martes, 12 de mayo de 2009

Aviso nada Importante


AVISO

No el sitio… ¡Yo! soy el que se encuentra en mantenimiento, por lo que estaré algunos días ausente. Les aconsejo que ahora que van a descansar de mí, hagan cosas más productivas en la Internet, como ver pornografía por ejemplo. Nos leemos pronto.

sábado, 9 de mayo de 2009

Dia de las Madres (para reir y para llorar)


Mamá soy Paquito y no haré travesuras… el turno es de Arturo, el bohemio puro de noble corazón y gran cabeza… ¡por mi madre bohemios!... por la anciana adorada y bendecida, por la que con su sangre me dio vida, y ternura y cariño… que alegría da decir mamá, sintiendo en las palabras emoción, puedo presumir de mi gran amor, tu eres lo mas bello que jamás me sucedió… aunque amores yo tenga en la vida, que me llenen de felicidad, como el tuyo jamás, madre mía, como el tuyo no habré de encontrar… y para no hacer tanto alarde, esa mujer de quien hablo, es linda mi amiga, gaviota, su nombre es… ¡mi madre!.

Toda esta trinche cursilería aflorará el día de hoy a más no poder. Las mamás correrán cámara en mano tras de sus hijos vestidos de “pollitos” tratando de identificar al suyo antes de que termine el musical en el que se presentarán en los festivales escolares del Día de las Madres. Alguna maestra seguramente recitará algún bonito poema o pensamiento, en honor a las progenitoras convidadas al festival. Las mamis lucirán bien emperifolladas listas para comenzar el día luciendo sus mejores galas las cuales serán estropeadas por el “segurote” que sostiene el corazón hecho con papel terciopelo rojo que cada una portará a la altura del seno izquierdo. Al final del festival, los niños correrán a los salones en busca de la bonita manualidad que le hicieron con la ayuda de su maestra y que la doña lucirá orgullosa en un lugar estratégico de su hogar. Así comienza normalmente este tedioso "Día de las Madres".

Vendrá el momento en que hay que darle su “cuelga” a nuestra desinteresada madre. Si uno se quiere mochar con un bonito arreglo floral habrá que pasar por el tedioso proceso de conseguirlo seguramente a precios estratosféricos. Quizás para ahorra una lana lo mejor será ir a un mercado como el de “Jamaica” o el de “Portales” con la esperanza de que estén más baratos que en la famosa florería “Matsumoto” (que seguro ya ni existe). ¡Pero niguas!, nos encontraremos en esos mercados con arreglos bastante “peladotes”, unos de tamaño gigantesco dignos de un nacote tipo “nuevo rico” y con flores ya muy venidas a menos, pero eso si, con los precios igual de caros que en cualquier lado. Saldremos de ahí molestos por sentirnos estafados apenas con una trinche docena de rosas que seguramente nos las aventará en la jeta nuestra exigente madre luego de recordarnos que ella nos dio la vida luego de 12 horas de doloroso trabajo de parto. Así que lo mejor será obsequiarla con un bonito y costoso regalo, quizás: una bolsa de piel “Louis Vuitton” o “Chanel”, un reloj “Piaget” o “Patek Philippe”, un brazalete “Cartier” o “Van Cleef & Arpels”, un dije de “Tous”, un prendedor “Boucheron”, un perfume “L´air du Temps”, un florero “Lalique”, alguna porcelana de “Lladró”, etc… pero no se me espanten, ni se me preocupen, si no tienen el billetote recuerden que Dios nos bendijo con la famosa piratería china. Lo que si les quiero pedir es que no salgan con la clásica gatada de: “Mami te compré tu plancha nueva que tanto querías y te traje algunas de mis camisas para que la estrenes” o “Mami, mira, es una sandwichera y es igualita a las tres que nos dieron ahora que nos casamos” o “Mami, aquí esta el Xbox 360 que tanto querías y si quieres hasta te lo puedo guardar en mi casa” o  “Mami tu regalo es este seguro de vida donde yo soy beneficiario, así ya estarás tranquila cuando te tengas que ir de este mundo sabiendo que tu muñeco quedara protegido”… o sea ¡no manche!, ese tipo de regalos solo demuestran lo ¡méndigos! que pueden llegar a ser los hijos. Mejor aprendan de mí que me fui a Sanborn's en chinga (en chinga quiere decir más rápido que ipso facto) por una tarjetita de 18 pesos que trae una rosa en tercera dimensión en la parte frontal y un bonito pensamiento en la parte de adentro, pensamiento al cual yo solo le agregué mi nombre… recuerden que el detalle es lo que cuenta.

Llegará la hora de comer y habrá que emprender el horrible viaje hacia algún restaurante en donde tendremos que esperar por horas hasta que se nos asigne una mesa para luego descubrir que ya casi todos los platillos se agotaron y solo queda un jodido “Club Changüis” que bien nos lo podríamos haber tragado en la comodidad de nuestra casa. El lugar se encontrará repleto (pese a la alerta por el virus) y el servicio será pésimo. Conseguir que el mesero nos traiga una coca cola será más difícil que encontrar la vacuna de la “influenza porcina”. Niños gritarán y pasarán corriendo entre las mesas con ganas de que accidentalmente yo les clave un tenedor en la “orbita ocular”. En alguna mesa no faltará un borracho que le “cante el precio” a uno de sus hermanos porque no trata bien a la jefa y solo le da problemas. Cuando el mugre restaurante no tenga más espacio y ya no quepa nada (ni siquiera la duda), hará su arribo la insufrible y escandalosa “Estudiantina” o “Tuna” para amenizar el festejo. Todo este grupo de supuestos estudiantes, la mayoría de ellos ya con una pinta de adultos mayores, o sea ya bastante rucos para tanto desfiguro, lucirá su bonito uniforme caracterizado por unas ajustadas mallas que dejarán entrever la varices de los integrantes más mayorcitos de este sonoro grupo musical. Todos, eso sí, lucirán sus capitas de súper héroes llenas de listoncitos de colores para reafirmar su ya de por si ridícula apariencia. Con la puta suerte que tengo seguramente me tocará el jotito del pandero justo en mi oreja derecha que alegre dará graciosos saltos y escaramuzas mientras interpreta magistralmente este instrumento de percusión a escasos centímetros de mi tímpano. Mi deseo por convertirme en multihomicida o vulgar asesino de tunos aflorará a mediada que este simpático grupo musical interprete temas tan jotitos como: “De colores”, “El gitano señorón”, “El beso”, “Ojos de España”, “Amor Eterno” y demás chusquerías insoportables para volver a rematar al final, con las tradicionales “Mañanitas” (con su respectivo poema intercalado). El martirio terminará solo hasta después de que desfilen entre las mesas el trío romantico, el grupo jarocho, el grupo norteño y el infaltable mariachi de ocho elementos cada uno de ellos con sus respectivo vientre chelero. Habrá que pedir la cuenta la cual tardará más de media hora en llegar para luego tener que ser devuelta porque el “manchadito” mesero nos quería cobrar unas cuantas cocas y tragos de más. Cuando la cuenta se haya corregido al fin seguramente el hermano de más lana (o el más pedo) bailará con la cuenta mientras que los demás hermanos, hermanas y cuñados hacen su graciosa huida con el pretexto de ir al baño. Al salir del restaurante nos toparemos con un “valet parking” verdaderamente hecho camote que ya no sabe ni que pedo con los carros. Con suerte nuestro volchito 91 quedará perdido entre todos los autos estacionados y saldremos conduciendo de ese bonito merendero una cómoda camioneta Navigator.

Si uno ha tenido la fortuna de ser bendecido con una segunda madre, mejor conocida como suegra, habrá que ir en chinga a visitarla si es que la bruja no se nos pegó ya desde la mañana. De esta manera nuestra domadora (novia, esposa, amante, concubina o lo que sea) no nos hará tremendo panchos en la noche poniendose rejega a la hora de hacer “cañangas ñangas” a la vieja usanza "francesa". En fin, con suerte, en 24 horas habrá terminado toda esta monserga que representa el 10 de mayo,  el "Día de las Madres".

Yo podría, como la mayoría de todos ustedes, hablarles maravillas de mi madre, decirles que ella ha sido la mujer más grande que he conocido en mi vida, y cuando digo grande no me refiero a su tamaño porque últimamente ha estado tan malita que parece que se fue a pasar un año de vacaciones a Auschwitz, me refiero por supuesto a grande de grandeza. Podría decirles que cuando estoy con ella y recargo mi cabeza en esos hombros que con el tiempo se han ido haciendo más pequeños y débiles, por alguna extraña razón me siento el hombre más protegido del universo y sé, o por lo menos eso siento, que a lado de ella nada me puede pasar. Con el tiempo, al hacerme más viejo, los consejos que siempre me ha dado comenzaron a tener sentido y comprendo la gran sabiduría que hay en ellos. Y esas ordenes que odiaba de pequeño: ¡ponte el suéter!, ¡come algo!, ¡no hagas eso!, ¡bájate de ahí!, ¡ten mucho cuidado!... también comienzan a tener sentido y más aun ahora que ya me he convertido en padre. La madurez que he adquirido con los años ahora me deja ver los sacrificios que durante toda la vida hizo por mi. Hoy comprendo lo que significa el hecho de que me haya dado la vida y de que ella, sin la menor vacilación, daría la suya por la mía. Tantas veces de pequeño ella me ayudó a no caer o me ayudó a levantarme cuando por no hacerle caso tropecé, hoy me toca tomarla del brazo al bajar la escalera o al cruzar la calle en justa retribución y correspondencia.

Mi madre siempre me escucha, puedo ver en su mirada la misma admiración con la que yo la veía cuando me contaba de pequeño alguna de sus historias llenas de magia y fantasía. Ahora quizás a mi madre se le han agotado los consejos y las historias pero sigue siendo indispensable para mí porque siempre que la necesito está ahí para escucharme, para escucharme como se debe escuchar, con esa mirada única que tienen las madres que te hacen sentir cuánto les importas.

Ya ven, yo que no quería hablar de mi madre y lo estoy haciendo, pero también creo estar hablando por cada uno de ustedes que tienen la suerte de tener una madre al igual que yo. Sin embargo, hay madres que parece que ya no están más a lado de sus hijos, aquellas madres que por alguna razón tuvieron que partir dejando solos a sus hijos. ¿Por qué la vida nos da una madre para que luego la muerte nos la arrebate? Seguro que esa es la eterna pregunta que se hacen los que han perdido a su madre a temprana edad, como si para eso de las pérdidas hubiera una edad apropiada. No estoy seguro de saber la respuesta, pero de lo que estoy seguro es que todas esas madres "invisibles" nunca se han ido del todo, siempre están a lado de sus hijos, incluso ahora mientras leen esto, abrazándolos orgullosas. Seguro que esas madres son felices allá donde están viendo los éxitos de sus hijos. Seguro es también que se ponen tristes ante los fracasos de sus hijos, pero me consta que se sienten profundamente orgullosas cuando ven cómo se levantan de sus tropiezos justo como ellas les enseñaron.

Las personas que me conocen saben bien que tengo mamitis y que me siento profundamente orgulloso de eso. Yo desprecio enormemente a los que ven algo de malo en eso, porque si bien tengo mamitis de pronto también tengo hijitis, y noviecitis, e incluso amiguitis, y es que los "itis" no tienen nada de malo, simplemente son una característica propia de los que amamos profundamente a la gente que nos rodea y que forma parte de nuestras vidas. Una amiga en una ocasión me comentó que envidiaba todas mis pasiones, más que mis pasiones mi capacidad de apasionarme tan intensamente de algo, y esa creo que es precisamente la explicación a mi mamitis, a mi hijitis, a mi noviecitis y a mi amiguitis, es tan sencillo como eso, se llama pasión, pasión por todos ellos. Todos en la vida tenemos el derecho a apasionarnos y a ser la pasión de alguien, tengamos pues nuestros propios "itis" y aspiremos también a ser los "itis" de alguien. Hoy es un buen día para comenzar, empecemos por tener mamitis y que les valga lo que piensen los demás.


Todos tenemos una, algunos la tenemos "visible" otros
"invisible", pero siempre ahí está. Y esta es la mía.

Otro día con más calmita y profundamente orgullosos de tener “mamitis”… nos leemos.



México en el Primer Lugar del Medallero


Afortunadamente la emergencia epidemiológica en la que estábamos, esta bajando de nivel paulatinamente. Las personas ya se ven en las calles más relajadas, tratando de reiniciar sus actividades cotidianas. Me da mucho gusto que esto suceda, porque ya me estaba hartando de esa “histeria colectiva” en la que estábamos cayendo todos.

En esos días de histeria y terror, yo podía haberme comido dos platos enormes de “fabada”, subirme a un elevador con el cupo al máximo, dejar escapar graciosamente una “flatulencia” de esas que están consideradas casi armas químicas por su alta peligrosidad y que si uno las respira por un tiempo considerable, se puede llegar a sufrir daño cerebral irreversible… y no pasaría de que me voltearan a ver con una miranda flagelante e incisiva, acompañada cuando mucho, de alguna expresión que mostrara su repudio y enojo, tal como: “¡que poca madre, me cae!”, por decir alguna. ¡Ah!, pero si en vez de mi pestilente flatulencia, osara estornudar o toser dentro del elevador, seguramente sería linchado por la turba enardecida de oficinistas histéricos. Afortunadamente ni me tire una de esas lacrimógenas flatulencias, ni estornudé o tosí dentro de algún elevador, por lo que puedo seguir haciendo uso de este invento propio del huevón que detesta subir dos pisos por las escaleras, sin ser rechazado o agredido por los demás usuarios del elevador.

Ya que comenzaba a gustarme mi “look” de Michael Jackson o Howard Hughes con mi cubreboca, resulta que pronto tendré que renunciar a el. Este “anonimato” que me daba el traer mi cubreboca, era bastante útil para pasar frente a mis vecinas que me caen gordas, sin tener que saludarlas, o hacerme guey con el de la tiendita, para no pagarle las caguamas que me fió. Ahora que ya no sea necesario traer el cubrebocas, creo que mi “look” tendrá que “mutar” como si fuera el virus, hacia otro que me permita seguir gozando de ese “anonimato”. Quizás adopte el bonito “look” de “payasito de crucero”, con mi nariz roja, mis zapatotes y un par de globos en los glúteos, como los de “Latin Lover”. Seguro que con este “look”, nadie podría reconocerme, salvo por los zapatotes, porque es bien conocido de todas, que este su humilde servidor, ¡calza grande! (exnovias y amantes, absténganse de cualquier comentario). Otra opción de “look” que podría adoptar, es el de “mimo”, con la ventaja de que este tiene un plus, el de no poder hablar, por lo que no podrán reconocerme ni por la voz. Además como “mimo”, podré ejercitar esa bonita costumbre que tengo, de realizar todo tipo de señas (obscenas y no obscenas), para así desplayarme con mis congéneres de forma mas elocuente. La tercera opción y la que más me atrae, es la de usar mi ya famosa mascara del Santo, sí… ¡Santo el Enmascarado de Plata!. Así podré enfrentarme al terrible “Monstruo de la Laguna Mental”, que constantemente me ha atacado de hace unos años a la fecha. Me podré tirar de la tercera cuerda sobre alguna de mis amigas “vampironas”, para aplicarles alguna llave, como la del “candado”, que a las golosas les gusta tanto. Y cuando mis vecinas de arriba, bajen a joder como es su costumbre, para que le baje al volumen de mi karaoke, porque resulta que no les gusta como interpreto los temas de Los Tigres del Norte y de Luis Miguel, saldré a su encuentro enmascarado, para realizar la secuela de la famosa película “Santo contra las Momias de Guanajuato”. En fin, cualquiera que sea el nuevo “look” que tenga que adoptar ahora que ya no use mi cubreboca, creo que me permitirá seguir viviendo las ventajas de ser un naco “anónimo”.

Otra cosa a la que ya me estoy empezando a acostumbrar, es a ver a México por primera vez en un Primer Lugar, por arriba de Estados Unidos, Canadá, España, Reino Unido y montón más de países, que mediocremente llevan unos cuantos infectados por el virus. Claro que esto sería mejor, si en lugar de infectados por el virus, estuviéramos hablando de medallas olímpicas, pero de cualquier modo, es bueno ver a México en un Primer Lugar… ¡disfrutémoslo!.

A continuación la lista del medallero, o del infectadero… o como sea.

México 1,112
Estados Unidos 896
Canadá 201
España 81
Reino Unido 32

Si seguimos así… ¡nos vemos en el Angel para festejar!.


Bueno queridos amigos y amigas lectoras, por más que me esfuerzo para dejar de escribir del tema del “virus porcino”, ahora conocido como Influenza A(H1N1), pues ya ven, me vuelve a ganar la pasión y me pongo a escribir de lo mismo. Pero prometo que el siguiente o los siguientes post de este blog, ya no tocarán el tema (a menos que ocurra algo importante). Así que estén pendientes, porque se acerca el 10 de mayo “Día de la Madres” y seguro algo se me ocurrirá para honrar a nuestras progenitoras… estén pendientes.


Otro día con más calmita y con un nuevo “look”… nos leemos.

miércoles, 6 de mayo de 2009

La belleza y la inteligencia no están peleadas… ¿o sí?


Espejito, espejito, dime quien es la más bella del mundo… ¡pos tu, mi querida Miss Universo!. Espejito, espejito, ya que andas por ahí, dime cuanto es dos por dos… ¡pos cuatro, pinche ignorante!.

Los concursos de belleza, se empeñan en tratar de convencernos, que no solo son frívolos concursos de belleza, cuando en realidad, son solo frívolos concursos de belleza. Con el fin de justificar un poco este enfoque intelectual que le quieren dar al concurso, se elaboran una serie de preguntas para las cuales no hace falta ser un “Einstein”, ya que cualquier persona con dos dedos de frente, fácilmente las podría contestar. Pero estas bellezas no son cualquier persona (ni tienen por lo menos dos dedos de frente), así que si no se quiere que hagan el “oso” frente al respetable, más vale que les hagan la tradicional pregunta: “¿que es lo que más deseas en el mundo?”, a lo que ellas irremediablemente responderán: “¡la paz mundial y terminar con el hambre en el mundo!”. Cuando se busca su lucimiento, haciéndoles preguntas que representan un ligero esfuerzo mental, ya sea en el ámbito político o cultural, lo único que se consigue, es evidenciar, que estas bellas nenas, están negadas para ejercer funciones neuronales, por lo que solo se deben de preocupar, por vomitar las veces que sea necesario para no perder la figura y realizarse su “servicio completo” de manera periódica (depilaciones, faciales, tintes, implantes, lipoesculturas, peelings, rinoplastias, etc.). Finalmente estas preguntas y respuestas salen sobrando, porque al final de cuentas, la que ganará será la más “pollota” de todas y no la más inteligente. Siempre se busca el prototipo de belleza “occidental”, aunque en ocasiones, queriendo justificar más pluralidad en el certamen, se le otorga la banda de Miss Universo, a una muchacha de raza africana o asiática. Claro que esta, no deberá tener los rasgos propios de una africana o asiática, es decir, si es “negrita” de Ruanda o Tanzania, se buscará que tenga ojos claros, nariz y labios finos, cabello lacio y castaño, etc., ocurriendo lo mismo con las asiáticas que logran llegar a las finales. Así que todas las “Rigobertas Menchus” que existen en Latinoamérica y en nuestro país, ya se pueden ir olvidando de participar en estos certámenes por más inteligentes que sean. En México, nos tendremos que conformar con nuestra querida Maria Guadalupe Jones Garay, mejor conocida como “Lupita Yons”, que ganó el concurso de Miss Universo en 1991, porque no creo que se vuelvan a equivocar los jueces con el apellido, dándonos una nueva reina de la belleza (creo que este comentario sonó ligeramente misógino y malinchista… ¡que bueno! esa era la intención jeje).

Y mientras Lupita Jones sigue en busca de que la nueva Miss Universo Mexicana encuentre la cura al cáncer u obtenga su doctorado de Harvard en Bioingeniería, nosotros podemos seguir conformándonos, con ver esos bombones con el IQ (coeficiente intelectual) de una retrasada mental, desfilando por el escenario en bonito traje de baño. Espero que algún día comprendan los organizadores de estos eventos, que a nosotros los hombres, francamente eso de su inteligencia, no nos importa en lo más mínimo. ¡Que viva la superficialidad y la frivolidad!

Ahora quiero mostrarles a dos niñas bastante bonitas, pero a las cuales francamente eso de la cultura general, simplemente no se les da. Hay una locución latina que dice: “cogito ergo sum” que pertenece al filosofo René Descartes y que significa: “pienso, luego existo”, pero para las bebotas que vamos a ver a continuación, podría aplicar una variante que simplemente dijera: “luzco, luego existo”. Escuchen con atención y ¡chequen si no!…







Otro día con más calmita… nos leemos.

martes, 5 de mayo de 2009

5 centavos de notas... No. 3


Alrededor de todo el mundo y principalmente en China, se han registrado actitudes xenofóbicas y actos discriminatorios en contra de los mexicanos. A partir de ahora, cada vez que tratemos con un hermano indígena, un “seropositivo” (portador del VIH o enfermo de SIDA), un homosexual, o cualquiera otra persona que solo por ser diferente a la mayoría y agravado esto por la desinformación, y que represente equivocadamente un riesgo para nosotros, los invito amigos lectores, a que recuerden y nunca olviden, lo que se siente el ser discriminados por la mayoría. Por otro lado, quiero informar a la comunidad china de este país, que se olviden de mí en sus pinches restaurantes, que agarren sus “rollitos primavera” y se los metan por su “rasgado” asterisco, junto con su famoso “Pato Pekín” que no pienso volver a consumir. Se puede ir a “Chinar a su madre”, todo aquel aborto de “Tachidito” o del “Profesor Chunga”, que se dedique a vender piratería en mi país. Prometo no volver a ver una película, donde aparezca esa cara de nalga que es Lyn May. Quemaré todos mis discos de Yoshio y mi póster espectacular que tengo en mi recamara de Kokin. A mi amiga Antonieta, no le voy a volver a hablar, ya que aunque ella es mexicana, se le conoce en el barrio como la “China”, por los chinos que cuelgan de su cabello. A todos los malandrines de la Mercerd que les gusta atracar a los transeúntes con su famosa llave “china”, los exhorto a que cambien su técnica por cualquier otra… sugiero la llave “camaleonina” por ejemplo. En fin, que todo lo que a mí me parezca chino, sin importar si es japonés o de algún otro lado del oriente, por mi le puede llegar, porque a partir de ahora, rompo cualquier relación con ellos, aunque esto signifique un acto de xenofobia y rasismo igual al que ellos están cometiendo con nuestros conacionales aztecas. Para concluir, solo quiero decirles que: ¡Chinaaa… La porra te saluda!.

---------------------------------------------------





Últimamente solo estoy durmiendo seis horas, yo me pregunto: ¿le estaré robando dos horas a la muerte?

------------------------------------------------------






Con mi dieta para la gastritis, me la paso comiendo pollo cocido todo el tiempo. El otro día estaba tratando de imaginar, la cantidad de pollos que me habré comido a lo largo de mi vida. Y la verdad es que, el solo pensarlo me aterroriza. ¿Será que involuntariamente he cometido Genocidio Aviar?... creo que tendré que refugiarme muy pronto en Argentina.

----------------------------------------------
Sigo escuchando las teorías e hipótesis más descabelladas acerca del virus que nos aqueja y no puedo dejar de compartirlas con ustedes, porque francamente llaman a la carcajada. La primera es de una profesora de una universidad, la cual afirma con absoluta convicción, que esto no es más que un complot para poder privatizar toda la educación en México. La segunda es de Gerardo Fernández Noroña (egresado de la UAM y colaborador cercano de López Obrador), quien afirma que todo esto es una mentira, porque hasta la fecha no se ha dado el nombre de ninguno de los enfermos o muertos en el país. La tercera es de un amigo estudiante que vive en San Luis Potosí y que afirma que esto es obra de los laboratorios del “Chapo” Guzmán, con el fin de distraer al ejército de su guerra contra el narco. La cuarta y última (por ahora), es de una persona anónima que se comunicó a la radio, para afirmar, que el virus fue esparcido sobre la Ciudad de México, por los helicópteros que sobrevolaron la ciudad durante la visita del Presidente Obama. No se ustedes, pero a mi ya comienzan a divertirme estos potenciales escritores de ciencia ficción, conocidos como “nacos creativos”.

Otro día con más calmita... nos leemos.

sábado, 2 de mayo de 2009

Padre e Hija...

Hoy es sabadito… hoy no vamos a leer chistes malos, hoy no vamos a leer malas noticias, hoy no vamos a hacer corajes y muinas innecesarias. Por hoy basta de todo eso.

Hoy quiero compartir con ustedes, la mejor fotografía que me he tomado a lado de mi hija, espero les guste tanto como a mí…

Al final... todo va a estar bien
- jaime said -


Otro día con más calmita pero con la misma cantidad de amor... no leemos.

viernes, 1 de mayo de 2009

5 centavos de notas... No. 2

La Secretaria de Salud junto con el Presidente Calderón, han recomendado que las familias no deben de salir a la calle, porque el lugar más seguro es, ¡la casa!. Ahora mamá y papá, tendrán la oportunidad de compartir más tiempo con sus bien educados hijos. Me imagino que bonito a de ser, el estar reunida toda la familia (Papá, Mamá, 5 hijos, la tía quedada y el abuelo), bajo el mismo techo, en uno de esos cómodos departamentos de interés social de 54 mts. cuadrados. En estos departamentos, no sobra mucho espacio que digamos, de hecho, en lugar de papel del baño, hay que poner serpentinas para ahorrar espacio. Así que el tener que convivir por varios días en estos espacios tan reducidos, creo que dará como resultado, la aparición del famoso fenómeno conocido como “El Niño Volador”, el cual consiste, en la aparición espontánea, de niños expulsados a través de las ventanas de los edificios en graciosa caída libre. ¡Será todo un espectáculo!... espérenlo.

********** O **********

La Organización Mundial de la Salud (OMS), acaba de cambiarle el nombre al virus que nos aqueja. Pasó de ser “Influenza Porcina” a “Influenza Humana H1N1”… ¡pero el verdadero problema esta en la primera palabra!, ya que hasta la fecha, todo mundo se sigue equivocando y en lugar de decir “influenza” dicen “influencia”. Así que a continuación, quiero poner a la consideración de la OMS, dos opciones que seguramente resultaran menos difíciles de recordar y pronunciar, estas opciones son: “Moco Cochino” o “Tos Puerca”. Píenselo y me avisan…
********** O **********
Ayer fue “Día del Niño” y no crean que se me pasó hacer un comentario, la verdad es que estaba esperando a ver quien me felicitaba y quien no, esto con el fin de hacer una “depuración” de mis amistades. Después de los resultados obtenidos, he decidido “reformatear completamente” a mis amistades. Además, no solo tenían que felicitarme por ser un niño “encantador”, resulta que el 30 de abril, también es santo de los “Jaimes”, así que era ¡doble felicitación! la que esperaba. Si no me creen, pueden ver en el portal del “Universal” el santoral (http://www.eluniversal.com.mx/notas/503162.html ). Así que bola de gachos y gachas, a partir de hoy, ya saben… ¡estamos entrados eh!.


Otro día con más calmita... nos leemos.

Amparito Arozamena


¡Que pena!… ayer me enteré que había muerto la gran Amparito Arozamena. Todos los críos menores de digamos 30 años que lean esto, seguramente no sabrán de quien les estoy hablando. Pero todos los “adultos contemporáneos” como yo, que ya rebasamos esa edad, seguramente que la recordamos por varias películas y programas de televisión. Y todos aquellos que por alguna razón estamos ligados al mundo del teatro y la zarzuela, pues también la recordamos trabajando en esos géneros.

Muchos la hemos disfrutado en alguna repetición de “Los Beberly de Peralvillo”, interpretando a la odiada suegra del “Borritas” y madre de “La Pecas”. En esta serie, la “Tarántula” como le decía "El Borras", era cortejada por el gran “Comanche” y nos brindaba escenas soberbias que nos mataban de la risa. Otro personaje entrañable en la televisión, era el de “La Jechu”, que quería decir “Jefecita Chula”, y la cual era la madre del “Molacho”, un personaje de Eduardo Manzano, El Polivoz (chequenlo aquí: http://www.youtube.com/watch?v=yOqo7QmRbEQ&feature=related ).

Pero para mí, la escena donde más la recuerdo, fue en una de las mejores películas de Cantinflas, llamada “El Gendarme Desconocido”. Ahí Cantinflas, se hace pasar por un doctor cuando lo dejan encargado del consultorio, en ese momento aparece Amparito con su marido enfermo y Cantinflas lo tiene que atender. Tiene diálogos tan geniales, como este: /¿y le ha dolido la cabeza a su esposo? / sí doctor / oiga usted, ¿y porque será? / no sé doctor, ¿qué usted no lo sabe? / si no lo sabe usted que es de la familia, ¡como quiere que lo sepa yo! / (más o menos por ahí iba el dialogo, pero si quieren, mejor chequenlo abajo donde puse la escena de la película). Por cierto, años después, Cantinflas y ella inauguraron el teatro “Insurgentes” (el más importante de México), con la obra “Yo Colón”.

Yo tuve la oportunidad de verla en el teatro, en una Zarzuela junto con Irán Eory que se llama “Las Leandras”, donde estaba simplemente genial. Pero lo mejor de todo, según sé, es que Amparito era una persona muy buena y querida por todos… así que por todo ello, solo me resta decir, “que descanse en paz” la gran y enorme, Amparito Arozamena… ¡La Jechu!.









Otro día con más calmita y menos tristes... nos leemos.