy descuidada y todo el tiempo estaba perdiendo sus cosas… ahora creo entender lo que pasó. Seguramente una de tantas noches, de esas en que las personas nos quitamos nuestra sonrisa y la dejamos en el buró junto a la cama (como los dientes de las abuelitas), preparándonos para soñar en cosas maravillosas, ¡ahí seguramente!, fue donde la vio por última vez. Todos sabemos muy bien, que nuestras sonrisas no sirven en nuestros sueños, porque nuestros sueños ya vienen con sus propias sonrisas, por lo que llevarnos nuestra sonrisa al “país de los sueños”, sería tan inútil, como cargar con nuestra cama cuando viajamos y nos quedamos en un hotel. De cualquier manera, todas las mañanas, lo primero que tenemos que hacer, es tomar nuestra sonrisa, dejarla lustrosa, y colocarla en su lugar dispuestos a presumirla durante todo el día, el mayor tiempo posible y sin miedo a desgastarla. Lo malo es cuando las prisas, nuestras preocupaciones y problemas, e incluso nuestro disfraz de adultos, nos van haciendo que nos empecemos a olvidar de ella. Así comenzamos a salir de casa sin nuestra sonrisa puesta, hasta que un día, cuando nos damos cuenta, ya es demasiado tarde y simplemente no recordamos donde la dejamos, ni cuando fue la última vez que la usamos. Seguramente esto le pasó a esa persona de la cual les hablo.

Por eso amigos lectores, quiero pedirles de la manera más atenta, que se fijen muy bien donde la dejan todas las noches, y lo primero que tienen que hacer al levantarse, es volver a colocarla en su sitio para poderla usar durante todo el día. No cometan la torpeza de empezar a dajarla por aquí y por allá, porque cuando menos lo esperen, jamás recordaran donde quedo aquella sonrisa que tan bien les iba… y las personas que estaban acostumbradas a vérselas puesta, jamás los volverán a reconocer sin ella. Y a ti “persona especial”, quizás el único consejo que te puedo dar con la esperanza de que vuelvas a recuperar tu sonrisa, es que mires un poco en el pasado, quizás esto te ayude a entender como fue que la perdiste, y en una de esas… la reencuentras.


Otro día con más calmita y con nuestras sonrisas puestas… nos leemos.

martes, 25 de agosto de 2009

A mí me encanta Dios...

En este caso no se que escribir, solo hay que ver el video y ya...






Otro día con más calmita... nos leemos.

lunes, 24 de agosto de 2009

Imagenadas 8

¿ASI O MAS PELADO?


***************
¡QUITESE DE BRONCAS Y ADEMAS AHORRE ELECTRICIDAD!




***************

UN HOMBRE ARAÑA PASADITO DE TALAMES


***************

LINDSAY LOHAN, YA QUE ANDAS POR AHI...



***************



¡DONALD DOCK CADA VEZ MAS TE ADMIRO!







NOMAS NO TE MANCHES DONALD JACKSON...



***************


Y POR 9 PESOS MAS LE AUMENTO SU "SEXY STYLE"



***************



ESTA ES LA RAZON POR LA QUE MICHAEL JACKSON DEJO DE ESQUIAR



***************


MY NAME IS WILLIAMS... SHERWIN WILLIAMS




***************



Y NOS QUEJAMOS DE NUESTROS POLICIAS...



***************



¡MIRA QUE "MONADA"!... Y MI CHANGUITA QUE NO QUIERE



***************



LA BATICRISIS LE PEGO DURO AL BRUCE WANE (BRUNO DIAZ)




Otro día con más calmita... nos leemos.

viernes, 21 de agosto de 2009

¡Mamaaá!... ¿dónde carajos dajaste mis juguetes?


Amigo lector, si tu no eres un adulto contemporáneo como yo, o sea un ruco mayor de 35 años, creo que este post no te va a interesar, así que corre por tus papas y siéntalos a leer esto y veras la cara de nostalgia que van a poner… luego procede a burlarte de ellos como Dios manda. Pero tú, que tienes mas de 35 años, seguramente te va a encantar esto, porque no hay nada mas chido que recordar, que echar a andar nuestra nostalgia y volver a vivir nuestros “wonder year”. Para ello me voy a permitir hablar en este post de nuestros juguetes de la infancia. Solo hay que transportarse a aquellos días en que corríamos muy temprano por la mañana a ver que nos habían dejado los Reyes Magos (por aquellos tiempos Santa Claus nomás no figuraba como ahora). No importa si tus jefes, ¡perdón!, si los Reyes Magos tenían mucho o poco billete, seguramente en alguna ocasión llegaste a recibir por lo menos alguno de los juguetes de los que voy a hablar. Además, nunca faltaba en la calle un amiguito al que siempre le traían lo que pedía y al cual gustosamente corríamos a visitar con la intención de jugar con sus regalos, para luego “accidentalmente” rompérselos por presumido y envidioso. Así que quieras o no, fuiste feliz jugando con alguno de estos juguetes y por lo tanto estoy seguro que te va a traer muy buenos recuerdos. Antes de entrar de lleno a recordarlos, les aviso que como eran un buen de fotos las que tenia para ilustrar este post, pues mejor decidí hacer un video con todas ellas, al final lo encontraras, revísalo y disfrútalo… bueno ¡a darle que es mole de olla!.


Nota. Es larguísimo este post, así que lo pueden leer en partes o buscar el juguete que les traiga mejores recuerdos. No esperen buena ortografía porque no pienso perder el tiempo revisándola, suficiente tiempo voy a perder escribiendo el post jeje. Por último, no se olviden de ver el video que esta al final para que vean algunos de los juguetes de los que voy a hablar.


Para empezar a echar a andar la memoria, les voy a poner la letra de algunos “jingles” (son esas canciones que acompañaban los anuncios en la tele), espero que al leer la letra ustedes recuerden como iba la tonada (la musiquita pues). A ver cuantos recuerdan:

- “Son bonitos, son durables, son juguetes Plastimarx”
- “Con juguetes Mi Alegría, siempre felices estamos, con juguetes Mi Alegría, aprendemos y jugamos”
- “Llora y llora y mueve sus manitas, solo se consuela llevándola a comer, a dormir, a bañarse, es Lagrimitas Lili… en su estuche para ti”
- “Soy Fabiola, la muñeca que camina por si sola…”
- “Pinky camina solita… en su estuche para ti”

Estos son algunos de los que me acordé, el primero era uno de mis preferidos porque junto con la marca “Lili Ledy”, “Plastimarx” era una de las dos marcas que se la rifaban por aquellos años. Pero bueno, ahora si vamos a recordar algunos de los juguetes mas famosos de aquellos tiempos.


El Tirapapas

Recuerdo muy bien que esta letal arma, la anunciaba en Canal 8 Jorge Gutiérrez Zamora quien era un presentador de la programación de ese canal, algo así como Tío Gamboín o Rogelio Moreno en el canal 5. Jorge por cierto, tenía un personaje que fue muy famoso, era una calavera que daba consejos a los niños para que comieran y no estuvieran “Tatanecos”, era la famosa “Calaca Tilica y Flaca”. Bueno pues en este programa fue donde vi por primera ves la famosa “Tirapapas”. El “Tirapapas” era una pistola de metal bastante burda y pesada, que bien podía de un cachazo descalabrar a tu primo cuando te molestaba, pero ademas, funcionaba introduciendo la punta del cañón de la pistola en una papa, parte de la cual quedaba atrapada dentro del cañón para luego salir expulsada al accionar el gatillo. Así que siempre había que cargar una papa en la otra mano, para estar cargando la “Tirapapas” y así poder organizar un tiroteo al más puro estilo de “La Familia Michoacana” o “Los Zetas”. Después de algún tiempo, la pistola comenzaba a despedir un olor medio gacho una vez que los trozos de papa atrapados en el cañón comenzaban a descomponerse, pero todo ello era parte del juego y a nosotros los chavos armados, eso nos valía queso. Por cierto, dentro del programa de Jorge Gutiérrez Zamora, también se anunciaba otro juguete económico como esta pistola que me encantaba, se llamaba el “Espumarama”, el cual era una especie de pipa grande que al final tenia una esponja la cual se llenaba con jabón que al soplarle generaba un chorizote de espuma. Como verán era algo estúpido el juguete, pero todos queríamos tener uno.


El Vertibird

Este quizás fue mi juguete preferido. Era un helicóptero que en realidad volaba alrededor de una base que lo sostenía con un eje. Tenia dos controles, uno era para hacerlo subir y bajar y el otro lo inclinaba hacia adelanta o hacia atrás lo cual le permitía moverse hacia adelanta o en reversa. El Vertibird tenía un gancho en la parte de abajo que le permitía cargar una pequeña canastilla, por lo que uno jugaba a engancharla y llevarla de un lado a otro. Realmente era increíble este helicóptero con el que yo pasaba horas y horas jugando… ¡ah! pero lo mas divertido era ver a mi perro tratar de morderlo y llevarse sendos “madrazos” en el hocico cada vez que las hélices lo golpeaban. El tamaño de este helicóptero era el adecuado para jugarlo junto con los cochecitos Hot Wheels.


El Hornito Mágico

Por su puesto que yo nunca tuve uno, pero mis amiguitas de la cuadra si, así que todos corríamos a que estas futuras Chefs nos prepararan uno de esos famosos pasteles en sus Hornitos Mágicos. Y ahí estábamos como pendejos, horas y horas esperando a que un mugre foco que tenían en el interior estos hornitos, generara el suficiente calor para cocinar un mendigo pastel del tamaño de un galleta Oreo. Como veíamos que no había para cuando terminara de cocinarse el pastelito, generalmente optábamos por abandonar a la principiante cocinara y nos dirigíamos a la tiendita por unos “Twinky Wonder” pa’ quitarnos el antojo y volver a nuestros juegos de hombres. Por cierto que en estos pastelitos que aun hace la fabrica “Wonder”, se encontraban colecciones de figuritas bastante padres, y entre ellas la que más recuerdo, son la de los personajes de Hanna Barbera. En esta colección estaban los personajes de “Don Gato y su Pandilla”, “Los Picapiedras”, “Huckleberry Hound”, “Los Supersonicos” y “El Oso Yogi” entre otros muchos más. Luego, esta colección se convertía a su vez en un juego, donde nos poníamos frente a uno de nuestros amigos en el suelo junto con las figuras y jugábamos a tirarlas con una canica, el que derribaba todos los monitos del contrincante ganaba.


El Espirógrafo

Este era un juego que servia para hacer dibujos medio psicodélicos. Consistía en una especie de ruedas y aros con engranes que se fijaban a una hoja blanca y se hacían rodar otros con una pluma insertada en un orificio. Al girar la pluma iba haciendo dibujos bastante fregones los cuales se veían mejor usando plumas de diferentes colores. Este era un juguete relativamente accesible por lo que la mayoría lo teníamos. Lo que mas me gustaba, eran una especie de chinches o agujas con cabezas redonditas que servían para fijarlo al cartón con la hoja de papel. Por cierto que estas como pequeñas agujas era lo primero que perdíamos y luego sufríamos para sostener los aros a las hojas.


La Pista Scalextric

Este si era un juguete para privilegiados porque costaba un buen billete, así que los Reyes Magos tenían que tener un buen trabajo en sus ratos libres para poderse mochar con una de estas pistas. Claro que habían diferentes circuitos, o sea que venían en diferentes tamaños y por lo tanto precios, pero la más fregona que es la que tenía un amigo, venía hasta en una especia de maleta de madera como estuche y era bastante grande (y harto cara). También se vendían los coches y los tramos de pista por separado, para ir haciéndola crecer hasta que el bolsillo y la generosidad de los papas aguantara. Habían también muchas pistas “alternativas” para jodidos como yo, pero la “neta” eran sin duda las “Scalextric”, aunque muchos nos tuvimos que conformar con alguna de las otras más piratitas.


Los Madelman

Los muñecos Madelman, eran unos muñecos más pequeños que los G.I. Joe. Yo tuve uno que venia enfundado en un traje como polar de pana con peluche en la capucha y equipado con unos esquís de nieve y un rifle. Lo curioso de este muñeco, es que como era una escala más pequeña que los G.I. Joe (Aventureros de Acción), cuando jugábamos con los dos al mismo tiempo, parecía que se habían unido a la misión de los G.I. Joe, la “Parkita” y “Espectrito” por enanos. Lo que mas me llamaba la atención de los Madelman, eran los ojos que parecían bastante reales. Por cierto, lograr que estos muñecos se pararan y sostuvieran a la vez su arma, era una labor que nos podía llevar toda la tarde y ni hablar de quitarles o ponerles las botas.


El Kid Acero

Este era otro muñeco muy vendido por aquellos tiempos. El había sido educado en las artes marciales, por lo que en la espalda tenía un mecanismo que al accionarlo (apretarle la espalda), movía su brazo derecho de arriba hacia abajo como todo un karateca. Tenía la particularidad que pocos sabían, de que si le doblaba uno el brazo a la mitad, le crecía el “conejo” del brazo, lo cual era muy útil para seducir a las Barbies de nuestras amiguitas. Lo vendían solo o con algún equipo o vehículo. Yo tuve una especia de lancha para pantano que venia con un cocodrilo que mientras caminaba la lancha, el cocodrilo iba moviendo la cola. También tuve otro que venía con una águila, la cual tenía en una pata un mecanismo que le permitía mover las alas. Este Kid Acero podía sostener el águila en el brazo previamente cubierto por un guante largo para protegerlo de las feroces garras de tremendo pajarote. Este Kid Acero venía con barba aunque el original no tenía. Normalmente traían dentro de su equipo, algo para romper con su brazo, podía ser una tabla de madera o unas varas de bambú. No recuerdo muy bien, pero casi estoy seguro que tuve uno que tenia parte o todo el cuerpo “cromado”, creo que era el villano a vencer y también creo que hasta venia con una mascara para tapar lo cromado de su cara. La escala del Kid Acero estaba entre la del Madelman y la de los G.I. Joes.


Los G.I. Joe o Aventureros de Acción

Sin duda estos eran los “jefes de jefes” de los muñecos con los que jugábamos. En Estados Unidos eran conocidos como G.I. Joe pero aquí los conocimos como “Aventureros de Acción” o “Muñecos de Acción” y los vendía Ledy (Hasbro en E.U.). Los primeros que salieron en México fueron unos que ya traían la barba y el pelo “natural” (no dibujado). La característica que los distinguía, era su placa en el cuello colgando de una cadena que los identificaba en sus misiones y una cicatriz en la mejilla. Después de los primeros muñecos, salio uno mejorado al cual se le conocía como Aventurero de Acción con “Agarre Kung Fu”, el cual tenia los dedos de las manos mas flexibles lo que hacia mas fácil que sostuviera alguna arma o accesorio. Se dividían en tres grupos los que se vendían en nuestro país, el de “Aire”, el de “Mar” y el de “Tierra”. El de aire era rubio y venia con un traje anaranjado o uno azul con franjas amarillas, un casco con anteojos que se deslizaban hacia abajo del casco y algo de equipo, este fue uno de los que yo tuve. El de “Tierra”, tenía su uniforme con camuflaje y el pelo café. Pero el más padre de todos, fue el “Aventurero Parlante”, el era el Comandante en Jefe quien daba las ordenes para la misión cada vez que jalábamos un hilo con un pequeño aro que salía de su espalda. Uno de los vehículos más padres que tuve de los G.I. Joe, fue su Helicóptero Amarillo, el cual tenía un mecanismo para hacer girar sus hélices (que generalmente se salían y había que volver a colocarlas). Este Helicóptero tenía en la parte de abajo una especie de “malacate” que permitía que bajara un gancho sostenido de un cable para remolcar cualquier cosa. La escala del G.I. Joe o los Aventureros de Acción, era la perfecta para poder tener relaciones (de cualquier tipo) con las Barbies.


Hombre Nuclear y Sargento Stony

El Hombre Nuclear fue un muñeco muy vendido gracias a la serie de televisión. Tenía un orificio en la parte de atrás de la nuca que nos permitía ver a través de su cabeza y su ojo con un mini lente de aumento. También tenía un brazo que subía poco a poco mientras apretábamos un mecanismo en su espalda. En dicho brazo tenía una especie de ventanita que nos permitía ver el mecanismo de su brazo “biónico”. Vestía uno traje anaranjado con unos tenis, igual al que mostraba en la serie de televisión cuando salía corriendo al principio. El Hombre Nuclear por su tamaño (escala) y sus características de “súper fuerza”, era el único que se podía “surtir” a los G.I. Joe, así que estos soldaditos le tenían mucho respeto al Coronel Steve Austin. Por otro lado estaba el famoso Sargento Stony, nada más y nada menos que marca “Plastimarx”, que más que muñeco de acción, parecía una estatua, porque no podía doblar las piernas ya que estaban rígidas. Contaba con muchísimo equipo: armas, cascos y gorras militares, equipo de comunicación, equipo de supervivencia, etc., pero era un inútil por su problema de discapacidad, ya que se parecía a José Manuel Zamacona de los Yonic’s. Por cierto que no tenia ropa intercambiable, ya que esta ya venia “dibujada” al cuerpo. Lo único que valía la pena del Sargento Stony era todo el equipo que irremediablemente pasaba a formar parte de los G.I. Joe.


El Maritimart

La verdad no recuerdo como se escribe, por eso no pude encontrar alguna foto de este vehículo. Era una especie de Vehículo Lunar como el que llevó el Apolo a la Luna en alguna de sus misiones. Funcionaba con unas baterías y era fantástico porque podía subir y bajar obstáculos. Podía incluso hacer equilibrio en dos llantas colgando de un puente. Este cochecito blanco de unos 10 cm. también era uno de mis preferidos. Si ustedes recuerdan como se escribe correctamente o tienen una foto, por favor pónganse en contacto conmigo.


Los Seamonkeys

Estos mas que juguetes eran una especie de mascotas extrañísimas para niños como yo. Recuerdo que los vendían en la juguetería de Sears de Plaza Universidad. Lo que le vendían a uno, era unos sobres que había que disolver en agua y esperar a que milagrosamente después de un buen tiempo aparecieran estas extrañas criaturas. Los sobres estaban numerados del 1 al 3, el primero acondicionaba el agua, el segundo eran los huevecillos de los Seamonkeys y el tercero el alimento. Venían con muchos accesorios, desde unas peceras de colores, hasta adornos para la misma. Normalmente uno gastaba en todo esto y jamás aparecían las criaturitas, uno se sentía culpable porque pensaba que no había hecho las cosas correctamente por no haber leído bien las instrucciones. Pero si el milagro ocurría, los Seamonkeys hacían su aparición para demostrarnos lo aburridos que eran. El destino final de estos seres era morir de inanición y aburrición. Los que alguna vez tuvieron peces y los alimentaron con alimento vivo conocido como “artemia”, podrán darse una idea de cómo eran estos seres y a que olían.


Muñeca Lagrimitas Lili

¡Era todo un clásico!. Era una muñequita muy pequeña a la cual se le alimentaba con su biberón para luego verla derramar tremendas lágrimas estilo Libertad Lamarque que salían de sus ojos. Esta muñeca se volvió un clásico, ya que gracias al “jingle” que decía: “llora y llora, y mueve sus manitas, solo se consuela llevando la comer, a dormir, a bañarse… es Lagrimitas Lili”, nos permitía molestar a nuestro hermano menor cada vez que hacia algún capricho o lloraba. Cuando uno hacia esta burla, normalmente la victima se “ardía”, por lo que había que estar atento para salir corriendo en el caso que dicha victima estuviera más grandote que uno, no fuera a ser que uno se convirtiera en Lagrimitas después de unos cuantos zapes.


Maletín Medico “Mi Alegría”

Económico y por consiguiente mal hecho. Era un Maletín para jugar al doctor hecho en plástico. Estaba lleno de “rebabas” que podían cortarte o incluso cercenarte un dedo sino tenias cuidado al jugar con el. Adentro venía un estetoscopio que era casi imposible colocarlo en las orejas, primero porque era pequeño y poco flexible, y en segundo por lo mismo que tenía “rebabas” el plástico, lastimaba mucho. También traía un aparato que usan los doctores y que no se su nombre, pero que sirve para ver en el interior de los oídos. Además venía con unos frasquitos como de chochitos entre otras cosas más. Venia en color verde militar y en color blanco. Aun lo venden en las jugueterías y me imagino que sigue igual de mal hecho.


Muñeca Comiditas

Era una muñeca a la cual alimentabas para luego verla “descomer”. Las niñas eran felices dándole esta asquerosa papilla, por eso esta rubia muñequita fue de las más populares en esos tiempos. Se podía conseguir una sillita alta de esas que usan las mamás para darles de comer a sus hijos cuando todavía son bebes. No tengo nada que decir de esta muñeca, es mas me caía gorda, no encontraba ningún chiste en ver realizar actividades fisiológicas a un engendro de Chucky como este.


Castillo Exin

Eran bloques de platico color crema que se iban uniendo como ladrillos hasta formar un castillo medieval. Tenía torres, ventanas, puente colgante y personajes como brujas, princesas y príncipes. Lo maravilloso de este juego es que cuando te aburrías de jugar al Castillo, podías construir cualquier cosa con estos ladrillos, por ejemplo, yo hacia naves espaciales para unos muñecos Fisher Price que tenía. Se vendían en cajas numeradas del 1 al 3, siendo la numero tres la mas grande y la cual te permitía hacer el castillo mas completo.


ExinWest

Parecido a los Castillos Exin, solo que las piezas formaban un pueblo del viejo oeste. Estaba el salón, la cantina, la cárcel, el hotel, el establo, etc… y cada uno lo podías comprar por separado o en paquetes con varias construcciones. Venía con unos personajes muy simpáticos, como un minero gordito que tenía un burrito, un doctor, o una “suripanta” que atendía en el salón del pueblo. A mi perro le encantaba caminar sobre este simpático pueblito causando pánico entre sus habitantes que lo confundían con una especie de “Godzilla”, así que en ese momento yo me convertía en “Ultraman” y le metía una tremenda corretiza por toda mi casa.


El Wizzer

Era como un trompo con la punta de goma que permitía hacerla girar por fricción. Una vez que daba vueltas podía uno hacer varias suertes con el. Recuerdo que si lo ponía uno de cabeza y le enterraba un lápiz, al ponerlo a girar sobre una hoja blanca dibujaba figuras muy interesantes. Si lo quieren conocer vean al final el video, ahí sale.


Patines de Baleros

Eran unos patines con ruedas de hierro. Nada que ver con los patines ochenteros que venían con una bota y ruedas transparentes de plástico y que se veían muy jotitos. Mucho menos nada que ver con los que usan ahora y que llaman “Patines en Línea”. Para usar estos patines de baleros, resultaba toda una ceremonia nomás el podértelos poner. Había que ajustarlos a tus zapatos o tenis con una llave de “mariposa” que siempre perdía uno a menos que te la colgaras con un cordón del cuello. Luego tenían unas correas de cuero para terminar de sujetarlos a tus zapatos, que por cierto, si ya estaban viejitos terminaban por romperse, por lo que había que ingeniártelas con un cordón o mecate. Obvio que de pronto ibas bien tranquilo patinando, cuando de pronto ¡mocos!, se te salía o safaba un patín que te hacia tropezar y romperte la crisma. Las ruedas de hierro, no tenia nada de tracción por lo que patinabas no solo hacia delante y hacia atrás, sino también hacia los lados, lo que hacia que fuera toda una ciencia, el saber patinar con estos patines del demonio (no del diablo, esos son otros). Estos patines de baleros, en mi casa estaban considerados como una “arma blanca” porque cada vez que me peleaba con mi hermano, se los aventaba a la cabeza con la esperanza de volarle la tapa de los cesos al “mio fratello”. Cuando patinabas, las ruedas de baleros hacían un ruido muy característico que te hacían sentir que viajabas a la velocidad de la luz.


Yo-Yo y Trompo "Duncan"

Estos dos juguetes iban y venían por temporadas, por eso lo mejor era guardarlos muy bien cuando pasaban de moda, porque después de un tiempo regresaban. Primero se ponía de moda el Yo-Yo y luego el trompo, para luego volver con el Yo-Yo y así sucesivamente hasta el final de los tiempos. Yo me imagino que en la escuela primaria donde iba (Escuela de Gobierno “Republica de Tanzania”), la directora era sumamente corrupta porque permitía que entraran a los salones, promotores de Duncan a darnos una exhibición de Trompo o Yo-Yo, para luego proceder a vendernos los mismos (saludos a la Maestra Dina donde quiera que se encuentre). Hasta la fecha, yo soy bien vago con el Trompo y se hacer muchas suertes con las cuales dejo boquiabiertos a mis pequeños sobrinos. Por cierto, a mí me gustaban los Yo-Yos de “mariposa” porque era fácil hacer algunas suertes con ellos.


El View-Master

Era un visor al cual le insertabas unos discos con fotografías las cuales se veían en 3D (tercera dimensión). Se vendían los discos por separado y podían ser de caricaturas de Disney, de Paisajes, de series de televisión, etc. Yo tengo unos discos clásicos de “Viaje a las Estrellas” y de “La Cenicienta”, por decir algunos.


El Zumic

Tampoco recuerdo como se escribe correctamente este juguete. Era como una pistola que lanzaba unos discos que debía de atrapar tu amigo con su Zumic que tenia una especie de embudo en la parte superior para tal efecto. Era de mis juegos preferidos, algo así como jugar con un “Frisbee” pequeño pero lanzado con una pistola. Igual, si saben bien como se llamaba y como se escribía este juguete o tienen fotos, por favor pónganse en contacto conmigo.


El Mesa Pong

Fue el primer videojuego que se conectaba al televisor que sin duda hubo en México. Antes de esto, uno tenía que ir hasta el Metro Insurgentes y buscar un local que se llamaba “Chispas”, en donde se encontraban las primeras maquinitas de video que llegaron a México. El Mesa Pong era de lo más sencillo, solo dos barras que golpeaban un puntito como si fuera un juego de tenis y hacia un sonido parecido a un monitor cardiaco. Era en blanco y negro, y con una resolución muy baja. Las barras se movían con unas perillas, no con un “joystick” (palanca). Este juego era caro, por lo que de nuevo, había que ir a visitar a los amiguitos riquillos que lo tenían. Yo tiempo después tuve uno que se llamaba Ping-Pong y que era prácticamente igual, pero tenía dos juegos más casi idénticos: fútbol y frontón. Aun lo tengo por si quieren ver lo que es tecnología de punta.


El Tamagotchi

Este era un juguete relativamente reciente. Una especie de huevo-llavero con una pantalla y tres botones. A estas criaturas venidas del oriente, había que alimentarlas, jugar con ellas, ponerlas a dormir, etc., en concreto, tratarlas como si tuvieran vida o de lo contrario morían. Para mí siempre fue bastante bobo este juguete, yo tuve uno que me regalo un sobrino y creo si mal no recuerdo, que asistí a su funeral y resurrección en varias ocasiones. Francamente yo no tenía espíritu paternal en ese entonces. Este juguete también contribuyó a bautizar con ese nombre, a cualquier amigo que estuviera gordito o con los ojos medio rasgados, así en la colonia podíamos encontrar a varios gandules apodados “El Tamagotchi”.


El Furby

Eran algo así como el hijo no reconocido de Abelardo el de Plaza Sésamo y el Oso Yogi, una especie de oso cruzado con alguna ave con rasgos de búho. Estos juguetes eran parecidos a los Tamagotchis porque también comían, dormían, reían, jugaban, y hasta platicaban entre si, gracias a un censor que tenían en la frente. Aquí ya se notaba la tecnología a todo lo que daba y si eran simpáticos y hasta tiernos. Recuerdo que las primeras noches que lo tuve, se despertaba el muñequito diabólico en la noche y me daba un buen susto porque comenzaba a funcionar solito. Sí, acepto que era muy jotito en ese entonces, primero por tener un Furby y luego por asustarme, pero que le vamos a hacer, a mi novia le encantaba mi “Furby”, y hasta a la fecha esa “parte” de mi cuerpo es conocida como… mi “Furby” jeje.


Otros juguetes más…

Este post de la nostalgia ya resulto un mamotreto interminable, así que aquí le voy a parar pero no quiero dejar pasar por alto otros juguetes memorables de los cuales hablare con más calmita otro día. ¿Se acuerdan de?... Las muñecas de “Rosita Fresita” con autentico olor a fresa y de sus amigas que igual apestaban a frutas. O la "Máquina para hacer Raspados" a la cual se le ponian unos hielos en la parte de arriba y luego se intentaban moler girando una palanca, cosa que resultaba muy dificil, para posteriormente agregarles el sabor artificial que era mas pintura que nada. O el "Sueper Mercado" miniatura que tenia hasta sus carritos para hacer las compras de productos conocidos hechos en miniatura. O las muñecas “Cabbage Patch” que siempre me sacaron lo "jotito" que llevo dentro, porque siempre quise tener una (bueno hasta la fecha). Estas muñecas traían su certificado de nacimiento y se decía que eran únicas, porque ninguna era igual a la otra. O se acuerdan del "Meccano", con el cual se podían construir muchas estructuras atornillando las piezas. O aquellos camiones, tractores y grúas marca “Tonka” que también servían para agredir a los hermanos o amiguitos cuando se ponían muy pesados o terminaban con nuestra paciencia.



En fin, son un buen los juguetes de los que podríamos seguir hablando, pero creo que ya recordé los más significativos de aquellos tiempos. Pero quizás algunos preferíamos salir a jugar a la calle, cosa que en estos tiempos ya es más difícil por la inseguridad. ¿Se acuerdan de los siguientes juegos?...

Para niños:
- Cinturón Escondido.
- Bote pateado
- Hoyos (sin albur)
- Quemados (nada que ver con guarderías)
- Coleadas
- Tamaladas
- Burro Castigado
- Cebollitas Calientes

Para niñas:
- Resorte
- Avión (con todo y teja mojada)
- Stop (declaro, la guerra, en contra, de…)
- Brincar la cuerda
- Juegos con las manos ("marinero se fue a la mari mari mar…" o "hueso vamos, a jugar…")


Los seres humanos jamás dejamos de ser niños, siempre soñamos con seguir comprando y teniendo nuevos juguetes, ahora quizás con los años nuestros juguetes son diferentes (ipods, pantallas LCD, camaras de video o fotos, carros y motos, computadoras, etc.), pero los disfrutamos de igual forma. Alguna vez me encontré esta frase en ingles que ratifica lo que les digo, vean si no: “The difference between men and boys, is the price of the toys”.

Bueno, aquí esta el video, chéquenlo y verán algunos de los juguetes de los que hablamos. ¡Viva la nostalgia!…





Otro día con más calmita… jugamos a leernos.

miércoles, 19 de agosto de 2009

El Dr. Jaime Said para servirles


Hoy decidí que ya no voy a ser licenciado, jamás voy a permitir que me llamen licenciado, jamás voy a volver a firmar como licenciado, a partir de hoy para todos seré “El Doctor”. Me he dado cuenta, que desgastado y devaluado está el termino “licenciado”, no hay nada más pelado en esta vida que le digan a uno “¿qué paso mi lic?”, es más, bien dicen que en México todos son licenciados. En cambio, y en contraste, no conozco otra profesión que imponga más respeto que la de un Doctor (o sea un médico, un galeno, un émulo de Hipócrates, en pocas palabras, un matasanos pa’ que me entiendan)… ¡y como no!, si el doctor es la única persona que nos puede decir “bájese los pantalones” y lo hacemos inmediatamente sin oponer ninguna resistencia. Prácticamente los doctores nos tienen en sus manos y no nos queda más que obedecerlos cual seres autómatas, ¡ah! y más nos vale que no se trate de un “proctólogo” o un “urólogo”, porque entonces ya no estamos en sus manos, más bien estamos en sus dedos.

No sé que será, chanse y el estetoscopio que siempre traen en el pescuezo, o la bata blanca con sus nombres flamantemente bordados, o la bola de diplomas y reconocimientos que pegan en las paredes de sus consultorios (como pa’ que no quede duda que ellos están lo suficientemente capacitados para ordenarnos cosas), la verdad es que no sé que será, quizás algo de eso, o todo ello junto, lo que hace que la palabra de ellos sea “ley” para el resto de nosotros los mortales. Y si a eso le agregamos, que en ocasiones nos quitan hasta los calzones y nos ponen unas batitas de una tela cuasivaporosa que generalmente nos hace exhibir involuntariamente nuestro abultado “derrier”, pues no nos queda más que decir que “sí” a todo lo que nos ordenen, ya que estamos prácticamente indefensos frente a ellos, con nuestras miserias al aire.

Lo chistoso es que luego ni nos damos cuenta, que el doctor que nos regañó por tener ¡cinco kilos! de sobrepeso, luce una “distensión” estomacal más grande que la de Homero Simpson, producto de la ingesta indiscriminada a través de los años, de tlacoyos, flautas, gorditas, quesadillas, huaraches, carnitas, chicharrón, y en general todo aquello que “chilla en aceite”. Por otro lado, en ocasiones nos prohíben que sigamos fumando, cuando ellos tienen los dientes más amarillos que los calzones de un americanista, producto de las tres cajetillas de cigarros que se fuman al día. Eso de predicar con el ejemplo, como que en ocasiones a los doctores no se les da.

Por todo ello, a partir de ahora soy ¡Doctor!, incluso estoy dispuesto a que me digan “doitorcito”, siempre y cuando me lo diga alguien sin calzones, metido en su batita azul y con las nalgas de fuera. Amables lectores, que no les extrañe si les empiezo a decir que bajen de peso, que hagan ejercicio, que no fumen, que no tomen, y que pasen detrás de biombo y se desnuden, recuerden que ya soy Doctor y que por ello, tengo autoridad sobre ustedes.

Si esto que les acabo de decir los molesto, ¡pues se aguantan!… y si persisten las molestias, pues consulten a su medico, o sea, al Dr. Jaime Said.


Otro día con más calmita… los receto y me leen.

lunes, 17 de agosto de 2009

Como diría Fabiruchis: "¡En Busca del Mejor Chile!"


Mi amiga Claudia D. publicó en facebook, que estaba feliz porque ¡había perdido 2 kilos!... pues déjenme decirles que yo también perdí 10 kilos, el problema fue que ya los encontré, estaban bajo mi tercera lonja junto con cinco kilos más… buuu. También comentaba que a pesar de los riquísimos chiles en nogada, había logrado perder esos dos kilos. Yo estoy a escasos segundos de dar inicio a mi famoso “Tour Gastronómico de Chiles en Nogada”, porque no están ustedes para saberlo ni yo para contarles (o sea que seguramente les vale madres), pero déjenme decirles que para mí no hay nada más delicioso, que este manjar conocido como Chiles en Nogada. Todos los años por estas fechas, inicia mi eterna búsqueda por el mejor Chile en Nogada de la Región, y por ahora los mejores que he probado son los de: “La Exhacienda de Tlalpan”, “La Hostería de Santo Domingo”, “La Fonda Santa Clara”, “Las Delicias” y del “Café Tacuba” (donde por cierto todo es exquisito). Pero como en todo, cada uno tiene y afirma saber del “mejor lugar para comer chiles en nogada”, así que si alguno de ustedes me quiere recomendar algun “templo gastronómico” donde se rinda culto a los Chiles en Nogada, ya saben como ponerse en contacto con este su tragón de cabecera. ¡Ah! porque el que es tragón como yo, hasta los de Sanborn’s le saben chidos, pero de que hay niveles… pues los hay.

Lo que si les quiero recomendar, es que si no saben, mejor no se metan en la odisea de preparar sus propios Chiles en Nogada, porque yo lo he intentado en tres ocasiones, y lo único que he obtenido como resultado, son una bola de “oportunos” comensales que se hacen presentes a la hora de la comida, movidos por ese sexto sentido que tienen los ¡gorrones!. Pero el fruto de todo el esfuerzo que representa el prepáralos, ha sido en vano, o sea un fracaso, un fiasco, una desilusión, en pocas palabras una reverenda porquería, ¡ah pero eso si!, muy elogiado por mis comensales gorrones que de buenos Chiles en Nogada, nomás no saben nada. Así que lo mejor es buscar un buen lugar donde los preparen o en su defecto, usar nuestro sexto sentido de gorrones (todos tenemos uno) para caerles a nuestros amigos y amigas que se animen a hacerlos… que tal que en una de esas, ahí esta el detalle y nos rallamos con unos exquisitos Chiles.

Yo iniciaré mi recorrido, mi eterna búsqueda y prometo tenerlos informados de mis hallazgos. En vía de mientras, ya saben, siempre hay un Sanborn’s (a partir del mes de septiembre) que les va a poder ofrecer un chile en nogada con sabor a “enchilada suiza”, pero bueno para quitarse el antojo en lo que les digo a donde hay que ir.

Por último le aviso a mi Gastroenterólogo, que me prepare una buena dotación de “ranitidina”, “losec” y “melox” pa’ lo que se ofrezca, ya que mi estómago aun esta resentido de tanto pinche medicamento que me metieron sus colegas galenos. Bueno gentiles lectores amantes del chile, métanselo muy bien en la cabeza (sin albur... bueno sí con albur), inicia el “Tour Gastronómico de Chiles en Nogada” de Jaime Said y quedan todos invitados.


Otro día con más calmita y menos antojos… nos leemos.

jueves, 13 de agosto de 2009

Los Inventos más Pelados Creados por el Hombre (parte 2)


Debido al rotundo éxito que tuvo mi post “Los Inventos más Pelados Creados por el Hombre”, y por un México mejor libre de pelados, a continuación les presento amables lectores, la segunda parte de dicho post. Recuerden que ¡ser naco es chido!… pero ser pelado, eso sí que es de pelados. Aquí la Segunda Parte de "Los Inventos más Pelados Creados por el Hombre":

- Los Súper Héroes a la Mexicana: Kaliman, Chanoc, El Pantera, El Chapulin Colorado, etc.
- Los Mariachis en los entierros (sobretodo interpretando el tema “Amor Eterno”, siquiera fuera “El Mariachi Loco”).
- Las Alfombras Rojas (donde desfilan las luminarias de la talla de Boby Larios, Fabiruchis, Paty Manterola, etc.)
- El BonICE (mil veces las “congeladas” de agua puerca que comía en mi infancia)
- Los y las “Stripers” en las despedidas de solteros y solteras
- Las lycras, las tangas, los bikinis y la lencería cachonda de tianguis (usadas por mujeres mayores de 30 años o 55 kilos)
- Los Diputados y Senadores del H. Congreso (pura finisima persona)
- El Agua de Horchata y el Tepache (el pulque es la neta)
- Los Franeleros (¿se lo cuido jefe?, o lo que es lo mismo ¡esto es un asalto caite con 20 pesos o despídete de la parrilla de tu coche!)
- La Lucha Libre (increíblemente más la de Estados Unidos)
- Las Vegas (viene siendo como el Disneylandia del adulto pelado)
- Las Fotos de Spencer Tunick (si eso es arte, entonces tengo un buen de arte debajo de mi colchón)
- Los imitadores de Michael Jackson (de cualquier pais, pero los mas cajetas son los orientales)
- El Colágeno en los labios y las prótesis mamarias y nalgarias
- El color dorado (y más el apodo “La Chica Dorada”… ¡órale!)
- Los palillos de dientes
- Las Camisetas con el nombre de alguna ciudad (pa’ presumirle a la banda que juites)
- El Photoshop (sobretodo en la revista H Extremo)
- Penélope Menchaca de “12 Corazones” (es el pináculo de la peladez)
- Los Choferes de las micros y los peseros
- Los “Brasieres” con broche por delante (¡son ganas de joder!)
- Los Lentes de Contacto de Color (a menos que seas Lucía Méndez en “El Extraño Retorno de Diana Salazar”)
- La Mara Salvatrucha
- Los Padrinos y Madrinas (ejemplo: padrino de pastel, padrino de mariachis, padrino de vinos, padrino de salón, padrino de fotografía, etc etc etc… ¡esos se llaman patrocinadores o pendejos que le caen con una lana!)
- Los Focos Ahorradores (mientras no le cambien la forma poco estética que tienen)
- El Cibersexo (luego queda bien ciberpegosteoso el ciberteclado)
- La frase “jálame este dedo” o su versión en ingles “pull my finger”
- Las Limusinas (es preferible llegar al destino en bicitaxi)
- Las Fotos de Estudio de novias y quinceañeras (y que luego las madres exhiben orgullosas en la sala de su casa… ¡órale!)
- Los “Abonos Chiquitos” de Elektra (acabas pagando como si fueras “Totalmente Palacio”)
- Los Libros y Conferencias de “Superación Personal” (onda Miguel Angel Cornejo)
- Los videos pornos amateurs tomados con celulares (inviértele en una buena iluminación, un buen camarógrafo, una buena locación, un buen director, y ya entrado en gastos… una buena vieja y no la araña que te estas tirando, así la banda te lo vamos a agradecer)
- Las Mesas de Pool en los billares (aprendan a jugar carambola de tres bandas, eso sí es de hombres)
- Las Líneas “Hotline” (por lo que gastas en 30 minutos de llamada, yo te consigo a unas Chicas Buena Onda de cuerpo presente para tus perversiones)
- Los “Pronósticos Deportivos” y el “Melate”
- Las camisetas con cualquiera de las siguientes imágenes: La Virgen de Guadalupe, El Che Guevara o la foto impresa de algún familiar
- Los muñecos de peluche de más de 15 cm.… (o en su defecto la reunión de más de tres peluches, por ejemplo sobre una cama o sillón)
- Los “Pants” cuando no son utilizados para alguna actividad deportiva (dormir, salir a tirar la basura o ir a comprar el periódico y la pancita los domingos, NO cuenta como actividad deportiva)
- Las Salas de Cine VIP (¿o vas a ver la película o vas a tragar y chupar?)
- La depilación completa del área del bikini y zonas circunvecinas (¿qué pasó con el bonito look setentero a la afro?)
- Il Divo, Paul Potts, Andrea Bocelli y Filippa Giordano (sobretodo si esto es lo más cerca que has estado del “Bel Canto”, de la Opera pa’ que me entiendas)
- Los juegos recreativos conocidos como: “Tacón” y “Rayuela” (si no los conocen pregunten a un “pelado adulto mayor en plenitud”)
- Las Sillas de Plástico (generalmente se rompen cuando se sienta un caballero adiposo o una dama rolliza, o sea un marrano o marrana de más de 90kg.)
- Los Cuadros de Perros jugando billar o cartas (también cualquier cuadro que contenga un payasito triste)
- Las varitas de incienso (a menos que te guste "quemarle las patas al diablo" y quieras disfrazar el olor pa’ que tus jefes no se den color… sí aja, no se van a enterar)
- La pintura en la cara en los partidos de futbol o en el "Grito" del 15 de septiembre (de por si ya parecemos apaches)
- Las Cejas Depiladas a la “Gordolfo Gelatino” en las mujeres
- Los saleros de plástico en forma de manzanas rojas
- Los “Post” kilométricos en los blogs que dan harta “bueva” leerlos, así que mejor ya le lleganos


Nota: Durante la realización de este Post no se lastimo a ningún naco o pelado.


Otro día con más calmita… nos leemos.

miércoles, 12 de agosto de 2009

¡Said es la Mamá Biológica de los hijos de Michael!


Como algunos de ustedes saben, hace unos días me quitaron un tumor de mi “puerquecito”, por lo que me han dejaron senda rajadota en mi panza. Aprovechando esto, se me ocurrió reclamar legalmente la “maternidad” de los hijos de Michael Jackson, ya que mi herida bien puede pasar por “cesárea de señora gorda”. Ahora resulta que cualquiera puede afirmar tal cosa, y ni como culparlos, esto representa harto billete verde… total, si Michael Jackson hacía la afirmación tan descabellada de que él era el padre biológico de sus hijos, porque carajos no podré ser yo la madre biológica de estos afortunados herederos. Por cierto, y hablando también de Michael, leí que finalmente le regresaron el cerebro que estaban estudiando los médicos forenses, ahora me pregunto ¿cuándo le van a regresar a Adal Ramones el suyo?.




También leí que finalmente cayó la presunta implicada que faltaba del homicidio de “La Parkita” y “El Espectrito Jr.” (qepd). Yo ¡pido! y ¡exijo! categóricamente, la inmediata liberación de estas bellas damas, ya que en todo caso los que deberían haber ido al bote, eran estos liliputienses degenerados hijos del pancracio, conocidos como “La Parkita” y “El Espectrito Jr.” (de nuevo qepd). Y esto lo digo, porque al ver el “tipo” y las “edades” de estas suripantas, he llegado a la conclusión, de que el que se acostó con Ángeles Sánchez Rueda alias “La Gorda”, cometió prácticamente un acto de “zoofilia”, ya que la gozosa mujer parece el eslabón perdido del que hablaba Darwin; y por otro lado, el que se acostó con Estela González Calva alias “La Tía”, estuvo a punto de cometer un acto de “necrofilia”, porque la “güila” más bien parecía ya la “agüila” (o sea la agüela), porque tiene más años de Silvia Pinal y Carmen Montejo juntas. También el mal gusto debería de ser objeto de una pena que no alcanzara fianza, pero bueno, ahora los dos mini luchadores ya pelaron sus pollos y ni como reclamarles o presentarles unas primas quedadas que tengo, a las que es más fácil perderles el asco que a nuestras ahora famosas amigas “La Tía” y “La Gorda”.

Para terminar, quiero exhortarlos amables lectores, a que mejoremos nuestros gustos, seamos más exigentes, que nos sirvan de ejemplo “La Parkita” y “El Espectrito Jr.”, no cometamos el mismo error. Así que digan ¡NO! a las fotos robadas del facebook de la gordis de Sheyla y al video porno de Jenni Rivera, ¡digo!, uno tiene estomago para andar viendo esas cosas tan desagradables. En fin, hay que ponerle un alto a estas cosas o vamos a terminar viendo el video erótico robado de Carmelita Salinas en la ducha con “El Chatito Cejudo”… ¡no manchen!.


Otro día con más calmita… nos leemos.

martes, 11 de agosto de 2009

Imagenadas 7

Ahora que estuve en el Hospital realmente entendí lo que era una "Mamografía"...



**********
¿Pedofilia o Perrofilia?... pos no que era "Pluto"



**********
Este es el Cartel Original de la Película "Amores Perros"


**********
¡ay que foto tan "cagada"!


**********


¡Bolsas de aire!... ¿como pa'que?




**********


Este es el nuevo y practico teclado de mi compu...

**********
Otro día con más calmita... nos leemos.




jueves, 6 de agosto de 2009

¡Michael Jackson no ha muerto!


Michael Jackson no ha muerto… ¡vive en el corazón de todos!. ¡Mis huevos que!, ya estoy hasta la madre de este desteñido Sorullo conocido como El Rey del Pop… ¡que si se murió de una sobredosis de supositorios o lo mataron!, ¡que si lo mató su medio el Dr. Conrad Murray o fue el Dr. del Villar!, ¡que si en realidad no se murió y ahora lleva una segunda vida trabajando en una guardería subrogada del IMSS!, ¡que si se perdió su nariz durante la autopsia y se sospecha de Carmen Campusano o Alfredo Palacios!, ¡que si sus hijos son suyos o de Jorge Salinas!, ¡que si él era todo un macho calado o le gustaba que le subieran la caca al segundo piso!, ¡que si le copio su famoso paso “moonwalker” a Resortes!, ¡que si para encontrar en un futuro una cura y revivirlo, congelaron su cuerpo en una fabrica de BonICE!, ¡que si era todo un genio y a cada rato se le prendía el coco… sobretodo en los anuncios de Pepsi!, ¡que si sus hermanos y hermanas ya no le querían hablar por “manchado” o realmente era vitiligo!, ¡que si cuando era niño y joven se las vio negras… ya luego tiempo después se las vio como de dálmata y finalmente blanquitas!, ¡que dejó dicho que no quería que lo incineraran, porque le había costado mucho trabajo ser blanco pa’ terminar tostadito de nuevo!, ¡que si le negaron el Premio Nobel de la Paz fue por su “negro” pasado!, ¡que si Jaime Moreno va a demandar de plagio a Michael porque le copio su barbilla de nalguita!, ¡que si su boda con Lisa Marie Presley fue tan real como la de Alejandro Bisogno, la de Rene Franco y la relación de Fabiruchis con las Chicas Buena Onda!, ¡que si durante el “casting” para Rey Mago en la pastorela que hacen en el cielo, le dieron el papel de Baltasar y no el de Melchor que él quería!, ¡que si en la misma pastorela le van a tener que esconder al Niño Dios!, etc etc etc.

Se dicen tantas jaladas y mentiras, que francamente ya estoy más harto que cuando los perredistas jodian y jodian diciendo que el Peje había ganado la Presidencia. Yo propongo que para terminar ya con los rumores, le echemos la culpa de la muerte de Michael Jackson, nada más y nada menos que al “Innombrable”, mejor conocido como Carlos Salinas de Gortari. Ya ven que es nuestro villano preferido, y siempre es muy cómodo echarle la culpa a él de todo lo malo que nos pasa, en lugar de echar a andar nuestro sentido común, que muchas veces es el menos común de los sentidos en nosotros los Mexicas.

-MICHAEL CON SALINAS EN SU VISITA A MEXICO-



Yo me pregunto, ¿cuánto tiempo más vamos a estar escuchando historias inverosímiles y demás necedades de este güerosco?... ¿será que pasara el tiempo y al igual que con Pedrito Infante se seguirán construyendo leyendas y chismes hasta el cansancio?, pues ojala y no, porque la verdad prefiero mil veces a nuestro Pedrito Infante cantando “Nana Pancha”, que a este pederasta amorfo conocido como el Rey del Pop, cantando como si se hubiera machucado un huevo con el cierre del pantalón. Francamente, a nombre de mis amigos de KKK (Ku Klux Klan), exhorto a todos sus fans, a que consuman mejor “negritos” del país, ahí están Zamorita, Kalimba , Johnny Laboriel o ya de perdis Toñita de "La Academia", que como todos sabemos fue el Rey Feo del Carnaval de Varacruz antes de hacerse la famosa operación jarocha.

Lo cierto es que yo también fui fan en mi adolescencia de Michael, incluso llegué a admirarlo. Como prueba, les voy a mostrar el boleto que aun conservo de cuando lo fui ver al Estadio Azteca en su gira “Dangerous”.

-MI BOLETO DEL CONCIERTO DE MICHAEL-


Ni modo, todos tenemos un poco de fans closeteros de Michael Jackson y que le vamos a hacer… Michael Jackson es de pelados y yo soy un pelado… ya que.

Otro día con más calmita… nos leemos.

lunes, 3 de agosto de 2009

Los Libros


Alguna vez alguien me dijo: “el que presta un libro es un pendejo… pero el que lo devuelve es ¡dos veces pendejo!”. Durante mucho tiempo viví convencido de que esto era cierto, hasta que empezaron a llegar a mis manos libros tales como “Cañitas” de Carlos Trejo, fue en ese momento en que me convencí de que el tener un libro de este tipo cerca de uno, era más peligroso que el pubis lleno de ladillas de una “sexoservidora” de La Merced. Indiscutiblemente existen libros que jamás deberían de pasar por nuestras manos, pero uno siempre tiene un amigo o en mi caso un sobrino, que le ruega a uno para que lo lea y le de su opinión. Así que cuando alguno de ustedes amables lectores, se tope con una de estas joyas de la literatura, lo mejor que puede hacer es identificar al ser más nefasto a su alrededor y proceder a iniciarlo en la lectura de una de estas joyas con el único fin, de causarle un “daño cerebral irreversible”. La gente torpe e ignorante, esta convencida que todo lo que esta en “letra de molde” es necesariamente un hecho fatal y necesario (o sea, ¡la neta!). Por ejemplo, basta platicar con un “ufólogo”, de estos que acostumbran asistir a las conferencias que da Jaime Mausan a cerca de ovnis, para escucharlos hacer afirmaciones científicas bien jaladas de los pelos, respaldadas en el hecho de que esto que afirman “lo leyeron en un libro”, por lo que necesariamente tiene que ser cierto (según ellos). No se ponen a pensar la bola de “analfabetos faltos de agricultura” (citando a Cantinflas), que diariamente publican libros llenos de datos falsos, verdades a medias, ¡ah pero eso sí!, con un gran toque de imaginación (y marihuana). Así que todos estos libros que lo único que hacen es contribuir a la desinformación y la “ignorancia cultivada”, deberían de ser quemados en leña verde junto con sus autores (lo siento Alfredo Palacios).

Ahora bien, las preguntas que nos tendríamos que hacer, son: ¿un buen libro se debe de prestar o no?, ¿se debe conservar y exhibir en un librero como una cabeza de alce en la pared o no?, ¿cuántas veces debemos de leerlo hasta cansarnos o empezar a aburrirnos?... etc. Hay quien piensa que una vez que terminamos de leer el libro, hay que deshacernos de el, porque una segunda lectura no tendría la misma reacción de la primera vez. Bajo esta premisa, habría que hacer el amor solo una vez con cada mujer, porque nunca sería igual que la primera vez. Pero “ahí esta el detalle chatos” (de nuevo citando a Cantinflas), porque cada vez que hacemos el amor con una mujer es distinto, se descubren nuevas formas y placeres diferentes, y yo creo que con los libros es lo mismo. Cada vez que le hacemos el amor a un libro de Borges o Cervantes, podemos descubrir nuevos placeres, nuevas sensaciones, dicho de otra manera, nuevos “calambres”. Así que para mí, estos libros deben de estar a nuestro lado siempre fieles, listos para saciar otra de nuestras necesidades más primitivas como la sexual, me refiero a la necesidad de experimentar orgasmos intelectuales.

También he de decirles que recuerdo con mucho cariño, a una maestra de literatura en la Preparatoria, que nos decía cuando revisaba los libros que leíamos: “que un libro que ha sido leído y conserva su apariencia como de recién salido de la imprenta, es un libro infeliz, un libro insatisfecho, un libro virgen”. Para esta maestra, contrario a lo que pensaban los demás maestros, un libro tenia que estar sucio, doblado, lleno de anotaciones, subrayado y resaltado, porque esto significaba que el libro había vivido una experiencia intensa y no era una especie de solterona virginal de 40 años, de esas que nunca han sabido lo que es ser usada y amada. Desde entonces, todos mis libros (que no son muchos), están más mancillados y vejados que las putas que mataron a “Espectrito” y “La Parquita”, ¡ah pero eso si!, son sumamente felices cada vez que los abro y les hago el amor con los ojos.

Por cierto, quiero contarles que una vez, hurgando en las librerías de libros usados que hay en el centro de la ciudad, me topé con un libro francamente de muy mala calidad, pero que tenía una serie de anotaciones a lo largo de cada una de sus hojas, que me hicieron comprarlo inmediatamente. Las anotaciones las había hecho una mujer de 24 años, que por los años 70’s había viajado con este libro por toda Europa, y mientras lo leía iba haciendo anotaciones del lugar donde se encontraba y lo que sentía en ese momento mientras leía y viajaba al mismo tiempo. La verdad el libro era muy poco interesante (para mi gusto), pero la vida de esta mujer de la cual no sé ni su nombre, era fascinante. Este libro, debería de haberlo conservado, pero hubiera sido un acto sumamente egoísta, por lo que decidí regresar a una de estas librerías y darlo a cambio, con la esperanza de que alguien lo comprara y experimentara lo mismo que yo, aunque les confieso, que mi casi imposible real intención, era que la dueña del mismo lo volviera a encontrar y pudiera leer lo que había vivido en este viaje por Europa casi cuarenta años antes.

Para terminar con este mamotreto aburrido dedicado a los libros, se me ocurrió tomar un libro al azar de los que están en la cabecera de mi recamara, abrirlo en una pagina igualmente al azar y buscar en él, alguna anotación de las que he hecho o algo que yo haya subrayado, y pues esto fue lo que encontré:

“Es muy malo no pensar nunca, pero pensar demasiado puede ser también un modo de no vivir”

¿Está chingón no creen?, espero que a partir de hoy, comiencen a hacerle el amor a cada uno de sus libros, trátenlos como la peor de las prostitutas, como una esclava sexual, y créanme que los libros se los van a agradecer… ellos también quieren vivir y sentir.

Otro día con más calmita… nos leemos.