lunes, 24 de julio de 2017

El Paseillo en Taxi




Faltaba media hora y yo no encontraba dónde estacionarme. Di vueltas y vueltas y nomás no, nada, todo ocupado por coches, cubetas o espacios listos para que alguien callera en las feroces garras de los grulleros.

Recordé que como a un kilometro de donde estaba había una Comercial Mexicana así que no seguí perdiendo el tiempo y me dirigí allá. Esquivando el tráfico y pasándome alguna que otra luz preventiva llegué a la Comer y estacioné mi corcel. Luego no quise desperdiciar los pocos minutos que aun tenía buscando un taxi o un Uber así que me acerqué al sitio de taxis que estaba frente a mí.

Había un taxi listo, con las puertas abiertas, solo esperando a ser abordado. La mujer encargada del sitio me dijo que me subiera, cosa que yo hice sin perder tiempo. Mientras yo veía desesperado mi reloj y hacía cálculos buscando adivinar si llegaría puntual a mi importante cita llegó el chofer. Cuando se sentó y volteó para preguntarme a dónde me iba a llevar casi me fui de chichis al ver el pedazo de chofer que me había tocado. Era un cebollín, pero lo que se dice UN CEBOLLÍN.

En cuanto vi la edad de mi jurásico chafirete de inmediato supuse que no iba a llegar a tiempo ni de chiste, me imaginé que este buen hombre no conduciría a más de 20 km/h ni llevando a una dama en labor de parto. Cierto es que mi destino no estaba tan lejos pero el tráfico estaba del nabo así que la situación era desalentadora.

Le dije que no había encontrado donde estacionarme y que por eso había tomado el taxi. Él me dijo lo que no es un secreto para nadie, que la ciudad ya es un caos, que el tráfico es insufrible y que no hay manera de encontrar estacionamiento en ningún lado. Rápido y al alimón le mentamos su madre a Mancera por como tiene la ciudad de cabeza. El tráfico, los problemas de estacionamiento, la delincuencia, todo eso que hace que uno ya no quiera sacar su coche es algo que nuestro gobierno no ha podido resolver. Todo estaría bien si fuera una buena opción el transporte público, pero no, ese también tiene sus problemas: es insuficiente, sucio, inseguro y sumamente peligroso. ¡¿Entonces?! Pos nos chingamos y ya.

En eso estábamos, en las mutuas quejas y mentadas, cuando el don me dijo – Debería usted visto cómo era esta ciudad cuando yo llegué por primera vez allá por 1946. Esto era un pueblo, sí un pueblo grande pero al fin y al cabo un pueblo. Estaba lleno de vacas por todos lados. Recuerdo que yo compraba mi leche y cuando la hervía me hacía un tanto así de pura nata. Esa nata la ponía usted en un bolillo con azúcar y no sabe que delicia, un manjar de los dioses -. Yo por mi parte le comenté que a mí también me tocó ver, allá en la colonia Militar Marte donde nací (sobre avenida Pie de la Cuesta), un establo a donde todavía algunas personas iban a comprar su leche bronca.

Mientras platicábamos él buscaba con gran pericia evadir los autos parados en doble fila, los semáforos descompuestos, el tianguis que bloqueaba la mitad de la calle, etc. Luego de verlo actuar al volante con tanta habilidad no me resistí y buscando darle gusto a mi inquieta curiosidad le pregunté – Oiga don, y si no es mucha indiscreción ¿qué edad tiene? -, - Mire usted, yo nací en 1931, hace unos días cumplí 86 años -. Por supuesto que si yo hubiera traído sombrero me lo hubiera quitado como muestra de respeto; ok, no traería sombrero pero sí traía hocico así que lo use para deshacerme en halagos y cumplidos para ese ejemplo de hombre. – Me da mucho gusto verlo tan bien y tan productivo, usted es todo un ejemplo -, - Pues ni modo, yo gasté diez años de mi vida dedicado a mi pasión y ahora tengo que trabajar a estas alturas para ganarme el pan -, - Oiga don y cuál es esa pasión, si se puede saber -, - Pues el toro. Yo anduve diez años de mi vida buscando una oportunidad porque siempre quise ser torero. No salí bueno pero no me arrepiento, fueron los mejores años de mi vida -. En cuanto dijo la palabra “toro” se me abrieron los ojos, los oídos y hasta los poros del corazón.

Le confesé a este maletilla veterano que yo también era aficionado a los toros y que me encantaría platicar con él. Le pregunté por el Toreo de La Condesa, por sus toreros favoritos, por los cronistas taurinos de antaño (Paco Malgesto y el gran Pepe Alameda), por la situación actual de la fiesta, etc. Yo lo quería saber todo, tenía a una verdadera enciclopedia viviente frete a mí y no quería desaprovecharla.

Estaba tan entrado en la charla que no me di cuenta que hacía ya un rato habíamos llegado a mi destino. Ahí estábamos, en doble fila, platicando de lo que nos chiflaba, la fiesta brava. Yo veía mi reloj como queriendo parar el tiempo por un momento para seguir disfrutando de tan encantador anciano. Le pregunté si todavía iba a los toros con la esperanza de que me dijera que sí para invitarlo, hubiera sido un deleite tenerlo a lado en una corrida, pero no, me dijo que ya no iba porque la fiesta ya no era como antes, y tiene razón. Los toros están cada vez más descastados, y como dicen en el ambiente taurino: “para que haya guiso de liebre tiene que haber liebre”, así que sin toros bravos no puede haber buenas corridas y los toreros, por buenos que sean, nomás no lucen.

Estuvimos allí fácil 20 minutos platicando de lo que nos gusta, de lo que nos apasiona. Por supuesto que yo llegué tarde a la cita, pero valió la pena. Antes de bajarme del taxi le di un fuerte apretón de manos, hubiera deseado que fuese un abrazo pero una patrulla comenzó a apurarnos para que despejáramos el paso de los coches. Ya que se había ido me di cuenta que nunca le pregunté su nombre, pero no importa, ya sé que trabaja en el sitio de la Comercial así que un buen día me voy a ir a buscarlo para invitarle un café y charlar con él tranquilamente. Estoy seguro que tiene muchas cosas maravillosas que contar, taurinas y no taurinas, y es que cuando se llega a esa edad hay toda una vida que contar, lo único que hace falta es alguien que esté dispuesta a escucharla… y ese alguien, sin duda, soy yo.



Otro día con más calmita… nos leemos.


lunes, 17 de julio de 2017

Y que le caigo al MAM




Los museos de la Ciudad de México son muy bonitos por una sencilla razón, porque no hay gente. Y por eso yo soy feliz ahí, son como un remanso de paz en donde uno se puede desestresar y relajar rodeado de arte y gente bonita.

Ayer yo ya tenía planeado mi paseo, una rica caminata por el bosque rodeado de oyameles, pinos, encinos y quesadillas de flor de calabaza con queso. Cuando estaba a punto de emprender vuelo la “pegostes” de mi Sacrosanta se apuntó a mi paseo. Obvio que ella ya no está para caminar a campo traviesa, sus tiempos de mujer toda terreno ya fueron, así que tuve que improvisar y el resultado fue excelente. Una visita a la exposición “Rufino Tamayo el Éxtasis del Color” que se encuentra en el Museo de Arte Moderno en Chapultepec fue el nuevo destino.

Traer una ciruelita a bordo tiene sus ventajas, por ejemplo uno puede hacer uso de los estacionamientos destinados para los bebotes de la tercera edad, lo que en esta ocasión fue un gran paro ya que no había lugar en todo Chapultepec donde estacionarme.

El recorrido fue interesante, bello, cómodo, placentero, amable, y todo lo bonito que se puedan imaginar. Como siempre el personal de este museo, como el de la mayoría de los museos, fue sumamente amable y educado.






Cuando terminamos de recorrer la exposición de Tamayo salimos al jardín escultórico a tomar aire, y un cafecito de paso. Luego la saqué del museo por la entrada trasera, frente al Castillo de Chapultepec y a un costado del Monumento a los Niños Héroes, para que viera el bullicio dominical del bosque. Gente a borbotones: familias, vendedores, fotógrafos, merolicos, payasos, personas con perros y perros con personas, turistas, etc., todos interactuando y conviviendo en santa paz. Veinte minutos de baño de pueblo fueron suficientes para luego regresar al museo a retomar el recorrido.

Pasamos a dos salas más. En una estaba la exposición “La Colección. Escenarios de Identidad Mexicana” con parte del acervo del museo y en la cual, por cierto, sigo extrañando a "Las Dos Fridas" que anda de tour por el gabacho. En la otra sala nos encontramos con la exposición llamada “Amados Objetos”, con cosas bien bonitas e interesantes.


En la exposición "La Colección. Escenarios de Identidad Méxicana".

Exposición "Amados Objetos".

"Pronobis" de Reynaldo Velázquez. Talla en madera
ensamblada.

Pintura de viaje enrollada con la imagen de una virgen, s/f.

Con esta gran puerta la exposición da la bienvenida a los visitantes.


En los museos el tiempo vuela, tuvo que venir una de las personas del museo a decirnos que el museo estaba a punto de cerrar para que empezáramos a ahuecar el ala. Nosotros obedientes hicimos caso y salimos del museo contentos y felices, como siempre.

Por un lado es una pena ver que la gente poco va a los museos por iniciativa propia, muchos van en compañía de sus hijos porque los mandaron en la escuela pero pocos son los que acuden por verdadero gusto. Para los millones de chilangos que somos creo que debería de haber más personas disfrutando de los maravillosos museos que tenemos. Pero por otro lado gracias a que no hay tanta gente en los museos estos están bien cuidados y son harto disfrutables. Yo que soy enemigo de las multitudes y de la gente sin educación (que no cultura) me siento muy feliz cuando encuentro estos espacios tan padres.


Por ahora mi caminata al estilo Caperucita Roja fue pospuesta para la semana que entra, claro, si no es que se me atraviesa en el camino otra gran exposición como estas. 


Otro día con más calmita... nos leemos.


lunes, 12 de junio de 2017

Pablo Picasso y Diego Rivera, "Conversaciones a través del tiempo"




Con cuál exposición comienzo, me dije. Bueno pues “De tin marín de do pingüe cucara macara titere fue”... sí cómo no, hasta creen. En mi caso: uno propone, Dios dispone y la Sacrosanta IMPONE. Así que la que decidió a que exposición ir fue mi madre bohemia, y decidió bien. Doña Laura escogió la exposición de Pablo Picasso y Diego Rivera “Conversaciones a través del tiempo” que se presenta en el Museo de Bellas Artes.

Domingo, 2 de la tarde, entrada libre, ya se imaginar las colas kilométricas que encontré afuera de Bellas Artes. Una cola era para obtener boletos y la otra para entrar a la exposición. Pero no se preocupen, les voy a dar un buen tip: si ustedes tiene permiso legal para portar una ciruelita o un cebollín como yo, ya la hicieron. Resulta que mientras yo me formaba bajo el trinche Sol calcinante puse en buen resguardo a mi viejita, en la sombra. Mientras yo intercambiaba impresiones (ligaba) con una gringuita de buenos bigotes, la mañosa de mi Sacrosanta se movió y entró hasta el recinto a preguntar si no había trato especial para los y las viejitas pedorras. Un muy amable empleado de Bellas Artes le dijo – Usted no se preocupe, ahorita le consigo un boleto para que no se forme -. Presto el hombre fue hasta la taquilla y le trajo un boleto a mi madre, ella puso cara de “no chingue la amistad” y le dijo – Pero es que no vengo sola, vengo con mi hijo y como no veo bien pues necesito que entre conmigo -. De nuevo el buen hombre le dijo que no se apurara y fue por otro boleto para acá su charro negro.

Para entonces yo ya la había perdido de vista y comenzaba a preocuparme pues en la sombrita en donde la había estacionado ya no estaba. Pero de pronto veo que sale de la puerta de Bellas Artes y me hace una señal para que vaya hasta donde estaba ella. Ahí me enteré que ya tenía dos boletos listos para entrar. Le dije – Bueno, quédate aquí mientras me formo en la otra fila para entrar -, pero ella con cara de “tú no sabes con quién estás hablando” me dijo – Qué fila ni que ocho cuartos, vámonos directos por el elevador sin formarnos -. Yo lo único que atiné a decir fue ¡ah chinga!

Y así, por el elevador, subimos directamente a una de las salas de la exposición, de hecho tuvimos que salir para comenzar el recorrido desde el principio pero sin formarnos. No cabe duda que mi madre es más lista que el hambre, o por lo menos mañosa. Claro que a sus 85 años está muy bien que tenga ciertos privilegios y canonjías, mismas que yo disfruto por el solo hecho de ser un hijo bonito y encantador.

De la exposición qué les puedo decir, es una exposición imperdible. Obras prestadas de muchos museos del mundo, obras, muchas de ellas, inéditas y que difícilmente volveremos a ver en nuestro país. La gente que está acostumbrada ver a Diego Rivera como uno de los tres grandes muralistas verá en esta exposición mucha obra de los primeros años de Diego, cuando era un gran exponente del cubismo. Durante el tiempo en el que Diego vivió en Francia tuvo contacto con grandes maestros como el mismo Picasso y otros más que por aquellos tiempos experimentaban nuevas corrientes como el cubismo. Diego comenzó con sus murales en 1922 a instancia de Vasconcelos quien era el Secretario de Educación en ese entonces. Su primer mural, como todos sabemos, fue el que hizo en el anfiteatro Simón Bolívar de la escuela Preparatoria Nacional, hoy conocida como San Idelfonso. En la exposición vemos mucho del trabajo anterior a esa etapa de su vida, mucha obra cubista que se asemeja en mucho a la de Picasso.

Para los que creen que siempre hubo rivalidad entre Picasso y Rivera, en la exposición hay algunas cartas que Diego le mandó a Picasso en las cuales se puede ver el respeto y la admiración que sentían el uno por el otro. Por ahí hay quien dice que Picasso llegó a copiar el trabajo de Diego, que se lo fusiló pues, y al respecto Picasso dijo una vez: “¡Pues sí, he imitado a todo el mundo! Excepto a mí mismo”. Lo cierto es que la genialidad de ambos es indiscutible y cada uno tiene un lugar muy bien ganado en la historia y en el arte.

En la exposición se encuentra la obra conocida como Paisaje Zapatista de 1915 que se considera fue la que puso fin a su etapa cubista. En este cuadro se puede ver la influencia y la técnica de Picasso. Es una pintura muy interesante en la que se muestra lo europeo con lo meramente mexicano, cosa que sería el sello del maestro en los siguientes años. En sus siguientes trabajos Rivera tuvo una influencia considerable de Cézanne, esto se puede ver en esta exposición en dos obras: Paisaje de Fontenay y El Matemático.

En la exposición hay una serie de grabados que a mí en lo personal me encantaron, son grabados creados por Picasso de 1930 a 1937 a petición de Ambroise Vollard quien fue su galerista. A estos grabados se les conoce como “La Suite Vollard”. En este mismo espacio se encuentra la creación muestra del grabado de Picasso, La Minotauromaquia, que dicen algunos fue la obra precursora del famoso Guernica. Estos grabados se encuentran casi en la parte final de la exposición y son como la cereza en el pastel junto con unas ilustraciones que hizo el maestro Rivera para el Popol Vuh, 1931. Estas ilustraciones son impresionantemente hermosas, punto.

Despiden a los visitantes dos grandes obras: Cabeza de Marie-Thérèse (Tête de Marie-Thérèse) [1932-1934] de Picasso, y la famosa Vendedora de Alcatraces [1943] de Rivera perteneciente a la colección Miguel Alemán Velasco.

Bueno, desde aquella exposición de los 80s (si mal no recuerdo) que se presentó en el Museo Rufino Tamayo, “Los Picassos de Picasso”, yo no había visto una muestra tan completa del maestro malagueño como la que se está presentando ahora en Bellas Artes, así que no hay que perdérsela.

Salí de Bellas Artes muy cansado, qué quieren ya soy muy mayor, pero eso sí muy satisfecho de lo que vi. Además quedé muy agradecido con la gente del Museo de Bellas Artes por el trato tan amable y cordial que le dan a todos los visitantes, no solo a los que portamos viejita. Bien por ellos que hace su trabajo con mucho amor, cariño y respeto. Y ustedes, amigos lectores, no vayan a dejar de ver esta exposición porque es una de esas que se ven pocas veces en nuestra tenochca ciudad.

Las obras de arte son para verlas en persona y no en fotografía, así que solo les pondré algunas de la que tomé con el único fin de que se animen a ir y las admiren, como diría el gran Cantinflas: “De cuerpo presente”. Ánimas que les gusten.


Pablo Picasso
Autorretrato con paleta, 1906 
Diego Rivera
La niña de los abanicos, 1913



Diego Rivera
Retrato del escultor Elie Indenbaum, 1913 
Pablo Picasso
El poeta (Le poète),1912


Pablo Picasso
Hombre con bombín sentado en un sillón, 1915 
Diego Rivera
El joven de la estilográfica, Retrato de Best
Maugard, 1914


Diego Rivera
Paisaje zapatista, 1915 
Diego Rivera
El matemático, 1919


Diego Rivera
Tatuaje. Preparación de tinta (boceto para la grisalla del mural Cultura
purépecha en Palacio Nacinoal). 1942 
Diego Rivera
El amigo de Frida, 1931


Diego Rivera
Día de flores, 1925 
Pablo Picasso
La Flauta de Pan (La Flûte de Pan), 1923


Diego Rivera
La creación del universo, ilustración del Popol Vuh, 1931 
Pablo Picasso
Minotauro acariciando a una mujer dormida, de la Suite Vollard, 1936


Pablo Picasso
La Minotauromaquia (La Minotauromachie), 1935 
Diego Rivera
Vendedora de alcatraces, 1943


Pablo Picasso
Cabeza de Marie-Thérèse, 1932-1934 


Otro día con más calmita… nos leemos.


lunes, 24 de abril de 2017

El Aborto en la Ciudad de México.




Se cumplen 10 años en nuestra “vanguardista” Ciudad de México de que entró en vigor la despenalización del aborto o como le dicen elegantemente algunos “la interrupción voluntaria del embarazo”. A lo largo de estos 10 años se han realizado en esta ciudad la friolera de 176,355 abortos (y contando). A raíz de esto he estado escuchando a varias mujeres enorgullecerse y vanagloriarse de estas cifras como si fuera algo de lo que nos deberíamos sentir satisfechos como sociedad. Yo de una vez les digo que estoy completamente en contra del aborto, pero aclaro que también estoy en contra de penalizar a quien lo hace.

El argumento de las feministas o de las personas que están a favor del aborto es que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su propio cuerpo, cosa con la que estoy de acuerdo. Por eso yo estoy muy a favor de eso que llaman eutanasia, porque todos somos libres de decidir de qué, cómo y cuándo nos queremos morir. Sin embargo creo que ese principio no aplica para un aborto porque la mujer no solo decide sobre su propio cuerpo sino también sobre el del que se está desarrollando en su vientre.

Cada aborto que se realiza en nuestros días a mí me parece un fracaso de nosotros como sociedad porque en estos tiempos en donde la información está al alcance de prácticamente todos, hablando sobre todo de ciudades como en la que vivimos, es lamentable que todavía existan los embarazos no deseados. Lo entendería quizás si se tratara de una comunidad indígena perdida en la sierra pero no en la Ciudad de México en donde lo que sobra es información.

Es claro que hoy los embarazos no deseados son producto no de la falta de información sino de la falta de responsabilidad. Existen tantos medios de control natal que es imperdonable que alguien decida tener sexo de manera irresponsable. Además, y como “bonus track”, existe la famosa “pastilla del día siguiente” para aquellos a los que su hormona le ganó a su neurona. Todo esto debiera de ser suficiente para que no existiera un solo embarazo no deseado, por lo menos en ciudades como en la que vivimos.


Con tantos métodos para prevenir el embarazo no hay excusa.


De los 176,355 abortos que se han realizado en las 13 Clínicas de Salud Sexual y Reproductiva de la Secretaría de Salud, el 5.6% se hicieron a niñas menores de edad. Estas niñas empezaron a tener relaciones sexuales en un estado evidente de inmadurez mental, emocional y a veces hasta físico. Repito, esto sería comprensible si se tratara de una niña que vive aislada y marginada en una comunidad dada su lejanía o miseria pero no tratándose de una niña hija de la Ciudad de México.


Se han realizado casi 10 mil abortos a menores de edad.
   

Por todo ello cada vez que escucho a las mujeres pro-aborto regocijarse de sus cada vez más creciente cifras se me retuerce el hígado. Ojalá aspiráramos todos como sociedad a que en México estuviera despenalizado el aborto y que aun así no hubiera necesidad de realizar ninguno porque la gente ha tomado conciencia de la importancia de prevenir los embarazos no deseados. Cifras a la baja, eso SÍ sería motivo de festejo y de autocongratulación.

Sé que el tema del aborto enardece a muchas personas, las que están a favor y las que están en contra, pero también sé que esta comunidad saidiana cuenta con puras personas inteligentes que saben respetar la diversidad de opinión. Así que no se me enojen si no están de acuerdo con lo que digo, ya saben, es solo una opinión.

Gente, vamos a aparearnos los unos a los otros con singular alegría y harta enjundia, pero siempre, invariablemente, de una manera consciente y responsable… entonces sí tendremos motivos para sentirnos orgullosos.


Otro día con más calmita… nos leemos.

Nota: Estuve tentado a poner algunas imágenes “gráficas” de abortos pero creo que es de mal gusto además de que insulta la inteligencia de la gente que me lee, por eso no lo hice. 

lunes, 10 de abril de 2017

Los 4 Fantásticos del Edomex... ¿o Los 4 Jinetes del Apocalipsis?




Dios en su infinita grandeza y misericordia me hizo nacer en el DF y no en el Estado de México. Y digo esto porque los pobres mexiquenses dentro de unos días tendrán que escoger a la persona que los gobernará (o robará) por los próximos seis años, desgraciadamente de todos los candidatos nomás no se hace uno.

Francamente yo me daría un tiro si tuviera que escoger de entre Delfina Gómez Álvarez, Josefina Vázquez Mota o Alfredo del Mazo Maza, a la persona que me va a gobernar. Estos son los tres candidatos que se encuentran prácticamente en un empate técnico en las encuestas.

Delfina Gómez de López Obrador, perdón, Álvarez, tuvo el bonito detalle de autodesignarse una “liquidación” como alcaldesa de Texcoco de nada más y nada menos 437 mil 470 pesos. Esta finísima “juanita” de Morena que hace las veces de pelele de López Obrador bien le ha aprendido a su mentado mentor ya que ella promete y promete pero nomás no dice cómo cumplirá. Por cierto, por ahí se dice, se comenta y se rumora que la delfina Delfina podría tener nexos con los ignominiosos Abarca del caso Ayotzinapa… ¿será?

Josefina Vázquez Mota, una de las peores candidatas del PAN ahora tiene de nuevo la bonita oportunidad de volver a perder olímpicamente como lo hizo en las pasadas elecciones a la presidencia de la república. Cero carisma, cero ángel y aparentemente cero talento y aptitudes. Aunado a esto está la muy muy incómoda investigación que hace la PGR  a la familia de Vázquez Mota acusada de lavado de dinero. Y por si esto fuera poco, el ex presidente Calderón se la ha pasado echándole tierra a sus contrincantes cosa que en lugar de ayudarla la está perjudicando, ahora sí que “no me ayudes compadre”.

Alfredo del Mazo Meza es el tercero de los tres candidatos con posibilidades a gobernar el estado electoralmente más importante de la República Mexicana. Este caballero del PRI es la tercera generación, o degeneración, de políticos en la familia. Su abuelo Alfredo del Mazo Vélez fue gobernador del Estado de México al igual que su padre Alfredo del Mazo González. Este sería el tercer gobernador en la familia del Mazo, y también sería la prueba irrefutable de que los mexiquenses no aprenden ni a chingadazos. Allá ellos si quieren seguir siendo gobernados por el famoso grupo “atracomulco”, perdón quise decir Atlacomulco.

Juan Manuel Zepeda Hernández, ya no más por no dejar, es el candidato al gobierno del Estado de México del PRD. Manuel Zepeda fue alcalde de Nezahualcoyotl y es quien tiene menos posibilidades de los cuatro para llegar a ser gobernador. Hace unos días lo escuché en una entrevista y, aclarando que yo no simpatizo con el PRD, creo que es el que suena más sensato y congruente. No tengo idea cómo le habrá ido a la banda de Neza con este alcalde pero podría ser un buen candidato aunque, reitero, lo veo cuasi imposible.

En fin, bendito sea Dios yo no tendré que decidir quién será el que me partirá la madre desde el gobierno, desafortunadamente mi felicidad no durará para siempre porque pronto llegará el día en que tendré que escoger al presidente de mi país y al gobernador de mi DF (que no CDMX). Por lo que veo los candidatos que me tocarán a mí estarán mucho “pior” que estos nefastos personajes del Edomex. Ni modo, solo me queda decir… Caigamos en oración.



Otro día con más calmita… nos leemos. 

martes, 4 de abril de 2017

El BMW de Reforma como tema de conversación.




Que si estaba casada, que si se salió de la casa sin avisar, que si no conocía a la persona que le iba a dar un “aventón”, que si iba tomada, que si sus intenciones no eran buenas… todas estas estúpidas suposiciones como para ver si se merecía o no perder la vida de una manera tan trágica y lamentable. Lo cierto es que Luis Fernando García, Carlos Roberto Martínez, Karla Saldaña y Claudia Ivonne Reyes, cuatro personas inocentes, perdieron la vida en el infame accidente del BMW de Reforma.

Ya me cansé de escuchar y leer juicios de valor moralinos que pareciera están empeñados en justificar la muerte de estas personas, algo así como “se lo merecían”. Señores, nadie se merece perder la vida y menos de esa forma. Si cualquiera de nosotros hubiera estado en uno de los asientos de ese BMW y alguien hurgara en nuestras vidas seguramente encontraría pasajes oscuros, todos somos seres humanos y cometemos errores, pero de eso a merecernos la muerte hay un gran abismo. Es cierto que los errores tienen consecuencias pero también es cierto que es muy bajo y ruin hacer leña del árbol caído. Aquí el más grande error fue el de Carlos Salomón Villuendas Adame quien decidió ese día mesclar el alcohol con el volante, lo demás es consecuencia de.

Querer hacer tema de conversación con algo tan delicado como la vida personal de cuatro seres humanos que cometieron el “error” de subirse a un auto conducido por una persona en estado de ebriedad es un acto ocioso y de quinta. Mejor hablemos e insistamos en la importancia de tomar conciencia de lo grave que es mezclar el alcohol y el volante. Dejemos en paz a las personas que perdieron la vida, son personas que seguramente tienen padres, hermanos y amigos que en este momento la están pasando muy mal. Esperemos que este accidente sirva para que aquellos que manejan en estado de ebriedad la próxima vez lo piensen dos veces antes de hacerlo de nuevo.

Estas son las personas que perdieron la vida en el accidente, personas que tienen nombre, familiares y amigos. Aquí sus fotos con la única intención de "humanizar" un poco los comentarios que se hacen de ellos de modo irresponsable. 


Carlos Roberto Martínez (qepd).

Luis Fernando García (qepd). 

Claudia Ivvone Reyes (qepd). 

Karla Saldaña (qepd). 


Por cierto, compartir las fotos o videos del accidente en donde se ven a las personas que perdieron la vida es lo más naco y pelado del mundo, por decir lo menos.

Descansen en paz los muertos, respetemos señores.


Otro día con más calmita... nos leemos.

domingo, 2 de abril de 2017

La Voz Kids a los ojos del tal Said.




No lo sé, quizás he llegado a una edad en la que ya no me gusta nada, me amargué, me convertí en un viejo cascarrabias. Y digo esto porque hoy estuve viendo un rato La Voz Kids y llegué a la triste conclusión que lo que viene siendo el talento musical nomás no se nos da a nosotros los mexicanos. Vi una bola de niños chocantitos, sin talento ni voz, de esos que hablan como adultos, se comportan como adultos, y solo son el producto de unos padres frustrados que quieren realizarse a través de sus hijos.

Escuché que el programa es un éxito, no me extraña, es lo que hay y es lo que al público televidente le gusta. Posiblemente la gente lo ve por los “coaches”, porque lo que viene siendo el talento infantil, reitero, es inexistente. El tal Maluma, reguetonero harto exitoso, seguramente le da varios puntos de raiting al programa. Y es que no faltarán una bola de pelados amantes del género que seguro se chutan todo el programa con tal de ver al susodicho reguetonero. Tata Mijares y tata Emmanuel comparten sillón  y lo sudan a cuatro nalgas. Se me figuran Statler y Waldorf, aquellos simpáticos viejitos que salían en los Muppets, son una suerte de gemelos Brenan pero de la tercera edad. Por último la tercera coach es la cantante y compositora española Rosario, una artista gitana hija de la legendaria cantante Lola Flores. Rosario será muy española, muy gitana, muy hija de Lola Flores, lo que ustedes digan y manden pero para los escuincles nalgas miadas que concursan no es más que una perfecta desconocida, una viejita locochona con una muy buena mata y harta ondita.

Obvio que no pienso volver a hacer escala en este canal para ver La Voz Kids, no tengo necesidad de perder más horas de la que ya me robaron ayer con eso del cambio a horario de verano. Allá que lo vean los familiares de los críos y los fans de los coaches, yo prefiero enterrarme púas debajo de las uñas antes que volver a escuchar a esos insufribles enanos comportándose como todo menos como niños. Además no quiero ver en qué momento tiene que entrar el servicio médico a resucitar a tata Emmanuel porque parece que muy pronto morirá en escena de aburrimiento. Creo que la otra opción para los que no tienen la bendición de tener televisión de paga es Master Chef (versión escuincles), así que les deseo suerte y ánimas que no pierdan muchas neuronas en esa masoquista aventura.


Coach 1.- Maluma.

Coaches 2.- Tata Emmanuel y tata Mijares.
 
Coach 3.- Rosario.


Por cierto, dónde quedó Juanito Farías el del viejo caballo de palo; o Lorenzo Antonio con aquello de la mano izquierda va adelante y la derecha para atrás; o Katy la de la risa de la vocales... esos niños sí que tenían talento. Naaa, mentira, tampoco tenían, pero eran otros tiempos, tiempos en los no había otra opción que no fuera el nefasto canal 2. 



Otro día con más calmita… nos leemos.