sábado, 25 de marzo de 2017

La palabras chocantitas de twitter y demás redes sociales.




Pues ahora resulta que Twitter te brinda la bonita posibilidad de silenciar (censurar) aquellas palabras que resulten ofensivas para ti. Aquí entre nos yo no pienso hacer uso de esa función porque para mí ninguna palabra me resulta ofensiva, las actitudes sí. Además qué necesidad de silenciar cuando existe el derecho internacional irrenunciable de “mandar a la chingada al que te caiga mal”. Tan bonito que es darles cuello a todos aquellos individuos que resulten insoportables, no por la palabra que usan sino por el cerebro que no usan.

Pero bueno, como les decía a mí las palabras no me ofenden pero sí me ponen como de malitas. Hay palabras muy chocantitas que me caen gordas, y por añadidura las personas que las usan. Estas palabras para mí son causales de divorcio tuitero o feisbuquero, así que en cuanto las detecto comienzo a tramitar mi separación permanente de aquellas o aquellos que tienen dentro de su limitado vocabulario dichos vocablos.

A continuación una pequeña lista de esas palabras y el uso que le dan los tuiteros y los feisbuqueros. Sí usted amigo lector acostumbra usar alguna de ellas no se apure ni se sienta aludido, total usted y yo tendremos que acudir a terapia de pareja para salvar nuestra frágil relación tuitera o feisbuquera, eso en el hipotético caso que le interese seguir teniendo ciberrelaciones con este chocantito servidor (o sea yo).


Aquí la lista de palabras (o frases) que me purga encontrar en un tuit o post:

Gym.- Esta palabra es harto usada por aquellas personas que tienen la autoestima muy baja, y no lo digo yo lo dicen varios psicologos. Y es que la verdad a la mayoría de las personas no nos interesa en lo más mínimo si alguien va, está o viene del “gym”. De entrada en mis tiempos se llamaban gimnasios y no “gyms”. Así que gordos y gordas que me quieran presumir que están en el gimnasio sudando el pozole que se comieron un día antes favor de abstenerse porque a mí me tiene sin cuidado lo que hagan con sus músculos abdominales, bíceps, tríceps, glúteos y demás protuberancias corporales.

Peli.- ¡¿Qué es eso de “peli”?! ¡Se llaman películas! De unos años para acá las películas se volvieron pelis. A cada rato escucho o leo: “fui a ver una peli”, “voy a hacer una peli”, “me encantó la peli”, “¿de qué trata la peli?”, etc. Se me revuelve el estómago con esa pinche palabrita porque siento que la gente cada vez es más huevona hasta para hablar. Podría entender que en twitter hay ocasiones en las que uno tiene que “economizar” letras por la limitación de los 140 caracteres, pero usar la palabra “peli” al hablar o en facebook, eso sí es una reverenda succión de glándula mamaria. Niñas pubertas de 13 a 16 años la usan y me caen gordas, de hecho todas las pubertas en general me caen gordas, pero que la use una ñora o ñor de 40 años, eso sí no lo soporto… ¿luego por qué nos dicen chavorrucos?

Decreté.- ¿Han escuchado a esas personas que para todo dicen “ya lo decreté”? ¡¿Eso quééé?! No sean mamilas, no lo decreten solo háganlo o déjenlo de hacer y ya. No hay palabras mágicas, la voluntad no basta, lo único efectivo es la acción. “No me vuelvo a enamorar de gente como él, ya lo decreté”, “Voy a conseguir el trabajo de mis sueños, ya lo decreté”, “Voy a adelgazar los 55 kilos que tengo de más, ya lo decreté”, “Este año sí me caso, ya lo decreté”, “Este año sí me divorcio, ya lo decreté”, “La tercera es la vencida, ahora sí voy a ganar la presidencia, ya lo decreté”… o sea ¿neta creen eso? Como diría Pablito: “las cosas que nunca tuve son tan sencillas como irlas a buscar”. Así que para qué le damos tantas vueltas a las cosas y decretamos jalada y media si lo único que tenemos que hacer es trabajar por las cosas que queremos y no esperar a que una palabra mágica nos salve de nuestra miserable vida.

Crush.- Allá en mis jurásicos tiempos le decíamos “amor imposible”, “amor platónico”, “el bizcochito de mis sueños”, “la nalguita que me quiero merendar”, etc. Hoy en cambio las nuevas (y no tan nuevas) generaciones le dicen “crush”. No cabe duda que a los mexicanos nos chifla adoptar y usar anglicismos porque así como que nos sentimos más cool, más nice, con más charm. Yo francamente me niego a usar esa palabrita tan mamuca, en primer lugar porque a mi putrefacta edad ya no tengo a quién aplicársela, y en segundo lugar porque para mí el único y verdadero “crush” que yo recuerdo era mi Orange Crush en botella de vidrio.

Miércoles “Ombligo de Semana”.- Eso de andarle poniendo sobrenombres a los días de la semana me parece muy gato. Que si el miércoles es “el ombligo de semana”, que si el jueves es “el viernes chiquito”, que si a chuchita la bolsearon, o sea ¡no manche! En primer lugar se escucha muy burócrata, o como dicen ahora “muy Godínez”, eso de andar contando los días que le quedan a la semana laboral. Además como que no tiene una lógica los sobrenombres que le ponen a los días, y es que si el miércoles es el “ombligo de la semana” entonces bajo ese criterio el martes debería ser “las chichis de la semana” y el jueves “el chocho de la semana”, eso pensando que el lunes es “la cabeza de la semana”  y el viernes “los pies de la semana”. Por otro lado el sábado y domingo no entran en la semana laboral pero si quisieran darles su bonito apodo entonces tendríamos que darle la vuelta al metafórico cuerpecito para que el sábado fuera la nuca y el domingo las nalgas. Medallas debería merecer yo por este despliegue de creatividad y talento… ¿a poco no?


Estos fueron solo algunos ejemplos, los que de pronto me vinieron a la mente. Afortunadamente en este espacio existe la bonita posibilidad de actualizar los post así que conforme vaya encontrando nuevas palabritas o frases de esas que me machucan el hígado las iré sumando a la lista. Vía de mientras dejo constancia para que conste… conste ¡eh!


Otro día con más calmita… nos leemos.


domingo, 19 de marzo de 2017

De Tin Marin De Do Pin... ¡Fue!




Ayer sábado me vi ante la encrucijada de decidir entre tres eventos que requerían mi presencia, la decisión fue difícil:


1. Fiesta de XV Años.- Un buen amigo me convidó a los XV años de su retoño, cosa que le agradezco, pero una de las cosas que más me chocan en este mundo son las Bodas y las fiestas de  XV Años. Me pego las aburridas del siglo viendo los desfiguros del padrino alcoholizado dando su emotivo discurso para la cumpleañera, o el eterno desfile de familiares y amigos bailando el vals con la rolliza quinceañera, o el baile moderno con los chambelanes ensalzado con pirotecnia, luces y harto hielo seco; o en el caso de las bodas la ridícula “Víbora de la Mar” con los novios subidos en tambaleantes sillas, o la ceremonia de la liga y el ramo en la que siempre van a dar al suelo las tías gordas quedadas, o el infalible baile colectivo del “Payaso de Rodeo” o “No rompas mi pobre corazón” en completa desincronización, o el fallido intento de muchos chavorrucos por entrar en los trajes sudados de Timbiriche para cantar y bailar el popurrí ochentero. Y ni qué decir de las cenas que se sirven en esos lugares, porciones mínimas y desabridas de alimentos con nombres muy rimbombantes pero nada agradables al paladar. Y la monserga de los meseros acosándote en todo momento para que no te vayas a ir sin darles su inmerecida propinota.

2. Reunión Familiar.- Una vez más mis octogenarias tías se reunirán para platicar únicamente de achaques, enfermedades y medicinas mientras mis primas (mayores que yo) intentarán ponerle ambiente a la velada con sus discos de Los Joao, Bronco y los Bukis. Mis primos seguramente jugarán al analista político repitiendo solo lo que escuchan de la chaira mayor Carmen Aristegui o de la abyecta Denise Dresser. Mis sobrinos absortos en sus celulares sufrirán de un autismo voluntario a lo largo de toda la reunión. Y así el tiempo pasará lentamente mientras yo al mismo tiempo intento atender tres pláticas completamente diferentes para no parecer grosero.

3. Concierto Sinfónico.- Uno de los pocos lugares en donde converge la perfección en todas sus expresiones. Los instrumentos perfectos elaborados por talentosos luthiers afinados con suma precisión. Maestros músicos dirigidos por un talentoso director de orquesta. Solistas con años y años de estudio y dedicación. Obras de genios de la música. Y todo en una sala diseñada exclusivamente para disfrutar de tanta perfección. En el concierto el maestro Johannes Moser, uno de los mejores violonchelistas, tocará con la orquesta las “Variaciones sobre un tema rococó, op. 33” de Chaikovski y con un poco de suerte vendrá un encore. Durante el intermedio habrá la oportunidad de salir al mezzanine para tomar una copa de vino tinto mientras el espíritu se reacomoda para la segunda parte del concierto. No habrán celulares en la sala, no habrá gente hablando, no habrá gente entrando una vez comenzado el concierto, en resumen no habrá pelados que me generen mis habituales entuertos y muinas. Todo será bonito, hermoso, respetuoso, cordial, sublime… será simplemente perfecto. Y de allí a cenar rico.



Bueno pues esas fueron mis tres opciones, seguramente ya se imaginarán por cuál me decidí. 


Otro día con más calmita... nos leemos.


lunes, 27 de febrero de 2017

OSCARS 2017, la minireseña.




Consummatum est… o como diría mi ídolo Cantinflas: “¿Consomé de qué?”. Así es, ayer finalmente y luego de una larga y emocionante espera, al menos para mí, se repartieron los premios Oscar, y como diría una comadrita: “El que alcanzó, alcanzó, y el que no… pus no”.

Bueno pues déjenme contarles que ayer estuve aplastado más de seis horas frente al televisor a riesgo de sufrir una tremenda embolia en las nalgas, pero yo, estoico, me aguanté como los machos.

Es evidente que solo los caballeros con un alto grado de “escandalasisidad” disfrutamos de lo que viene siendo la Red Carpet (Alfombra Roja) del Oscar, y es que a mí me chifla ver desfilar a todas las celebridades luciendo sus garritas y sus abalorios a todo lo que dan. Que si el vestido de Chalenel, que si el traje de Macazaga, que si las perlas de la virgen, todos muy guapos y prendidos para el evento cinematográfico del año. Tan solo ver desfilar por la alfombra roja a mi novia Scarlett Johansson hizo que valiera la pena el riesgo de perder una nalga víctima de la gangrena por aplastamiento.

La ceremonia me pareció muy buena, desde Billy Crystal no había visto un conductor que me hiciera pasarla tan bien como lo hizo ayer Jimmy Kimmel, creo que ni Ernesto Laguardia lo hubiera hecho tan bien (sarcasmo a domicilio). Ver toda la noche a Jimmy Kimmel aplicándole un bonito bullying a Jason Bourne (Matt Demon) me divirtió mucho.


Jimmy Kimmel condujo la ceremonia estupendamente.


La ocurrencia de los dulces cayendo de las alturas me pareció “buena puntada”, como diría mi madre. Más “buena puntada” lo que hicieron con los turistas al hacerlos desfilar por el Dolby Theatre. Sí, ya sé, para muchos eso estaba más que preparado pero aunque fuera así me pareció una genial idea, y si me permiten a mí me gusta pensar que en verdad eran turistas a los cuales les cumplieron el sueño de su vida. Sí, todavía creo en Santa Claus… ¡¿yyy?!

Me encantó ver a Shirley MacLaine en el escenario, tengan en cuenta que yo soy un profundo adorador del cine de Hollywood y ella indudablemente es una pieza fundamental de ese cine. Además una de mis películas favoritas pa’ chillar a gusto es “Terms of Endearment” (La Fuerza del Cariño), ¿se acuerdan? Esta película de 1983 MacLaine la estelarizó a lado del gran Jack Nicholson al cual por cierto se le extraña mucho en las ceremonias del Oscar.

Y hablando de extrañar, cada vez resulta más difícil ver la sala llena de estrellas de Hollywood. Hoy en día son puras caras nuevas, irreconocibles para aquellos que no vean cine actual. Dónde carajos quedaron actores como: Tom Hanks, Al Pacino, Robert De Niro, Dustin Hoffman, Tom Cruise, John Travolta, Anthony Hopkins, Sean Penn (que aunque me cague es un gran actor)… O actrices como: Julia Roberts, Kate Winslet, Jodie Foster, Cate Blanchett, Sharon Stone, Uma Thurman, Michelle Pfeiffer, Glen Close, Demi Moore, Lucia Méndez (just kidding)… Si, ok, es cierto que no todos estos actores son buenos actores pero sí son estrellas de Hollywood, de esas que vestían la ceremonia y que todo mundo quería ver sentadas ahí aunque fuera como objetos decorativos. También hacen falta los grandes directores, los de siempre: Martin Scorsese, Robert Zemeckis, James Cameron, Ridley Scott, Steven Spielberg, Quentin Tarantino, Eugenio Derbez (de nuevo, just kidding). En fin, estas caras ya no se suelen ver por allí y en verdad se les echa de menos.

Regresando a lo que vimos ayer y entrando en materia, creo que la ceremonia estuvo llena de sorpresas, y si no me creen nomás pregúntenle a los de “La La Land”. Creo que mis predicciones no estuvieron tan equivocadas. Dije que la Mejor Fotografía sería para Linus Sandgren de “La La Land”, y sí. Dije que el premio a Mejor Director sería para Damien Chazelle por “La La Land”, y sí. Dije que el Oscar a Mejor Actriz de Reparto sería para Viola Davis, y sí. Dije que el premio a Mejor Actriz sería para Emma Stone, y sí. Dije que el Oscar para Mejor Actor sería para Casey Affleck, y sí. Donde sí la pasé a cajetear fue con el premio a Mejor Actor de Reparto ya que yo apostaba por Michael Shannon de “Nocturnal Animals” (película que a mí juicio fue la menos valorada) y el premio finalmente se lo llevó Mahershala Ali por su trabajo en “Moonlight”. Y donde sí la regué olímpicamente fue con el premio a Mejor Película ya que dije que sería para “La La Land” aunque mi deseo era que se lo dieran a “Manchester By The Sea”, pero ¡niguas!, ni una ni otra, se lo dieron a “Moonlight” luego de tremendo oso.


Mi actor favorito de este años, Casey Affleck, se llevo el Oscar a
Mejor Actor.

Viola Davis es la mejor actriz de color hoy por hoy, se llevó el Oscar a
Mejor Actriz de Reparto. Su discurso fue harto emotivo.

El Oscar más "cantado" fue para Emma Stone y creo que sí se lo merecía.

Damien Chazelle se convirtió en el director más joven en ganar un Oscar,
lo hizo por "La La Land". Creo que también fue bien merecido.

Estos son los actores que se llevaron su Oscar: Mahershala Ali, Emma
Stone, Viola Davis y Casey Affleck. Muy buenos todos.


Como seguramente ya todos se enteraron hubo un grave error a la hora de entregar el sobre donde venía el nombre de la película ganadora lo que hizo que la producción de “La La Land" subiera por su premio para luego decirles “que dice mi mamá que siempre no”. Así, al estilo Miss Universo me batearon a los chicuelos del musical para darle el premio a los morenazos de “Moonlight”. Esto pasará a la historia como una manchadez… hasta yo que no quería que ganara “La La Land” sentí gacho por ellos.


Warren Beatty tratando de explicar que no fue su culpa, que a él le
entregaron el sobre equivocado. ¡Gran oso!


En fin, la entrega me encantó y espero que Jimmy Kimmel vuelva a conducir los Oscars porque creo que lo hizo muy bien. Ojalá pronto regresen las caras conocidas, más les vale que se pongan a chambear duro porque las nuevas generaciones de atores y directores me los están desplazando cañón. Ánimas también que pronto volvamos a ver por allí a los directores y actores mexicanos, estoy convencido que sí porque talento hay, y bien.

Bueno pues estos fueron los Oscars 2017, ahora solo me resta decir que… ¡ya falta menos para los 2018! A esperar señores.


Otro día con más calmita… nos leemos. 

domingo, 26 de febrero de 2017

"FENCES", la minireseña.




Antes que nada les recuerdo que yo no soy un experto en cine ni pretendo serlo o aparentarlo, cero, nada que ver, yo solo opino de lo que me gusta o no de las películas que veo. Hago esta advertencia porque quizás muchos de los que vieron esta película no van a estar de acuerdo conmigo pero yo solo digo lo que pienso que para eso es este espacio.

Bueno para mí esto no es una película, es más bien una obra de teatro filmada, o al menos eso es lo que me pareció cuando me senté a verla. Primero les voy a decir en pocas palabras de qué va esta película. Todo gira en torno a un hombre mayor de raza negra, Troy Maxton, que tiene que criar y cuidar de su familia dándolo todo. Es un trabajador al cual la vida no le ha sido fácil, aun así, con los pocos recursos que tiene y con los errores que comete cualquier ser humano, intenta ser el mejor esposo y el mejor padre para sus hijos. Y todo esto ocurre en la década de los años 50’s.

La película parece que fue hecha para el lucimiento personal de Denzel Whashington, tanto que él mismo la dirige. Esto me parece que es un gran error porque a menos que seas alguien como Woody Allen lo mejor es que separes esas dos facetas de tu vida, la de director y la de actor. Yo noto a Whashington muy sobreactuado, repito, como si fuera un actor de teatro que pretende que la persona que está en la última fila se entere de su actuación. Quizás mi opinión no sea lo suficientemente objetiva, de hecho nunca lo es, y esto lo digo porque la verdad él me cae bastante mal desde que supe cómo era como persona. Pero bueno, tampoco creo que esto sea un factor determinante para que no me haya gustado su trabajo porque lo he visto en otras películas en donde sí me ha gustado su actuación. Por eso digo que quizás el problema fue el dirigirse a sí mismo.

El resto de los actores, que entran y salen de escena, son personajes como de obra de teatro, insisto, todos con personalidades muy marcadas y no sutiles y complejas como a mí me gustan. Ejemplo de esto es el personaje que interpreta Mykelti Williamson quien hace al hermano con problemas mentales de Troy. Francamente el personaje a mí me pareció un cliché con patas, completamente absurdo y caricaturizado. Quizás de nuevo el problema estuvo en la dirección de Denzel Whashigton.

Pero no todo es malo en esta película, hay algo que salva la película, que hace que haya valido la pena pagar el boleto, y eso es el IMPRESIONANTE trabajo actoral de Viola Davis. Y es que cuando tienes el talento que tiene esa mujer no hay mala dirección que pueda echar a perder tu actuación. Viola hace el papel de Rose, la esposa de Troy, y tiene lo que les digo que no tienen los demás, una naturalidad tremenda. Viola no intenta en ningún momento probarle a nadie que es una gran actriz, se mide, se guarda, se reserva, y explota su talento (explotar de explosión) justo cuando tiene que hacerlo. Creo que Viola debería de ganar su primer Oscar por este trabajo, es su tercera nominación y creo que como dicen: “la tercera es la vencida”. Afortunadamente la nominación de Viola llegó como Mejor Actriz de Reparto porque si la hubieran puesto como Mejor Actriz seguramente el Oscar no hubiera llegado a sus manos por culpa de “La La Land”. Quizás por esa razón la colocaron en esta categoría donde tiene mucho más posibilidades de ganar. Yo le daría a ella el Oscar sin pensarlo dos veces.

“Fences” obtuvo un total de cuatro nominaciones: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actriz de Reparto y Mejor Guión Adaptado. Creo que de las cuatro nominaciones le sobran tres, yo me quedaría únicamente con la nominación de Viola Davis quien, repito, a mi juicio debiera de ganar.

Me atrevería a recomendarles esta película solo para que vieran el impecable trabajo de Viola Davis, porque de ahí  en fuera creo que esta película es bastante malita. Pero esa es solo mi opinión, la buena, la que vale, esa es la de ustedes. Así que véanla y me cuentan qué les pareció, me dicen si estoy o no en lo cierto.


Denzel Whashington nominado al Oscar como Mejor Actor.

Viola Davis dominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto.

Troy y Rose, los personajes de Denzel y Viola.

Parte del elenco, de izquierda a derecha: Stephen Henderson, Jovan Adepo,
Viola Davis, Denzel Whashington y Russell Hornsby.

  

Otro día con más calmita… nos leemos.


viernes, 24 de febrero de 2017

"MANCHESTER BY THE SEA", la minireseña.




Hay temporada de caza, temporada de chiles en nogada, temporada de NFL, temporada de apareamiento… y temporada de buen cine. Y por eso amo esta temporada, la temporada de buen cine, porque nos permite a los que amamos el cine ver las mejores películas del año. Ya luego vendrán los churros de verano que tanto le chiflan a los pubertos deseosos de explosiones y efectos especiales. Pero hoy es el momento de ir a las salas a ver grandes películas y grandes actuaciones, así que chin chin el que no vaya.

De todas las películas que están nominadas al Oscar como Mejor Película sin duda alguna esta es para mí mi favorita. Me llevé una increíble sorpresa porque honestamente no me entusiasmaba mucho esta película, bueno hasta huevita me daba verla. Ahora agradezco que mis nalguitas se hayan levantado del sofá para ir al cine porque hubiera sido una pena habérmela perdido.

Para no contarles mucho de qué va esta película solo les diré que es la historia de un hombre que se tiene que hacer cargo de su sobrino adolescente cuando muere su hermano. Así, no les cuento más, tienen que confiar ciegamente en mí y con esto les tiene que bastar para que corran a ver esta película, neta que no se van a arrepentir.

Todo está perfecto, todo está bien aceitado, esta película es redonda, pero lo que inmediatamente resalta en esta cinta es la IMPECABLE actuación de Casey Affleck, el actor que interpreta a Lee Chandler. El personaje de Affleck es sumamente complejo, es una persona completamente reprimida, que no deja salir sus sentimientos, inexpresivo, casi muerto en vida, y la razón de que él sea así es que… bueno eso lo van a descubrir a lo largo de la película. Un personaje así parecería muy fácil de actuar pero es todo lo contrario. Siempre será más fácil para un actor hacer un personaje de esos que tienen mucha “carnita” de donde sacarle, como un lisiado o un enfermo mental, ejemplo: Tom Cruise en “Born on the Fourth of July” (Nacido el Cuatro de Julio) o Daniel Day-Lewis en “My Left Foot: The Story of Christy Brown” (Mi pie izquierdo) o Jack Nicholson en “One Flew Over the Cuckoo's Nest” (Atrapado sin Salida). Pero un personaje como Lee es un verdadero reto actoral y Casey Affleck lo hizo estupendamente bien.

Déjenme les digo que originalmente el papel que hace Casey iba a ser para Matt Damon quien además iba a dirigir la película, afortunadamente por problemas de agenda no lo pudo hacer y en su lugar quedó Casey, que por cierto, para los que no lo saben, es hermano del conocido actor Ben Affleck. Matt Damon finalmente quedó solo como productor de la película. Y cuando digo que afortunadamente Matt Damon no pudo hacer la película no estoy queriendo decir que él no lo hubiera hecho bien, claro que no. Damon es muy buen actor, eso nadie lo puede discutir, pero el que lo haya hecho un actor al que honestamente pocos ubican hizo que su actuación fuera aun más natural y creíble.

Definitivamente el Oscar para Mejor Actor debe de ser para Casey Affleck o de lo contrario terminaré haciendo tremendo berrinche en el suelo con pataleta y toda la cosa. Ánimas que así sea, por el bien del prestigio de la Academia y por el bien de mi hígado que no resistiría un coraje más.

Pero no solo Casey Affleck hizo un trabajo actoral digno de encomio, nel pastel, también Lucas Hedges, quien hace a Patrick el sobrino adolescente de Lee, está muy bien. Este joven actor ya trabajó antes en dos grandes películas: “Moonrise Kingdom” (Un Reino Bajo la Luna) y en la encantadora “The Grand Budapest Hotel” (El Gran Hotel Budapest). Lugas Hedges está nominado como Mejor Actor de Reparto aunque creo que tiene muy pocas posibilidades de llevarse su estatuilla a casa.

Hay otra nominación más en esta película en lo que respecta al trabajo actoral y es para Michelle Williams como Mejor Actriz de Reparto. El personaje de Williams es el de Randi Chandler, la esposa de Lee. Si ustedes fueron pubertos tetos como yo, seguramente recordaran a esta hermosa actriz trabajando en la serie de televisión “Dawson’s Creek” en donde hacía a la güerosca Jen Lindler. Desgraciadamente para Michelle Williams está nominada a lado de grandes actrices así que sus posibilidades son muy pocas.

La dirección de “Manchester By The Sea” estuvo a cargo de Kenneth Lonergan. Para ser apenas la tercera película de este director la verdad es que lo hizo muy bien, tanto que está nominado al Oscar como Mejor Director. Tampoco le veo muchas posibilidades a Lonergan para llevarse el Oscar.

Otra cosa que me encanto de esta película es la música, creo que cada tema musical que escogieron le va como anillo al dedo. La fotografía también es muy buena.

En fin, “Manchester by The Sea” obtuvo un total de seis nominaciones al Oscar: Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto,  Mejor Dirección y Mejor Guión Original, guión que por cierto es de Lonergan el director de la película. Francamente no me importa si pierde en todas las categorías en las que está nominada pero la de Mejor Actor, repito, esa sí tiene que ser para Affleck.

Háganme caso y corran a ver está película si es que les gusta el buen cine y aprecian lo que es una buena actuación, no se van a arrepentir, recuerden que no todo en esta vida son películas de super héroes con harta trompada, explosión y efectos especiales. Es temporada de buen cine y hay que aprovechar.


Casey Affleck, el actor que este año de debe ganar el Oscar a Mejor Actor.

El joven actor Lucas Hedges nominado al Oscar como Mejor Actor de
Reparto, aquí a lado de Affleck.

Michelle Williams también nominada al Oscar como Mejor Actriz
de Reparto.

Aquí Affleck y Williams a lado del productor de la pelicula, el buen
Matt Damon.



Otro día con más calmita… nos leemos.



martes, 21 de febrero de 2017

"LION", la minireseña.




Si eras niño y te pensabas extraviar allá por los 80’s lo mejor era hacerlo en la Ciudad de México y no en la India, por lo menos aquí te iban a llevar a la tele para que aparecieras en “Canal 5: Un servicio más a la comunidad”, y hasta en una de esas y conocías a Tío Gamboín y a Rogelio Moreno. Desgraciadamente Saroo, el personaje principal de esta película, no corrió con esa suerte y pasó a extraviarse en un país en donde la pobreza, la miseria y la marginación jugaron en su contra. Pues sí, resulta que Saroo, un encantador niño indio de apenas 5 años, se extravía y termina muy lejos de casa en algo parecido a un orfanato. Saroo tiene la suerte de ser adoptado por una pareja de australianos con varo que le dan harto amor y una buena educación. Saroo crece feliz a lado de ellos pero un buen día le entra lo que se conoce como “el jamaicazo”, o sea la nostalgia, y comienza a echar de menos a su madre y sus hermanos. Usando lo poco que recuerda de su vida en la India y apoyado en Google Earth comienza a buscar el hogar que dejó atrás. Básicamente de eso va esta película.

La cinta es encantadora. Está basada, como muchas de las películas nominadas de este año, en un hecho real. El maldito mocoso que hace a Saroo es un niño con mucho ángel, seguramente luego de verlo actuar muchos harían cola para adoptarlo. Creo que Garth Davis, el director de esta película, merecía una nominación al Oscar como Mejor Director porque la buena actuación de un niño de esta edad es el 99% de las veces gracias a una gran dirección. Pero ¡níguas!, nomás no lo nominaron… ¿será acaso que Mel Gibson le quitó injustamente la nominación? Sabe.

Al que sí nominaron fue a Dev Patel quien hace a Saroo de adulto. La nominación para el Oscar de Patel es como Mejor Actor de Reparto. Aquí abro un paréntesis para decir que la verdad es que no entiendo bien cómo es que funciona esto de las nominaciones porque según yo él debió estar nominado como Mejor Actor y no como Mejor Actor de Reparto. Repito, no sé cómo funciona esto.

Si le echan memoria seguramente recordaran a Dev Patel trabajando en otra multipremiada película cuya historia también se desarrolla en la India, me refiero a “Slumdog Millionaire” en donde interpretaba a Jamal.

Otra de las nominaciones al Oscar que obtuvo esta película fue para el todavía “pollote” Nicole Kidman que, independientemente de los litros de colágeno y bótox que lleva encima, aun conserva ese “no sé qué” que hace que cuando la veo se me mueva la patita. La nominación de Kidman es como Mejor Actriz de Reparto y creo que es una nominación bien ganada. Nicole interpreta a Sue Brierley, la mamá adoptiva de Saroo.

La fotografía a cargo de Greig Fraser también obtuvo una nominación pero creo que al igual que nuestro paisano Rodrigo Prieto se la va pasar a pelar y todo por culpa de ya saben quién (“La La Land”, para los despistados que no saben quién).

En total “Lion” obtuvo cinco nominaciones al Oscar: Mejor Película, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Fotografía, Mejor Guión Adaptado y Mejor Música Original. Creo que de las cinco se va a llevar un total de cero, pero no importa porque la película es buena y es muy recomendable (amargaditos absténganse). No olviden llevar su buen paquetito de Kleenex para que no se vean en la penosa necesidad de sorber los mocos o usar la manga de la camisa para limpiarlos.


Sunny Pawar, el encantador niño que hace a Saroo.

Dev Patel quien hace a Saroo adulto.

Nicole Kidman (Sue Brierley) sacrificando el glamour por una
buena actuación.

Sue Brierley, la madre australiana que adopta a Saroo.

En esta foto aparece a la derecha Saroo Brierley quien es la persona en la
cual está inspirada la película. Lo acompañan los dos actores que lo
interpretaron en la película.



Otro día con más calmita… nos leemos.


domingo, 19 de febrero de 2017

"MOONLIGHT", la minireseña.




Crecer en un barrio difícil no es fácil, crecer en un barrio difícil de negros es menos fácil, pero crecer en un barrio difícil de negros siendo un negro homosexual… eso está del carajo. Y de eso va esta película, eso es con lo que tiene que luchar Chiron, el personaje principal de la película, en su proceso por encontrarse consigo mismo. El bullying de sus compañeros y el maltrato y abandono que sufre de parte de su madre adicta a las drogas es en parte aliviado por su nuevo amigo Juan (Mahershala Ali), un traficante que le brinda el camino a seguir para aceptarse y crecer de manera menos dolorosa. Juan y su novia Teresa (Janelle Monáe) desde el primer momento sienten gran simpatía por Chiron por lo que ofrecen su casa como si fuera un “santuario” a donde Chiron acude a refugiarse cuando se ve abrumado por todo lo que le pasa.

La película muestra a Chiron en tres etapas de su vida, preadolescente, adolescente y adulto joven. Los actores que hacen a Chiron en las tres etapas de su vida están muy bien, esto es el resultado de un muy buen casting y claro de una muy buena dirección a cargo de Barry Jenkins. Dos de los actores de esta película están nominados al Oscar: Mahershala Ali como Mejor Actor de Reparto y Naomie Harris (la madre de Chiron) como Mejor Actriz de Reparto. A Janelle Monáe (Teresa) la vimos ya en otra de las cintas nominadas este año a Mejor Película, “Hidden Figures” (Talentos Ocultos), eso quiere decir que esta guapísima morenaza sabe escoger muy bien sus proyectos de trabajo.

La historia es buena, de hecho está nominada como Mejor Guion Adaptado. Sin embargo creo que la manera en que está contada la historia es lo que hace de esta una buena película, y eso es culpa, repito, de una muy buena dirección. Por eso el joven director de color Barry Jenkins también obtuvo una nominación como Mejor Director. En total suman ocho nominaciones: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guion Adaptado, Mejor Fotografía, Mejor Edición y Mejor Música Original. Y hablando de música, pongan atención porque en una parte de la película podrán escuchar el "Cucurrucucuú" de Tomás Méndez cantada por Caetano Veloso, canción que por cierto ya había sido usada en una de mis películas favoritas de Almodóvar, "Hable con ella". En resumen “Moonlight” (Luz de Luna) es una buena película, bien cuidada en todos los aspectos y creo que es bastante recomendable.

Luego del super berrinche que hicieron todos los morenazos de la vecina República de la Hamburguesa cuando se sintieron segregados del Oscar, al parecer este año tienen un papel predominante dentro de los premios de la Academia. Solo espero que “La La Land” no les vaya a echar a perder su fiesta porque eso los pondría literalmente “negros” de coraje… aunque claro, bajo la luz de la Luna todos somos azules.


Chiron en su preadolescencia. 

Chiron adolescente.

Chiron ya de adulto.

Mahershala Ali (Juan), nominado al Oscar como Mejor Actor de Reparto.

Naomie Harris (Paula), nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto.

Barry Jenkins, nominado al Oscar como Mejor Director.



Otro día con más calmita… nos leemos.